Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Madrid vuelve a rebajar Sucesiones y agranda la brecha fiscal con Asturias

Ayuso bonificará un 25% el impuesto a las herencias de tíos, hermanos y sobrinos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, anunció ayer durante una visita a Lisboa que su Gobierno ampliará hasta el 25% la bonificación en el impuesto de sucesiones y donaciones entre hermanos, tíos y sobrinos. Una medida que, defendió, forma parte de la batería de rebajas fiscales "para acompañar a todos los ciudadanos, pero especialmente a aquellos que están en situaciones más difíciles en estos momentos". La bonificación hará aún mayor la brecha fiscal que existe entre la Comunidad de Madrid y el Principado.

Durante la presentación del último informe tributario del Colegio de Economistas de Asturias, el decano de esta entidad, Abel Fernández, aseguró que Asturias tiene –con mucho– la mayor presión en el impuesto de sucesiones y donaciones del país siempre que se superen los límites exentos (300.000 euros). Además, la presión fiscal es especialmente alta cuando se hereda de parientes de segundo grado, la casuística que va a bonificar el gobierno madrileño. En Asturias, las sucesiones de parientes colaterales no gozan de ningún tipo de bonificación.

Esta medida, que está previsto entre en vigor a partir del próximo 1 de enero de 2023, supone un incremento de más de diez puntos porcentuales en la rebaja con la que ya cuentan actualmente en Madrid (15% en el caso de hermanos y del 10% con tíos y sobrinos). El gobierno madrileño calcula que cerca de 11.500 contribuyentes podrán beneficiarse de la medida. Las bonificaciones, se estima, generaran un ahorro fiscal de casi 48,3 millones de euros o –lo que es lo mismo– una merma de casi cincuenta millones en la recaudación de la comunidad.

Para las sucesiones y donaciones entre hijos y padres y entre cónyuges la bonificación ya es del 99% en Madrid, por lo que el pago de impuestos es mínimo. Desde la entrada en vigor de la misma, en 2006, se han incrementado el número de autoliquidaciones del impuesto un 178% para sucesiones y un 1.400% para donaciones en la comunidad madrileña.

Lo que pretende la Comunidad de Madrid, según trasladó ayer Ayuso durante su encuentro con el alcalde de Lisboa, es "ahondar en esa política de baja fiscalidad" que ya hay, por ejemplo, en países como Portugal. "Ojalá algún día lleguemos a tener una como este país, donde directamente este impuesto, como ocurre en toda la Unión Europea, ni siquiera ya se aplica, no existe", aseguró la presidenta madrileña.

Compartir el artículo

stats