Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De crisis a crisis

¿Cobra más hoy un camarero que antes de la crisis del 2008?: Así han evolucionado los salarios por profesiones

Los sueldos en España llegaron a la pandemia estancados, con una ligera pérdida de poder adquisitivo en general y que se cebó más en ciertos sectores que en otros

¿Cobra más hoy un camarero que antes de la crisis del 2008?: Así han evolucionado los salarios por profesiones.

España acumula en menos de década y media dos de las más graves crisis económicas de su historia reciente. De la primera, la del ladrillo, la economía tardó más de un lustro en recuperarse y el empleo casi una década. De la segunda, la de la coronavirus, empresas y trabajadores ya ven el final del túnel. El gran debate ahora se centra más en la galopante inflación y cuánto la están sufriendo -y más la van a sufrir- los balances de unos y los bolsillos de los otros. Pero, ¿cómo han llegado los salarios a la crisis del covid? Spoiler: la cosa no ha ido bien. 

Entre un 'crash' y otro ha transcurrido algo más de una década perdida para los salarios en España. O al menos para quienes los recibe. Los trabajadores, de media, no solo no han ganado en ese tiempo poder adquisitivo, sino que lo han visto retroceder levemente. En resumen: son más pobres. Atendiendo a los datos de la Encuesta de Estructura Salarial actualizados por el INE esta semana, el sueldo medio en España era en 2020 de 1.797,5 euros brutos al mes (en 14 pagas). Y en 2008 era de 1.563,1 euros brutos al mes (en 14 pagas). 

En 12 años el sueldo medio ha crecido un 15%. ¿Cuál es el problema? Que el coste de la vida también ha subido y lo ha hecho en mayor medida. Los zapatos son más caros, salir a cenar un viernes es más caro, fumar es mucho más caro y pagar un alquiler en ciudades como Barcelona Madrid exige para la mayoría un esfuerzo hercúleo. Lo que sí ha bajado son las televisiones, los equipos de sonido y las cámaras fotográficas. Según el INE son productos el 62% más baratos. Descontada la inflación, de media un trabajador en España era antes del covid unos 6 euros al mes más pobre.

No todas las profesiones han transitado el periplo de una crisis a otra de la misma manera y con el mismo resultado. Ni tampoco esos incrementos se han repartido igual entre más o menos pudientes. Si bien salario medio ha perdido 0,4 puntos de poder adquisitivo, el salario más frecuente -que es el que más probabilidades estadísticamente tendría de salir si alguien interroga a una persona por la calle- ha ganado algo de poder de compra. 

En 2020 este era de 1.320 euros brutos al mes (en 14 pagas), mientras que justo cuando estalló la burbuja inmobiliaria era de 1.107 euros brutos al mes (en 14 pagas). Es decir, ha subido en términos absolutos 213 euros y porcentualmente en términos de poder adquisitivo -descontando la inflación- ha subido 3,8 puntos. Es decir, ese trabajador de a pie hoy es 42 euros más rico que en 2008. Ello se explica porque los salarios más bajos han subido en mayor intensidad durante ese tiempo que los medios y los altos y ahí han contribuido los recientes incrementos del salario mínimo interprofesional (SMI). Este era de 600 euros (en 14 pagas) en 2008 y en 2020 era de 950 euros. 

Los camareros, los peor parados

Uno de los sectores que actualmente más se están quejando de la falta de mano de obra es la hostelería. Desde la patronal CEOE consideran que reducir la explicación de la abundancia de vacantes a los bajos sueldos es simplista. No obstante, la encuesta de estructura salarial revela que entre las dos últimas crisis, los sueldos en la hostelería apenas han subido el 1,2%.

En 2020 un profesional de la hostelería cobraba 1.009 euros brutos al mes (en 14 pagas), mientras que en 2008 su sueldo era de 997 euros. Un incremento de 12 euros en apenas 12 últimos años, que descontada la inflación lleva a una pérdida de poder de compra de 147,5 euros brutos al mes o 2.065 euros brutos al año.

En otros gremios ha habido pérdida de poder adquisitivo, pero más tenue. Es el caso de la construcción, donde tras estallar la burbuja se destruyeron centenares de miles de empleos y los sueldos se moderaron. Sus trabajadores cobraban en 2008 una media de 1.479,1 euros brutos al mes (en 14 pagas) y doce años después cobraban 1.650,3 euros brutos. Restada la inflación han perdido poder de compra. Concretamente los salarios son 56 euros brutos al mes (o 790 euros brutos al año) más bajos.

En el otro lado de la balanza, hay profesiones que sí han ganado poder de compra entre una crisis y otra. Es el caso de la educación, donde el sueldo medio en 2008 era de 1.491 euros brutos al mes (en 14 pagas) y en 2020 ascendía a 1.934 euros brutos. Es decir, en 12 años han ganado, de media, 203 euros brutos al mes o 2.851 euros brutos al año de poder de compra. Otros gremios donde las condiciones laborales son mejores son la industria extractiva (+13,3 puntos), suministro de agua (+7,4 puntos) o la administración pública (+5,1 puntos). 

Compartir el artículo

stats