Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bebidas alcohólicas

El vino reclama a la UE que no aplique políticas "talibanes" a las bebidas alcohólicas

Los presidentes de las Denominaciones de Origen advierten de los riesgos para la producción y la exportación a partir de 2023 si se equipara el vino y el cava con el cáncer

Un momento de la reunión de ayer en Bruselas. L-EMV

El secretario general de la Federación Española de Vinos y Licores, José Luis Beneyto, considera que la Comisión Europea no debería aplicar políticas "talibanes" en sus estrategias alimentarias ni seguir las recomendaciones de la Comisión Especial sobre Lucha contra el Cáncer (‘Informe BECA’), que propone incorporar una advertencia sanitaria en bebidas alcohólicas, incluido el vino y el cava, para avisar sobre los riesgos asociados al cáncer.

Aunque el debate no está terminado en el seno de las instituciones de la UE, en 2023 la Comisión Europea sí podría cambiar el reglamento sobre etiquetados de los alimentos y bebidas, en los que algunos representantes de la Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria proponen advertir a los consumidores de que las botellas de vino incluyan mensajes como los que figuran en las cajetillas de tabaco, con sus letreros de "Fumar mata".

Beneyto, quien advierte de que el vino es uno de los principales sectores exportadores agroalimentarios fuera de la Unión Europea, junto con representantes de las Denominaciones de Origen de Rioja, Ribera del Duero, Jerez, Somontano, Madrid, Valencia, Rías Baixas, La Mancha y del Cava, mantuvieron ayer una reunión de trabajo con los eurodiputados del PP Dolors Monserrat y Juan Ignacio Zoido. España se juega mucho, ya que es el tercer productor mundial de vino del mundo, con casi 950.000 hectáreas de viñedo, 42 millones de hectolitros de producción y con 4.300 bodegasque generan un negocio de 5.300 millones de euros y exportan a 189 países.

"Es el cuento de nunca acabar. El sector del vino tiene claro que el consumo moderado, en el marco de la cultura mediterránea, no produce ningún perjuicio para la salud. No hay evidencias científicas", recordó Beneyto. "Hay demasiados lobbies que luchan contra el consumo de alcohol y algo hay que hacer", comentó el secretario general de la Federación Española de Vinos.

El presidente de la DO Jerez, César Saldaña, considera que la coordinación resulta "clave" en España para frenar iniciativas como la reciente ‘Declaración de Oslo’, firmada el pasado 16 de junio por diversas asociaciones europeas, en la que se equipara las drogas y el alcohol como causantes de "devastadores problemas" para la salud y se criminaliza el consumo de bebidas como el vino. "Tanto el sector del vino como la industria agroalimentaria deberían poner en marcha una declaración que hable en defensa del consumo moderado del vino".

Salvador Manjón, presidente de la DO Valencia, comentó que el sector "solo reacciona cuando tiene una amenaza. Debemos recuperar la fortaleza y es muy importante poner el foco del debate del vino como producto agrícola y como alimento". En su opinión, "no se trata de una cuestión política, sino religiosa y fruto de una cultura de países anglosajones que rechazan el vino".

La portavoz del PP en el Parlamento Europeo, a la sazón ex ministra de Sanidad, recordó que "la dieta mediterránea, patrimonio cultural inmaterial de la humanidades es una valiosa herencia cultural europea, que nos aporta una alimentación saludable que contempla un consumo moderado de vino. El plan europeo contra el cáncer, sin evidencia científica, criminaliza el vino, sin ningún rigor", lamentó.

Compartir el artículo

stats