Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fertiberia hará una inversión millonaria para duplicar su producción en Trasona

El complejo, que será autosuficiente en energía y no emitirá CO2 en 2026, erigirá una planta de amoniaco verde, una nueva de ácido nítrico y dos líneas más de licor y granulado

Fábrica de Fertiberia en Trasona (Corvera). Mara Villamuza

Fertiberia, mayor fabricante español de fertilizantes y otros productos, prepara una ambiciosa inversión millonaria en su factoría de Trasona (Corvera) que supondrá la transformación y modernización de su complejo fabril y duplicará su actual capacidad productiva, que pasará de las 465.000 toneladas actuales a una horquilla entre 950.000 y un millón.

La actuación conllevará el replanteamiento y reconfiguración casi total de su implantación fabril, en las cercanías de Avilés, que pasará a ser autosuficiente en energía y suprimirá las emisiones de CO2 a fines de 2025 o comienzos de 2026, las fechas en las que está previsto concluir las obras.

Inversiones y nuevas plantas.

Además de la anunciada construcción de una planta de amoniaco verde, vinculada a los suministros de hidrógeno que le aportará el consorcio HyDeal España (en el que se integró Fertiberia como uno de sus promotores), la factoría corverana va a construir una nueva planta de ácido nítrico para sustituir a la actual, que tiene 50 años de antigüedad.

La nueva instalación para producir ácido nítrico, que se nutrirá del amoniaco verde que se fabricará en el propio complejo, estará exenta de emisiones de efecto invernadero, duplicará su actual capacidad instalada y generará suficiente energía a partir del calor de reacción para abastecer al conjunto de la factoría, que pasará a ser autosuficiente energéticamente.

Para aprovechar la ampliación de la capacidad productiva de ácido nítrico, Fertiberia también ampliará sus líneas de transformación.

Actualmente la planta tiene dos líneas de elaboración de licores: una de nitrato-amónico y otra de nitrosulfato-amónico. En octubre inaugurará una segunda línea de nitrosulfato-amónico. Pasará así a operar con tres líneas. Una de ellas, la actual de nitrato-amónico, va a ser sustituida en el nuevo proyecto inversor por otra mucho mayor. Con ello, la fábrica pasará a operar en la fase productiva de licores con una nueva línea de nitrato-amónico (que se pretende que esté lista en 2025) y dos líneas de nitrosulfato-amónico, que datan de 2010 y 2022.

En la última fase de producción de los fertilizantes (la de granulados) se va incorporar una nueva línea de mayor tamaño que se sumará a las dos existentes, con lo que la fábrica pasará a operar con tres líneas de granulación.

Todas las obras se acometerán sin interrumpir la actividad productiva.

Empleo.

Con estas actuaciones, la factoría va crear empleo, sobre todo en la nueva planta de amoniaco, aunque aún no se han precisado cifras. La fábrica emplea a 150 personas más otras 250 indirectas, caso de transportistas y otros profesionales. La cuantificación de la inversión será elevada pero está pendiente de definición por los informes de la ingeniería.

Lo más trascendental será, sin embargo, el cambio radical en la factoría, que garantizará su continuidad durante décadas por el cumplimiento de los mayores estándares de exigencia ambiental, su eficiencia energética y su superior capacidad productiva, amén de la posibilidad de producir los llamados productos «inteligentes» con la incorporación de inhibidores que favorecerán la transformación lenta de los fertilizantes por las bacterias presentes en el terreno y la movilización de todos los micronutrientes existentes cerca de la raíz de la planta.

Amoniaco verde.

La instalación de amoniaco verde que se va incorporar al complejo supondrá que la planta asturiana comenzará su proceso fabril en el paso previo a las fases productivas que desarrolla en la actualidad. Con ello, Fertiberia recuperará la producción de su propia materia prima en Asturias por vez primera desde el cierre en 1987 de la planta que obtenía amoniaco en Valliniello a partir de gas de las baterías de la siderurgia. También supondrá que el complejo va a ser autosuficiente en este insumo. Actualmente lo recibe de la factoría de Fertiberia en Palos de Moguer (Huelva) y de otros proveedores desde varios países, caso de Argelia.

El amoniaco se obtiene mediante el procedimiento Haber-Bosch al reaccionar el hidrógeno con nitrógeno obtenido del aire. El hidrógeno que ahora recibe Trasona es gris, obtenido a partir de gas natural. El que va emplear a partir de 2026 es verde: lo generará HyDeal a partir de agua mediante electrolisis con el concurso de energías renovables.

El amoniaco verde que se produzca en Trasona abastecerá las necesidades de la factoría y podría emplearse en otros usos, como su suministro como combustible a barcos adaptados para su consumo, en lo que ya trabajan multinacionales como Man.

Fertiberia.

Fertiberia, propiedad del fondo de inversión Triton Partners desde 2019, elabora en España unos 500 productos para el campo en 14 centros fabriles. Los más relevantes son los de Sagunto, Puertollano, Palos de Moguer y Trasona.

En Trasona se elabora una docena de fertilizantes nitrogenados con distintas concentraciones de micronutrientes diferentes que se incorporan en el proceso de granulación. La planta asturiana está especializada en fertilizantes para cultivos genéricos que ocupan grandes extensiones de terreno.

Compartir el artículo

stats