Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sánchez y Mittal planean otra gran inversión para fabricar acero verde también en Avilés

El Gobierno y la multinacional intentan cerrar la financiación de mil millones para descarbonizar la factoría de Gijón, de cuyo retraso culpan a la Unión Europea

Por la izquierda Pedro Sánchez y Lakshmi Mittal ayer en Davos.

ArcelorMittal y el Gobierno de España ya planean la descarbonización de la planta siderúrgica de Avilés con una nueva inversión millonaria para fabricar acero verde. De ello hablaron ayer en Davos (Suiza) Pedro Sánchez y el presidente de la multinacional siderúrgica, Lakshmi N. Mittal, que también acordaron firmar un memorándum de entendimiento para concretar la inversión de 1.000 millones ya anunciada el pasado mes de julio para descarbonizar la planta de Gijón.

Fuentes del Gobierno español señalaron que está previsto movilizar 500 millones de euros en ayudas públicas e instrumentos financieros para el proyecto de Gijón y que se precisa el aval de la Unión Europea para que no sean consideradas ayudas de Estado incompatibles con el marco comunitario. Al respecto, las mismas fuentes señalaron que el presidente de la compañía siderúrgica lamentó la lentitud de la Unión Europea para dar su visto bueno, una queja que compartió el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. No obstante, ambos expresaron su confianza en que la Unión Europea otorgue pronto el aval correspondiente.

La inversión de mil millones permitirá sustituir uno de los dos hornos altos de Gijón por una planta de reducción directa de mineral de hierro (sistema DRI) mediante hidrógeno verde y una horno híbrido de arco eléctrico. Para abastecer de hidrógeno verde a la factoría, ArcelorMittal participa en la alianza HyDeal España que prevé una inversión de más de 7.000 millones de euros para producir el combustible verde en Castilla y León y Aragón a partir de energía solar y conducirlo hasta Asturias. De este proyecto también hablaron Mittal y Sánchez, que fueron más allá y, según fuentes del Gobierno de España, también abordaron la intención de extender la descarbonización a la factoría siderúrgica de Avilés.

Desde la multinacional del acero han dejado claro que la vía de descarbonización de sus factorías pasa por la sustitución de hornos altos por plantas DRI combinadas con hornos de arco eléctrico. Es decir, el nuevo plan supondría eliminar el horno alto de Gijón que abastece de arrabio a la acería de Avilés –con lo que ya no habría hornos altos ni en Asturias ni en España– y sustituirlo por una planta DRI y reemplazar o adaptar la acería para introducir uno o varios hornos de arco eléctrico. Un plan similar al de Gijón que acabaría con la emisiones de CO2 en la siderurgia asturiana pero que obliga a redoblar las inversiones.

Fuentes del Gobierno de España señalaron que en la reunión entre Pedro Sánchez y Lakshmi N. Mittal se analizaron las diferentes fases para la descarbonización de la siderurgia asturiana. En el encuentro enmarcado en el Foro Económico Mundial de Davos participaron también la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y el CEO de ArcelorMittal, Aditya Mittal.

El encuentro de Sánchez con Mittal se produjo a media tarde. Antes, Sánchez se había reunido en Davos con los consejeros delegados de cuatro empresas de referencia en el sector de los microchip (Intel, Qualcomm, Micron y Cisco) en el mismo día que el Gobierno aprobaba el décimo Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (perte), un plan para convertir a España en referente en microelectrónica y semiconductores gracias a una inversión pública que podría llegar a 12.250 millones hasta 2027.

El Gobierno también pretende lanzar un Perte de decarbonización de la industria al que espera que se acoja ArcelorMittal. No obstante, de momento la multinacional no ha dado el visto bueno definitivo a la inversión de 1.000 millones para Gijón puesto que aún no ha sido presentada ante el comité de inversiones de la multinacional en Luxemburgo. La dirección de la compañía en España lo hará cuando acabe de negociar con los representantes de los trabajadores el ajuste de personal que conlleva el plan de descarbonización.

Por otro lado ArcelorMittal anunció ayer la incorporación de Stephanie Werner-Dietz como vicepresidenta ejecutiva y directora global de Recursos Humanos.

Un certificado diferenciará a Arcelor en Asturias de sus competidores


ArcelorMittal recibió ayer la certificación “ResponsibleSteel” para las plantas siderúrgicas de Asturias tras haber superado el proceso de auditoría llevado a cabo por la entidad DNV GL para verificar que la actividad de la empresa cumple con una serie de estándares sociales, ambientales y de gobierno corporativo. Con esta certificación,las plantas asturianas se ponen al nivel de otras europeas de la multinacional que ya contaban con el distintivo. La auditoría se centró en aspectos como las emisiones de gases de efecto invernadero, la gestión del agua y biodiversidad, los derechos humanos y laborales, relaciones con las comunidades e integridad empresarial. Para recibir la certificación, cada planta debe someterse a una exigente auditoría externa. “Quienes emplean el acero en sectores como el transporte, automóvil, infraestructuras, envases, construcción o energía requieren cada vez más la certeza de que los materiales que utilizan han sido obtenidos mediante procesos de abastecimiento y producción basados en prácticas responsables. Este certificado nos distingue de la competencia y avala el camino que hemos emprendido para descarbonizar nuestro negocio y hacerlo sostenible para las generaciones futuras”, señaló Phlippe Meyran, CEO del Clúster de Asturias de ArcelorMittal.


Aprobadas ayudas de 244 millones a la industria electrointensiva por el CO2


El Consejo de Ministros autorizó ayer 244 millones para apoyar a la industria electrointensiva a través de la concesión de subvenciones al mecanismo de compensación de costes de emisiones indirectas de gases de efecto invernadero, correspondientes a la convocatoria de 2022. El Gobierno destacó que este año se han incrementado las ayudas un 36% respecto al año pasado tras el anunciado refuerzo por los efectos de la guerra en Ucrania. En 2021 el Gobierno adjudicó 179 millones por este concepto, de los que se beneficiaron 170 empresas. Para la ministra de Industria, Reyes Maroto, “estas ayudas muestran el compromiso del Gobierno con los sectores industriales electrointensivos y permiten mejorar su competitividad. La incertidumbre provocada por la guerra está generando tensiones en las cadenas de valor a nivel mundial y un encarecimiento de los precios energéticos que están afectando a la industria y para garantizar su competitividad desde el Gobierno hemos aprobado un paquete de medidas de apoyo a los sectores industriales afectados para garantizar un precio de energía competitivo”. La Comisión Europea permite a cada Estado miembro compensar los costes indirectos de las industrias de determinados sectores o subsectores a los que se considera expuestos a un riesgo de “fuga de carbono”.

Compartir el artículo

stats