Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santiago del Valle Director general de desarrollo de negocio de TSK

“Queremos instalar baterías criogénicas en las térmicas que se están cerrando”

“El hidrógeno es una tecnología prometedora y en la que estamos trabajando, pero todavía hay incertidumbres y queda mucho por hacer”

Santiago del Valle, en las instalaciones del pozo Carrio. | Hunosa

El ingeniero industrial Santiago del Valle se incorporó a TSK en 2008. Entonces, la compañía presidida por Sabino García había apostado por la internacionalización. Con la mayoría de sus contratos fuera de las fronteras asturianas y una alta presencia en el extranjero, la empresa de ingeniería ha ido capeando todas las crisis y consolidándose como uno de los negocios más sólidos del Principado, con penetración cada vez en más sectores. Del Valle participó ayer en Laviana en el I Foro Agroalimentario AgroCarrio de Hunosa y Sodeco. 

–Están pisando fuerte en la descarbonización.

–Estamos hablando muchísimo con el CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial) para instalar criobaterías, baterías criogénicas para el almacenamiento de energía de hasta 350MW en sustitución de las térmicas que se cierren en Asturias: Soto, Lada y Narcea. Lo estamos presentando a los PERTE y a los fondos europeos. Se lo hemos presentado a Naturgy e Iberdrola, y EDP sí que parece estar muy alineado con nosotros y creo que quieren hacer el proyecto, pero necesitan ayudas. De momento también tenemos el apoyo del Principado. Estas baterías son instalaciones industriales que requerirán de unas plantillas de unos treinta trabajadores.

–TSK fue de las primeras empresas asturianas que recibió fondos europeos. ¿Están llegando?

–Poco a poco. Nosotros estamos involucrados en el PERTE agroalimentario, donde hemos propuesto otra criobatería aunque no sabremos si habrá financiación. Queremos entrar también en la digitalización, automatización... Va llegando dinero, en cantidades menores de las esperadas.

–¿Cómo está la cartera de pedidos de TSK?

–Tuvimos, como todos, una crisis con el covid. Bajaron las ventas, pero generamos negocio. Ganamos unos mil millones durante el covid, desde casa. Tenemos una cartera de 2.500 millones para tres años, lo que da mucha tranquilidad.

Seguimos en contacto con LNG9, es una oportunidad latente más

decoration

–Se están especializando en hidrógeno. Les han seleccionado como una de las ingenierías del consorcio HyDeal.

–Hacemos cosas más allá de ese consorcio. Estamos haciendo estudios. Todavía queda tiempo para que se puedan hacer proyectos llave en mano. Es una tecnología prometedora, pero sigue habiendo incertidumbres y queda camino que recorrer. Hace ya año y medio creamos un equipo de hidrógeno. Estamos muy activos con ello. Joaquín García (CEO de TSK) está en contacto con grupos potentes de todo el mundo. HyDeal es un impulso para colaborar con otros grandes proyectos. Estamos trabajando para distintos grupos, en Portugal, Lituania... haciendo números.

–¿Estamos apostando demasiado por el hidrógeno?

–A nivel mediático sin duda. En la realidad no lo creo. Se está invirtiendo en muchas tecnologías y está claro que la sostenibilidad es el futuro. Las petroleras y las eléctricas están invirtiendo mucho en las renovables tradicionales. El Gobierno solo tiene que apoyar un sistema de transición capaz de absorber toda la energía renovable y otro sistema de generadores síncronos: las energías renovables son incompletas, necesitan que un motor las complete.

–Tenían un proyecto de gas natural para un gran grupo de Singapur (LNG9) en El Musel, ¿sigue adelante?

–Seguimos en contacto con la empresa. Nos reunimos periódicamente y les hemos hecho varios estudios. Hay un problema en cuanto a la evacuación de la energía, porque es un proyecto muy grande. Eso depende de Red Eléctrica de España. Ese proyecto sigue ahí, apoyamos a los promotores. Es una oportunidad latente más.

Compartir el artículo

stats