Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UE mete presión a la industria asturiana: quitará las emisiones gratis de CO2 en 2030

El recorte comenzará a aplicarse en 2026 y el ajuste de carbono en frontera que pide la siderurgia no se aplicará hasta cuatro años después

Horno alto de ArcelorMittal en Veriña. Ángel González

El Parlamento Europeo quiere que las industrias reduzcan aún más sus emisiones e inviertan en tecnologías bajas en carbono. En esa línea, la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria aprobó ayer –con 62 votos a favor, 20 en contra y 5 abstenciones– un informe sobre la revisión del régimen de comercio de derechos de emisión de la UE que plantea que las asignaciones gratuitas de derechos de emisión de CO2 se eliminen gradualmente a partir de 2026 y desaparezcan para 2030. La medida mete más presión a sectores claves para Asturias como la siderurgia. ArcelorMittal había reclamado un periodo de transición más amplio para poder ir acometiendo las inversiones de descarbornización al tiempo que mantenía la actividad y el empleo.

Los eurodiputados apoyan la ambición general de la Comisión de reducir las emisiones en los sectores del régimen de derechos de emisión en un 61% para 2030, en comparación con 2005, pero solicitan una serie de cambios para aumentar su rendimiento en vista del objetivo de neutralidad climática de la UE.

Los eurodiputados quieren que la reducción anual de los derechos de emisión aumente anualmente en 0,1 puntos porcentuales respecto al año anterior hasta 2030, a partir del 4,2 % en el año siguiente a la entrada en vigor de la enmienda, y proponen incluir la incineración de residuos municipales en el régimen de comercio de derechos de emisión a partir de 2026.

Para incentivar los mejores resultados y la innovación, los eurodiputados quieren introducir un sistema de “bonus-malus” a partir de 2025 para que las instalaciones más eficientes de un sector obtengan derechos de emisión gratuitos adicionales. Quienes no implementen las recomendaciones de las auditorías energéticas o sistemas energéticos certificados o no establezcan un plan de descarbonización de sus instalaciones, perderán parte o incluso la totalidad de sus derechos de emisión gratuitos.

Tal como lo solicitó varias veces el Parlamento, el régimen de comercio de derechos de emisión se extendería al transporte marítimo. Los eurodiputados quieren cubrir el 100% de las emisiones de las rutas intraeuropeas a partir de 2024 y el 50% de las emisiones de las rutas extraeuropeas desde y hacia la UE a partir de 2024 y hasta finales de 2026. El 75 % de los ingresos generados por la subasta de derechos de emisión marítimos se destinarán a un Ocean Fund para apoyar la transición hacia un sector marítimo de la UE que sea eficiente desde el punto de vista energético y resistente al cambio climático.

Ajuste en frontera

Los derechos de emisión gratuitos deberán eliminarse gradualmente a partir de 2026 y desaparecer para 2030, cuando el Parlamento quiere que el mecanismo de ajuste en frontera de carbono (CBAM) –la herramienta para gravar las importaciones muy reclamada por el sector de la siderurgia y el Gobierno de Asturias– esté en pleno funcionamiento, cinco años antes de lo previsto por la Comisión. Los derechos de emisión gratuitos deben reducirse al 90% en 2025, 80% en 2026, 70% en 2027, 50% en 2028, 25% en 2029 y 0% en 2030.

Compartir el artículo

stats