Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Industrias del metal y la química tendrán las ayudas al gas que reclamaba la FADE

El Gobierno amplía los sectores beneficiados con las compensaciones a las fábricas “gasintensivas” y corrige la exclusión de las asturianas

Un trabajador del sector del metal. | Daniel Tortajada

Ramas industriales de los sectores del metal, la química y el cemento, con fuerte peso en Asturias, se podrán beneficiar de las nuevas ayudas a las empresas intensivas en consumo de gas que se han incluido en el segundo paquete de medidas aprobado por el Gobierno de España para luchar contra los efectos de la inflación y de la crisis energética agravada por la invasión de Ucrania.

La mayoría de la industria asturiana se había quedado fuera de las primeras ayudas directas a la industria “gasintensiva”, aprobadas en marzo. Estaban dotadas de 125 millones de euros y el Gobierno las reservó exclusivamente para los sectores del papel y el cartón, el vidrio y la cerámica. La Federación Asturiana de Empresarios (FADE) destacó entonces que tres de los cuatro sectores que más gas consumen –como son el metal, el químico y el agroalimentario–, y que tienen fuerte peso en el Principado, se habían quedado al margen de las ayudas, por lo que exigió al Gobierno una rectificación.

El Gobierno parece que ahora ha tenido en cuenta las reclamaciones de la FADE. Dentro del segundo paquete de medidas anticrisis aprobado el pasado sábado ha incluido una nueva línea de ayudas para la empresas “gasintensivas” afectadas por el encarecimiento del suministro dotada con una cuantía de 250 millones de euros, el doble que la primera. Estas ayudas están destinadas, según destaca el Gobierno, a “sectores que no se incluyeron en la primera línea, pero que también se han visto afectados por estos incrementos de costes energéticos por su intensidad en el consumo de gas”. Son nueve sectores entre los que se encuentras varios con importante peso en Asturias, como son la fabricación de productos básicos de hierro, acero y ferroaleaciones; la fabricación de productos químicos básicos; la fabricación de cemento, cal y yeso; la producción de metales preciosos; las industrias extractivas, y la fabricación de pinturas.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó ayer el detalle de estas ayudas aprobadas el sábado por el Gobierno dentro del real decreto ley anticrisis. Los beneficiarios serán las empresas, cualquiera que sea su forma jurídica, que tengan domicilio fiscal en territorio español y que hayan realizado durante 2021 al menos una de las actividades incluidas en el nuevo listado del Gobierno. El importe de las ayudas para cada beneficiario consistirá en una cantidad (dependiendo de su sector) multiplicada por su número de empleados que consten dados de alta en la Seguridad Social a fecha 15 de junio de 2022.

La cuantía bruta máxima de las ayudas se fija en 400.000 euros y la cantidad por empleado en cada sector será de 2.600 euros. En el caso de que el beneficiario no tenga ningún empleado, la ayuda consistirá en la cantidad correspondiente a un empleado, señala el BOE.

El Gobierno de España destacó que el impacto de esta medida puede alcanzar potencialmente a unas 4.100 empresas, de las que aproximadamente un 97% serán pequeñas y medianas (pymes). El número de trabajadores de esas empresas potencialmente beneficiarias asciende a 114.865.

Compartir el artículo

stats