Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Capsa ganó 19 millones, el 24% menos, por el alza de costes y pese al aumento de ventas

El resultado es el sexto mejor de la historia de la filial de Central Lechera Asturiana y la facturación, que creció el 1%, fue la tercera más elevada

Central Lechera Asturiana.

Capsa, la filial industrial y comercial de Central Lechera Asturiana (Clas), tuvo un beneficio neto el año pasado de 19 millones de euros (el 24,3% menos que en 2020) pese a que el volumen de negocio se mantuvo prácticamente estable, con un incremento del 1,01%, hasta los 758 millones.

El alza de los costes, a causa de la crisis internacional de suministros, y el encarecimiento de la energía, materias primas y otros insumos, sobre todo en la segunda mitad del ejercicio, pasó así factura a la compañía. Pese a ello, el resultado neto de 2021 es el sexto mejor de la historia de la empresa, solo inferior al beneficio obtenido en los tres ejercicios precedentes (2018-2020) y en los años 2003 y 2004.

La facturación, aunque sólo se incrementó en algo más del 1% (aumentó en 7,6 millones), es la tercera más elevada desde el origen de la empresa, sólo superada por el volumen de negocio de 2007 y 2008.

El beneficio bruto de explotación (“ebitda”) también se redujo: cayó el 17,2% y se situó en 37,3 millones.

La compañía, que ayer celebró su junta general de accionistas, declaró que “a pesar de la disminución del ‘ebitda’ y del beneficio respecto al año anterior”, valora “positivamente” los resultados “teniendo en cuenta la escalada de precios”, lo que “ha impactado negativamente en la cuenta de resultados aun habiendo incrementado la facturación”. En el caso de la energía, su coste se dobló respecto a 2020 (aumentó el 100%); los embalajes se encarecieron el 12% y la materia prima (la empresa trató 876,5 millones de litros de leche) se incrementó casi el 4%. Otros ‘inputs’ experimentaron alzas también acusadas.

Los resultados


758 millones

Fue el volumen de negocio de Capsa en 2021, el 1,01% más que el año excepcional de ventas que supuso 2020. La empresa mantuvo su cuota en leche y nata, y volvió a crecer en mantequilla

19 millones

Fue el beneficio neto de la compañía. Se redujo el 24,3% a causa del alza de costes que se disparó en la segunda mitad de 2021. La empresa procesó 876,5 millones de litrros.

Según la empresa, la política de contención y optimización de costes que puso en marcha (como la ampliación del almacén automatizado) y la gestión de diversos proyectos fueron “claves” para “mitigar el efecto de la inflación”.

El aumento de la facturación fue sensiblemente menor que el del año anterior, lo que se explica por el ejercicio excepcional que supuso 2020: en plena pandemia, y a pesar del cierre de la hostelería, la demanda de lácteos se disparó a causa del covid, con escenas de acaparamiento de leche y derivados en los supermercados para su consumo en el hogar.

Tras el restablecimiento de la normalidad, Capsa logró retener y consolidar los avances que había logrado en años precedentes en sus cuotas de mercado. La empresa mantuvo su participación en las ventas en España tanto de leche (19,3% del total) como de nata (20,3%) y siguió ampliando la que tiene en mantequilla (la otra elaboración en la que también es líder), en la que ganó casi un punto porcentual y se situó en el 25,3%. La marca Central Lechera Asturiana (la más importante del grupo) se mantiene como la tercera de gran consumo en España (y primera en lácteos), con una presencia en el 56,7% de los hogares.

La reapertura de la hostelería en 2021 permitió a Capsa crecer en este canal el 17% respecto a 2020. En el caso de las exportaciones, Capsa amplió el año pasado su presencia a diez países más y sus exportaciones supusieron el 16% de sus ventas. Los nuevos negocios, aunque con un peso aún pequeño, incrementaron su facturación el 30%.

Compartir el artículo

stats