Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arcelor reclama en España tarifas de luz como las de Francia y Alemania para no parar plantas

La compañía afirma que si el Gobierno no toma medidas efectivas se pondrán en marcha regulaciones de empleo "en el mejor de los casos"

ArcelorMittal reclama al Gobierno de España medidas para equiparar sus costes energéticos finales con los del resto de productores de acero europeos. La compañía pone el ejemplo de Francia y Alemania, donde las compañías electrointensivas tienen unos precios "estables y predecibles". La dirección de la multinacional en España destaca que de no tomar medidas el Gobierno, la parada de instalaciones industriales "será inevitable" y que detrás llegarán expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) "en el mejor de los casos".

La advertencia aparece incluida en el análisis de coyuntura y retos del sector siderúrgico en España que ArcelorMittal incluye en su informe de sostenibilidad del ejercicio de 2021. En él se destaca que la sobrecapacidad de producción del sector a nivel mundial, los altos costes energéticos, la presión de las importaciones extracomunitarias, el precio desorbitado de las materias primas o el incremento de costes de producción derivado del nuevo sistema de asignación de los derechos por la emisión de CO2 son factores externos que causan "un profundo impacto en la viabilidad del negocio". Y a ello añade la debilidad del mercado automovilístico –que sigue sufriendo una contracción en la demanda por la crisis de los semiconductores y, de manera consecuente, en la producción– y los retos para la descarbonización.

La compañía añade que si bien es cierto que en 2021 la demanda de acero en España se recuperó algo más del 12 %, el sector siderúrgico sigue deambulando por niveles inferiores a la irrupción de la crisis sanitaria del coronavirus. Además, resalta que los primeros signos de recuperación se han topan ahora con los graves efectos sobre la producción y la demanda de acero originados a corto plazo por el conflicto bélico en Ucrania y que el sector sigue muy condicionado por la evolución del sector automovilístico y la reactivación de la construcción.

El precio de la energía

ArcelorMittal destaca que los efectos de la guerra están agudizando el problema de los "altos costes" energéticos. La compañía afirma que el Estatuto del Consumidor Electrointensivo aprobado por el Gobierno de España "no está garantizando ni estabilidad, ni seguridad, ni certidumbre sobre el precio de la energía, la misión primordial para la que nació en diciembre de 2020" y que de manera consecuente "tampoco está favoreciendo la competitividad de empresas como ArcelorMittal ni la captación de inversión industrial". Añade que "la realidad es bien diferente" porque desde la segunda mitad de 2021 la escalada en los precios del gas, el petróleo y los derechos de emisión de CO2 han desembocado en una crisis energética agravada en el comienzo de 2022 con el conflicto bélico en Ucrania. "Con precios cercanos a los 550 euros el megavatio hora, la parada de instalaciones industriales es inevitable, y no deja de ser un paso previo a la puesta en marcha de expedientes reguladores de empleo (ERTE), en el mejor de los casos", advierte la dirección de ArcelorMittal en España, que el pasado mes de marzo ya aplicó paradas en talleres de Asturias por el precio de la electricidad que se solaparon con los ceses de actividad por los efectos de la huelga del transporte. Además, la compañía ya ha transmitido a los representantes de los trabajadores que pretende negociar un ERTE para toda la plantilla de la compañía del que tirar en los momentos en los que se necesiten hacer ajustes temporales por causas productivas. Un expediente similar al que había hasta el pasado mes de diciembre y que no se renovó por desacuerdos con parte de las organizaciones sindicales con representación en la empresa.

Las electrointensivas

ArcelorMittal destaca que la industria siderúrgica, al igual que otras muchas, forma parte de un sector electrointensivo que "debe hacer frente a una desproporción de sus costes operacionales motivada por los precios desorbitados de la energía eléctrica", muy impactada en España por el encarecimiento del gas y del petróleo. "Por ese motivo, llevamos años reclamando al Gobierno español que adopte una serie de medidas que contribuyan a equiparar nuestros costes finales con los del resto de productores europeos, para poder así competir en igualdad de condiciones", destaca la compañía en su análisis de la coyuntura. Entre esas medidas destaca la elevación de la compensación por costes indirectos de CO2, el incremento de la aportación de fuentes de energía renovable al mix energético o la reforma del mercado marginalista eléctrico, al menos mientras se prolongue la crisis energética, desacoplando el precio de los combustibles fósiles de la fijación del precio eléctrico en el mercado.

"Los competidores en países como Francia, donde existe un esquema energético específico para la industria electrointensiva, gozan de un precio estable y predecible de la electricidad, y una parte de sus costes están asegurados", destaca la dirección de ArcerlorMittal en España, que añade que "en Alemania, por citar un segundo ejemplo cercano, las empresas grandes consumidoras de electricidad se benefician de un sistema de exención de costes regulados". Se trata, añade, "de mecanismos de apoyo al sector industrial que permite mantener el posicionamiento competitivo y ventajoso, la antítesis actual del sector siderúrgico" en España.

Tal como publicó ayer este diario, la compañía también destaca que los precios de la luz pueden hacer "inviables" las inversiones en descarbonización puesto que la planta de prerreducidos de mineral de hierro (DRI) y el horno de arco eléctrico previstos para la factoría de Gijón consumirán diez veces más electricidad.

Compartir el artículo

stats