Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otra empresa canadiense se suma a la fiebre del oro con perforaciones en Ibias

Western Metallica comienza las prospecciones en el cinturón aurífero de Navelgas, donde tiene cuatro proyectos mineros de investigación

Un lingote de oro sobre una báscula. IRMA COLLIN

Continúa la fiebre del oro en Asturias. La empresa minera de capital canadiense Western Metallica Resources Corp (WM) anunció ayer el inicio de una campaña de prospecciones en el valle de Penedela (Ibias), en la parte sur del cinturón aurífero de Navelgas. La compañía cuenta con varios proyectos en la misma zona de Asturias, los más avanzados están en Tineo (Sierra Alta) y Allande (Valledor). Los tres permisos de investigación suman unas 8.500 hectáreas de terreno y a ellos se suma un cuarto denominado Berta.

En Penedela, la compañía planea hacer perforaciones de hasta 2.000 metros de profundidad con el objetivo de localizar oro. La operación, estiman, les costará algo más de medio millón de euros. Western Metallica compara sus proyectos en Asturias con los que tiene en marcha Orovalle en Boinás-Carlés. La empresa minera asturiana, también de capital canadiense, es la única que –a día de hoy– está extrayendo oro en el Principado. El principal responsable técnico de Western Metallica, el geólogo Santiago González-Nistal, fue responsable de minería en España de Orvana, la matriz de Orovalle. En los documentos que Western Metallica presenta a sus inversores también se reseñan las similitudes de sus propiedades en Asturias con el proyecto minero del Salave, propiedad de Black Dragon, y las “facilidades” que tienen para operar en Asturias. La firma celebra que el Principado es una de las administraciones más laxas de la UE en materia minera.

Los antecedentes

Esta no es la primera investigación que Western Metallica lleva a cabo en el Principado. La zona de Penedela ya fue explorada en 2020 por sus técnicos y arrojó resultados satisfactorios a ojos de sus directivos. Gregory Duras, el primer ejecutivo de la compañía señaló que 2022 será un año “transformador” para la empresa que, anuncia, llevará a cabo una campaña “agresiva” en sus terrenos de Ibias, que califican como su “objetivo principal”.

La empresa opera en Asturias a través de la sociedad Western Metallica S.L., con domicilio en Sevilla. Uno de sus propietarios es también uno de los apoderados de la compañía Emerita, también de capital canadiense. Desde 2019, la sociedad ha ido haciéndose con proyectos mineros de otras empresas que operaban en Asturias. El permiso de investigación tinetense de Western Metallica era, de hecho, propiedad de Emerita, con la que firmaron un acuerdo en abril de 2020. Un año antes habían llevado a cabo una operación similar con la empresa Asminarq para hacerse con el permiso Penedela (Ibias). Hace tres meses, Western Metallica terminó de comprarle todos los derechos a su predecesora. Por las 2.500 hectáreas de permiso de investigación pagó 100.000 euros a Asminarq, aunque la operación está sujeta a varias condiciones, entre ellas que si la firma canadiense encuentra en las prospecciones una reserva de oro equivalente a un millón de onzas deberá abonar a Asminarq medio millón de euros además de una prima por cada onza extraída.

La empresa también cuenta con un quinto proyecto minero en la zona de Ossa-Morena, ubicada en la sierra de Huelva. En la mina histórica de Nueva Celti, que fue explotada por Asturiana de Zinc en los años setenta, la firma canadiense quiere lanzarse a la búsqueda de cobre.

Western Metallica cotiza desde el pasado mes de abril en un mercado bursátil con sede en Ontario, el TSX Venture Exchange.

Compartir el artículo

stats