Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La regasificadora de El Musel estará "plenamente operativa" antes de 8 meses

Enagás calcula que en la terminal logística del puerto gijonés podrán "descargar y cargar más de 100 barcos de gas natural licuado al año"

Por la izquierda, Juan Cofiño, Ana González, Teresa Ribera, Adrián Barbón y Delia Losa, ayer, en El Musel. | Ángel González.

El despertar de la regasificadora durmiente de El Musel ya tiene fecha. La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que ayer visitó la planta, anunció que a finales de este año o principios de 2023 la terminal gasista del puerto gijonés estará "plenamente operativa". Una previsión que, posteriormente, ratificó el consejero delegado de Enagás, empresa propietaria de la instalación. Arturo Gonzalo, CEO de la compañía, calcula que la planta podría estar en funcionamiento en un plazo de "seis u ocho meses", unos tiempos que coinciden con los avanzados por la ministra.

"Su puesta en funcionamiento va a suponer un incremento muy notable de la capacidad de almacenamiento (de gas) y por tanto de seguridad de suministro para España, pero también de capacidad logística para desviarlo a otros Estados miembros" ante las dificultades por la guerra en Ucrania, señaló Ribera. La ministra recordó que la tramitación administrativa de la planta ya está finalizada, aunque todavía falta por determinar cuál es el sistema de retribución "para una actividad que es novedosa". En su último comunicado al respecto, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), señaló que este último paso del regulador se daría una vez la terminal entrase en funcionamiento. Este trámite debe estar precedido por las labores de puesta a punto que debe llevar a cabo la empresa en las instalaciones, unos trabajos que fuentes del sector aseguran que se alargarán cerca de medio año. Una vez la regasificadora esté lista para el servicio el ministerio que dirige Ribera deberá publicar una orden de puesta en marcha.

El consejero delegado de Enagás precisó que en “la terminal de Gijón pueden descargar y cargar más de cien barcos de GNL (gas natural licuado) al año, lo que supone una aportación de hasta 8.000 millones de metros cúbicos de gas”.

La terminal se encuentra diseñada para la descarga de buques metaneros con capacidad de entre 65.000 y 260.000 metros cúbicos. En el muelle gijonés podrá atracar un buque cada vez y, de acuerdo con el proyecto técnico de ejecución, se requieren de unas quince horas para descargar un metanero con una capacidad de 260.000 metros cúbicos, teniendo en cuenta el tiempo inicial requerido para alcanzar el flujo de descarga máximo, así como el tiempo necesario de reducción al término de la maniobra de descarga

La puesta en marcha de la regasificadora aumentará a siete el número de plantas de almacenamiento con las que cuenta España, que acumula cerca del 25% de la capacidad total de regasificación de Europa. La infraestructura gasista, cuya construcción finalizó en 2013 tras una inversión de unos 360 millones de euros, nunca llegó a operar por orden judicial, al incumplir la normativa ambiental entonces vigente, lo que obligó a reiniciar un largo proceso administrativo.

La planta, que ocupa una superficie de unas 18 hectáreas en el puerto gijonés, tiene una capacidad de almacenamiento de 300.000 metros cúbicos de gas natural repartida en dos tanques de 150.000 metros cúbicos cada uno.

A finales del pasado junio, la UE dio formalmente su visto bueno al acuerdo alcanzado en mayo para imponer una reserva mínima de gas del 80% de la capacidad de almacenaje de cada Estado Miembro para el próximo otoño, con el objetivo de garantizar la seguridad energética del bloque a pesar de las tensiones con Rusia.

Compartir el artículo

stats