Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La asamblea anual de la patronal asturiana

FADE urge medidas “más ambiciosas” para eliminar burocracia y cubrir los empleos

Calvo plantea traer inmigrantes de forma “controlada” para los puestos vacantes y una fiscalidad que no perjudique la competitividad empresarial

41

Así fue la asamblea general de FADE Fernando Rodríguez

La Federación Asturiana de Empresarios (FADE) quiere una formación orientada al empleo, una eliminación de la burocracia “más ambiciosa”, una transición energética “que no lastre la competitividad de la industria asturiana” y una fiscalidad en la que se aumenten las bases imponibles y no los tipos. María Calvo dejó claras las prioridades de FADE en su primera asamblea como presidenta de la patronal asturiana. Lo hizo ante el presidente del Principado, Adrián Barbón, ante dirigentes de los partidos de la oposición, ante los líderes de UGT y CC OO, y ante los empresarios que poblaron el palacio de congresos de Gijón.

María Calvo aspira a que se coloque “como prioridad social la competitividad empresarial” para despejar los nubarrones que se ciernen sobre la región y que se han multiplicado con la pandemia, con los problemas de suministro y con el estallido de la inflación por la invasión de Ucrania. A los problemas estructurales, como la caída demográfica o la falta de dinamismo, se ha sumado la erosión de la rentabilidad empresarial “porque las empresas no hemos sido capaces de trasladar los aumentos de costes a los precios”, señaló Calvo. Pese a todo, afirmó: “No soy pesimista, se pueden cambiar las tornas”. Parafraseando al autor estadounidense William Feather, afirmó que “el éxito es una cuestión de perseverar cuando otros ya han renunciado” y demandó que se coloque a la empresa en el centro de las decisiones políticas.

La presidenta de FADE afirmó que la patronal ha conseguido, al menos, introducir en el debate público tres temas que considera claves. El primero es la necesidad de formar para el empleo. “No es entendible ni admisible que, con una tasa de desempleo tan elevada, sobre todo entre los jóvenes, las empresas no encuentren trabajadores formados adecuadamente”, afirmó Calvo, que añadió que es “un clamor en prácticamente todos los sectores”. Demandó ajustar la oferta formativa a las demandas de las empresas, orientación desde los centros escolares, prestigiar la FP y que los mecanismos de protección social “no establezcan desincentivos a trabajar”. Incluso afirmó que “hay que plantearse que será necesario contratar en otros países cuando aquí no sea posible encontrar trabajadores suficientes”, una “inmigración controlada”.

El segundo aspecto en el que incidió Calvo fue el de la transición energética, sobre la que afirmó que no debe hacerse “lastrando la competitividad de la industria asturiana”, comprometida, dijo, con la descarbonizacion. “La transición no puede hacerse desacoplada de un plan industrial”, dijo Calvo, que lamentó el cierre acelerado de las térmicas mientras que Alemania o Austria las están reabriendo.

Y el tercer aspecto al que se refirió la presidenta de FADE fue la necesidad de eliminar carga burocrática en las administraciones. “La reforma de la administración es imprescindible, sabemos que hay varias leyes en tramitación, que apoyamos, pero debemos ser más ambiciosos”, afirmó Calvo.

A esos tres debates, Calvo añadió el fiscal. Mirando a Barbón, señaló: “Presidente, hagamos un análisis objetivo, técnico y sosegado para buscar un fiscalidad que, manteniendo la recaudación, no perjudique nuestra competitividad, aumentemos las bases imponibles y no los tipos”.

Ante la posible convocatoria de una nueva huelga en el sector del transporte, la dirigente empresarial señaló que “hay que hacer todo lo posible para que Asturias no sea siempre la comunidad donde más duran las reivindicaciones”. Y entre los retos para el próximo año situó aprovechar al máximo las oportunidades de la llegada del AVE, impulsar la revolución digital, aprovechar al máximo los fondos europeos para que lleguen a las pymes e impulsar el crecimiento de las empresas.

La asamblea de FADE fue clausurada por Adrián Barbón, que destacó los compromisos obtenidos del Gobierno central en las reuniones que mantuvo esta semana en Madrid. “Después del maratón ministerial, de comprobar todo lo que se puede hacer realidad en los próximos meses, mi convencimiento es pleno: un adelanto de las generales tendría más riesgos que beneficios para Asturias porque estamos en vísperas de un tiempo crucial para iniciar, desarrollar o culminar proyectos claves”, señaló Barbón en referencia a la Variante de Pajares, la descarbonización de ArcelorMittal en Gijón y Avilés, la puesta en marcha de la regasificadora de El Musel o el cierre de nuevos proyectos para las instalaciones de Alcoa.

El Presidente afirmó que el aumento de la inflación y la previsible subida de tipos “ralentizarán el crecimiento económico” y que Asturias no se puede permitir el lujo de “ponerse en modo campaña” un año antes de los comicios autonómicos. Ante los empresarios, afirmó: “La valentía que demandan no se demuestra adelantando la campaña, sino impulsando con audacia medidas que bombeen oxígeno a nuestra economía”. Y puso como ejemplos desarrollar el acuerdo de concertación, aprobar leyes para “podar ramaje burocrático”, crear la Agencia de Ciencia e Innovación, elaborar el proyecto de Ley de Reto Demográfico y aprobar el presupuesto de 2023 con medidas fiscales para el medio rural y los nacimientos.

Martínez Lázaro: “Asturias recuperará el nivel de PIB precovid no antes de 2024”

Juan Carlos Martínez Lázaro, analista y profesor de Economía de IE Business School, advirtió durante su conferencia en la asamblea de FADE que “vienen tiempos complicados” que España y Asturias deberán afrontar sin los “vientos de cola” de la política fiscal “alegre”. Señaló que el endeudamiento publico es clave. “Habrá que ajustar el déficit para satisfacer a los mercados y eso se conseguirá o con un menor gasto o con mayores ingresos”, advirtió antes de destacar que el único comodín para afrontar la partida es el de los fondos europeos. No obstante, Martínez Lázaro dejó claro que “Asturias no será de las regiones que recuperen el nivel precovid de PIB en 2023”.

Compartir el artículo

stats