Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aerolíneas

Canarian Airways se queda en tierra y suspende toda su actividad ‘sine die’

La aerolínea promovida por un grupo de 14 empresarios tinerfeños no operará por tiempo indefinido pese a que anunció 120 vuelos al mes a partir de junio

El avión Airbuss A319 de Canarian Airways.

Poco más de un año ha durado la aventura de Canarian Airways. La aerolínea promovida por 14 empresarios turísticos de Tenerife y La Palma ha suspendido toda su actividad pese a que a finales de enero, hace menos de seis meses, anunció que a partir de junio operaría una media mensual de entre 120 y 124 vuelos. Aquel anuncio lo hizo el entonces recién nombrado director general de la compañía, Francisco Rodríguez, cuyo vínculo con Canarian Airways ha sido efímero. Rodríguez, fundador de la agencia de viajes TuBillete.com y conocedor de los resortes de la industria turística, ya no forma parte del proyecto, básicamente porque el proyecto original, la creación de una aerolínea regular cien por cien isleña al modo de un pequeño turoperador, se ha aparcado sine die. Se ha aparcado pero "no está muerto", puntualizaron ayer desde la compañía, desde donde aseguran que mantienen su "compromiso con el destino" a pesar de este revés. De momento, eso sí, el único avión que integra la flota de Canarian Airways permanecerá en el hangar por un tiempo indefinido.

El único avión de la empresa apenas voló a un par de ciudades de forma muy intermitente

decoration

La corta vida de la aerolínea ha sido convulsa. Sus promotores fueron la patronal hotelera de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, Ashotel, y más en concreto su presidente, Jorge Marichal. Los empresarios del sector siempre vieron con buenos ojos la creación de una compañía aérea con la que traer a los turistas que luego se hospedarían en sus hoteles. Una especie de turoperador made in Canarias. En febrero del año pasado, el propio Marichal anunciaba junto con Óscar Trujillo, responsable de One Airways, el nacimiento de Canarian Airways. La empresa de Trujillo ejercería como operador aéreo. La idea era empezar la venta de billetes para viajar desde Tenerife a cuatro destinos nacionales –Madrid, Barcelona, Bilbao y Vigo– de forma inminente. Para ello emplearían un Airbus A319. Sin embargo, en el momento del anuncio One Airways todavía no tenía el certificado de operador aéreo –AOC, por sus siglas en inglés– necesario para una aeronave de esa envergadura. Disponía de un AOC para trabajar con aviones más pequeños y había solicitado ampliarlo para volar también con el Airbus A319, pero aún no tenía el visto bueno de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). De hecho, la venta de billetes se retrasó, y ese fue el primer traspié de una trayectoria jalonada de anuncios que no se han materializado.

La compañía afirma que el proyecto "no ha muerto" y que su "compromiso" con el destino sigue intacto

decoration

El vuelo inaugural de Canarian Airways no se produjo hasta julio de 2021, un trayecto en el que no pudo utilizar su nombre comercial porque entraba en conflicto con el registrado por otra firma años antes. Así que Canarian Airways fue durante unos meses Lattitude Hub, una enseña temporal que coincidía con el nombre de la sociedad anónima constituida por Marichal, Trujillo y el resto de empresarios partícipes del frustrado proyecto. A finales del año pasado lograba recuperar la marca comercial original, uno de los pequeños éxitos –acaso el único– durante el corto recorrido de la compañía. Ya en enero de este año, la aerolínea volvía a suspender vuelos tras haberlos retomado en noviembre y anunciaba para abril la reactivación de las operaciones. Una reactivación que nunca se produjo pese a la ambición con que la empresa arrancó 2022. Tan es así, que incluso tenía previsto dar el salto a las rutas internacionales a lo largo del segundo semestre del año.

En una entrevista con el periódico digital Hosteltur, Francisco Rodríguez, entonces recién llegado al organigrama de la aerolínea, adelantaba que, "seguramente", a finales de este año la compañía emprendería las gestiones para contar con un segundo avión y, en definitiva, disponer así de una flota en sentido estricto. La firma también avanzó esos alrededor de 120 trayectos mensuales a partir de este mes y garantizó las rutas con Madrid y Bilbao, los dos únicos destinos con que conectó Tenerife de forma muy intermitente desde aquel primer vuelo en julio de 2021.

Un futuro sin One Airways

Cuando se anunció el despegue de Canarian Airways, no fueron pocas las voces que alertaron sobre la endeblez del proyecto, entre otras razones porque el capital desembolsado no pareció acorde con unos objetivos tan ambiciosos. El Cabildo de Tenerife iba a destinar 700.000 euros, pero la aportación nunca se materializó, de modo que no se ha perdido ni un solo euro público en la aerolínea. Aunque el proyecto sufre con su paralización una herida de gravedad, sus promotores no solo no lo dan por muerto, sino que tienen la intención de reactivarlo antes o después pero más "sólido". El primer paso para ello es ganar autonomía, es decir, "no depender de terceros", lo que implica lograr un AOC propio para desvincularse así de One Airways. En definitiva, que el operador no sea "externo", sino que la futura Canarian Airways cuente con su propio certificado aéreo y no necesite ir de la mano de nadie, como ha ocurrido hasta ahora con la empresa de Óscar Trujillo. Creen que la experiencia acumulada en este año los ayudará a "construir" un proyecto mejor cimentado.

Compartir el artículo

stats