Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fin del CO2 gratis será en 2032, cuando acaba la vida útil de los hornos de Arcelor

El Parlamento Europeo respalda el calendario intermedio pactado por sus tres grandes grupos | La propuesta debe ser negociada con el Consejo y la Comisión

Ciclistas pasando ante uno de los hornos de Arcelor en Gijón. | Pablo Solares

El Parlamento Europeo respaldó ayer la propuesta pactada la semana pasada por socialdemócratas, populares y liberales para poner fin dentro de diez años, en 2032, a los derechos de emisión gratuitos de CO2 que se otorgan a las industrias de la Unión Europea y demorar hasta 2027 el inicio del recorte, que será progresivo durante los cincos ejercicios siguientes. Este calendario, trascendental para la gran industria asturiana, fue avalado por 439 votos a favor, 157 en contra y 32 abstenciones. Es una propuesta intermedia entre las que habían defendido la Comisión Europea y los comités de Medio Ambiente e Industria de la cámara legislativa europea.

La supresión gradual entre 2027 y 2032 de los créditos de carbono sin coste para las plantas industriales se acompasará con la entrada en vigor de un arancel ambiental (el llamado Ajuste en frontera), que protegerá al sector fabril europeo de la competencia ventajista de fabricantes extracomunitarios que no afrontan las misma exigencias y costes por su impacto ambiental.

"Se retrasa la reducción de derechos, y el arancel y el fondo social son vitales para Asturias"

Jonás Fernández - Eurodiputado asturiano (PSOE)

decoration

Este mecanismo de protección (el primero del mundo, según la UE, y que fue aprobado ayer por 450 votos a favor, 115 en contra y 55 abstenciones) se aplicará a partir del 1 de enero próximo durante un período de transición hasta finales de 2026, y deberá estar plenamente desplegado en 2032, coincidiendo con el fin de los derechos gratuitos. El arancel y los derechos gratis se consideran incompatibles para no otorgar una doble ayuda a la industria por el mismo hecho, por lo que la entrada en vigor del primero deberá coincidir con la desaparición de los segundos.

La propuesta del parlamento no es definitiva. Ahora deberá ser negociada con el Consejo de la Unión (integrado por los Gobiernos de los Estados miembros) y con la Comisión Europea. Se pretende llegar a un acuerdo antes de fin de año.

ArcelorMittal. El plazo límite asumido por la Cámara legislativa (2032) para que el fin de los derechos gratuitos y la plena implantación del arancel estén plenamente instaurados coincide con el agotamiento de la vida útil de los hornos altos de ArcelorMittal en Veriña (Gijón), los únicos existentes en España. El horno A, que está en el límite de su vigencia (vence en 2024), va a ser sustituido, mediante la anunciada inversión de 1.000 millones, por una planta de reducción directa de mineral de hierro (DRI) con hidrógeno verde y un horno híbrido de arco eléctrico que supondrá el fin del modelo productivo basado en el carbón. El horno alto B, que abastece de arrabio a la factoría de Avilés, agotará su vida útil en 2032. Arcelor impulsa un segundo plan para la descarbonización de la planta avilesina con la instalación en la acería LD-A de un horno híbrido de arco eléctrico. Los plazos de los que dispondrá ArcelorMittal son por ello muy ajustados.

Plazos. Frente a la propuesta más dura del comité de Medio Ambiente del parlamento, que fijaba el inicio de la reducción de derechos de emisión gratuitos en 2025 y planteaba anularlos totalmente en 2030, y frente a la posición de la Comisión Europea, que pretendía iniciar el recorte en 2026 y finalizarlo al término de 2035, el pleno del Parlamento Europeo retrasa el inicio de la reducción de derechos de emisión gratuitos hasta 2027 (dos años más tarde que la posición más exigente y uno después de lo que pretende la Comisión) para dejarlos en cero a fines de 2032. La industria europea podrá percibir el 93% de sus derechos gratuitos en 2027; el 84% en 2028 y el 69% en 2029, márgenes más holgados que los de la Comisión Europea. Por el contrario, la propuesta de la cámara, aunque demora en dos años el fin de los créditos de carbono sin coste respecto a lo que propugnaba el comité parlamentario de Medio Ambiente, anticipa su supresión en tres ejercicios respecto al diseño de la Comisión Europea y en dos en relación a la pretensión de la Comisión de Industria del parlamento de la UE.

"El texto anterior era más garantista para Asturias.Pese a todo, celebro que se haya aprobado"

Susana Solís - Eurodiputada asturiana (Cs)

decoration

Arancel ambiental. La Eurocámara aprobó a su vez ampliar el arancel ambiental para proteger a los polímeros, químicos orgánicos e del hidrógeno, así como las emisiones indirectas por la electricidad consumida, y no sólo al cemento, hierro, acero, aluminio, fertilizantes y electricidad como proponía la Comisión. El parlamento también modificó la gobernanza del ajuste de carbono en frontera para centralizarlo en una agencia comunitaria y no descentralizarlo dejándolo en manos de los Estados miembros de la UE, como proponía la Comisión. Hasta 2032, los exportadores recibirán asignaciones gratuitas: el 100% entre 2023 y 2026, el 84% en 2028, el 69% en 2029, el 50% en 2030 y el 25% en 2031.

Fondo Social del Clima. La cámara legislativa europea apoya a su vez la creación del Fondo Social del Clima, concebido para ayudar a los ciudadanos vulnerables a hacer frente al aumento de los costes de la transición energética. Esta iniciativa tuvo 479 votos favorables, 103 en contra y 48 abstenciones. El fondo beneficiará a hogares, microempresas y usuarios del transporte que sean vulnerables y particularmente afectados por el impacto de la transición hacia la neutralidad climática. Se nutrirá con el 25 % de los ingresos esperados vinculados a la inclusión de edificios y transporte comercial por carretera en el régimen de comercio de derechos de emisión y se complementará con los ingresos de la subasta de 150 millones de derechos de emisión adicionales. El parlamento estima que se dispondrá de 16.390 millones hasta 2027, con la posibilidad de alcanzar 72.000 millones en 2032.

Eurodiputados. El eurodiputado socialista asturiano Jonás Fernández expresó su valoración “muy positiva” porque se “retrasa el inicio de la reducción de derechos de emisiones hasta 2027 y se mejora notablemente la propuesta de la Comisión Europea hasta el año 2030”. A su juicio, el “arancel comunitario” y el Fondo Social para el Clima son “de vital importancia para Asturias”. La eurodiputada asturiana Susana Solís (Ciudadanos) señaló que “algunos aspectos de la ley” no le “entusiasman”, pero que “lo votado responde a un acuerdo necesario y responsable: tenemos que combatir el cambio climático, pero tampoco podemos permitirnos que nuestra industria siga en desventaja frente a países con peores estándares medioambientales”. “Personalmente me sentía más cómoda con el acuerdo y calendario que aglutinó mayorías durante el último pleno”, dijo.

Patronales europeas del acero y fertilizantes consideran “abrupto” el recorte de derechos


Algunas de las patronales industriales europeas que operan en sectores muy afectados por los derechos de emisión expresaron su decepción con la decisión de la eurocámara. Eurofer, que aglutina a la industria siderúrgica de la zona, afirmó que “el Parlamento Europeo ha reconocido solo parcialmente algunos temas clave para la industria” y que “el texto acordado es insuficiente para preservar las exportaciones de la UE y no proporciona la transición cautelosa necesaria de las medidas actuales de fuga de carbono”. Su director general, Axel Eggert, re clamó “más trabajo para alinear los textos actuales” con la “ambición climática” del sector y que permita “la implementación exitosa” de la “gran cantidad de proyectos de acero con bajo contenido de carbono” que está acometiendo la industria del acero. Fertilizers Europe, patronal de fertilizantes, se congratuló del ajuste en frontera, pero juzgó perjudicial la eliminación “abrupta” de las asignaciones gratuitas de derechos de CO2, que pone “en peligro”, dijo, “puestos de trabajo” y la “autonomía estratégica” de la UE

Compartir el artículo

stats