Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marcos López-Brea Director general de DH2 Energy, compañía que forma parte del consorcio HyDeal

"Estudiamos sumar parques eólicos a los solares para producir el hidrógeno"

"HyDeal ya está buscando otros consumidores en Asturias además de Arcelor y Fertiberia, pero ese paso se dará cuando el proyecto se implante"

Marcos López-Brea. | Paz Sriphova

Marcos López-Brea, ingeniero especializado en energías limpias y cambio climático, va a cumplir dos años como director general de la empresa DH2 Energy, la compañía encargada de tramitar los permisos para echar a rodar el macroproyecto HyDeal, que generará hidrógeno verde para alimentar las plantas industriales de ArcelorMittal y Fertiberia en Asturias. Se prevé que el suministro comience en 2025 y que se alcance en 2030 una capacidad instalada de 9,5 gigavatios de parques solares que alimenten eléctricamente a una potencia de electrólisis de 7,4 gigavatios. Es el mayor proyecto de hidrógeno verde de Europa.

–¿Qué papel tiene DH2Energy dentro del consorcio HyDeal?

–En el momento en el que se constituyó la «joint venture» (de la que también forman parte ArcelorMittal, Enagás, Fertiberia y Soladvent) DH2Energy comenzó a hacerse cargo de todo lo que tiene que ver con la producción de hidrógeno hasta que se consiguen todos los permisos y las autorizaciones del Ministerio.

–¿En qué fase están ahora?

–El proyecto está avanzando. Estamos en fase de presentación, haciendo los estudios pertinentes para que todas las partes del proyecto, tanto la generación como las canalizaciones cumplan con todos los requisitos.

–Se habla de hacer kilómetros y kilómetros de nuevos hidroductos para canalizar el hidrógeno desde Zamora y Aragón hasta Asturias. ¿Eso puede ser un problema?

–En principio no. Nosotros a nivel de tramitación vamos a cumplir. Lo que se está hablando es utilizar las zanjas de servidumbres de paso que ya están abiertas debido a los gasoductos de Enagás. Eso facilitará mucho las cosas tanto a nivel de permisos como de construcción. No debería de haber ningún problema. Uno de los últimos comunicados de la Unión Europea hablaba, además, justo de eso, de facilitar la creación de una nueva red de hidrogenoductos.

–¿Se construirán los dos hidrogenoductos al mismo tiempo?

–En principio el plan es realizar el proyecto por fases. En un primer momento se conectarán los parques solares de la zona de Zamora, Benavente y Salamanca con las plantas asturianas. En los primeros años no habrá ninguna planta de producción de hidrógeno que esté a más de 300 kilómetros del núcleo industrial al que va a servir HyDeal. En el futuro ya se haría la segunda fase, la que conecte las plantas fotovoltaicas de Aragón con Asturias. Con esa conexión se alcanzarían los mil kilómetros de nuevas conducciones.

–Hasta el momento solo se ha planteado producir hidrógeno verde con energía solar. ¿No se plantea incorporar algún parque eólico?

–Lo ideal sería poder hibridar tecnologías para obtener una producción energética constante y que las dos se vayan compensando mutuamente. Si añades parques eólicos evidentemente vas a poder producir más hidrógeno. La duda es su coste. Se está estudiando incorporar al HyDeal tecnología eólica, pero antes hay que ver su coste. La eólica marina podría valer la pena, pero para poder verlo debería avanzar su regulación.

–Aunque los consumidores del proyecto son asturianos, decidieron instalar las placas solares al otro lado de Pajares. ¿De resultar favorables los estudios de la eólica valorarían producir en Asturias?

–Eso es una pregunta que solo podría responder Thierry Lepercq (presidente de la «joint venture»). Conozco bien Asturias porque mi mujer es asturiana y es un emplazamiento difícil a nivel de renovables por varios factores, el primero es el sol, pero el segundo es el terreno. El terreno es montañoso y no es rentable para grandes extensiones de parques solares que, además, tendrían un impacto visual muy negativo. Para instalar parques eólicos marinos, estos tendrían que ser flotantes por las características del lecho del Cantábrico. A priori es complicado, pero todo se está valorando. De todas formas, la joint venture ya está buscando otros consumidores en Asturias además de Arcelor y Fertiberia, pero esos pasos no se darán hasta que el proyecto se implante.

–Se hablaba de instalar una fábrica de electrolizadores en Asturias. ¿Están trabajando en ese proyecto?

–Esa es otra pregunta para Lepercq. Previsiblemente a finales de este año se adopten las decisiones finales de inversión. Es posible que pronto se sepa algo más de ese asunto, pero hasta que no estén cuadrados los números de la inversión nosotros no empezamos a tramitar ningún permiso.

–Otro de los puntos que, sobre el papel, parecían jugar a favor de Asturias para producir hidrógeno es que la región cuenta con una cantidad abundante de agua. ¿Eso no es un problema en Castilla y León?

–Todas las ubicaciones en las que tenemos proyectos para instalar plantas de electrólisis –la tecnología que produce hidrógeno separando las moléculas de oxígeno del agua mediante electricidad– tienen derechos de agua para uso industrial. Una de nuestras máximas es que la producción de hidrógeno no compita con las necesidades agrícolas. Estamos siguiendo un procedimiento muy escrupuloso en ese sentido y se está valorando utilizar aguas residuales, pero es solo una posibilidad.

–Hasta ahora se ha publicado que tienen proyectos para quince parques solares, ¿cómo va su tramitación?

–Va bien, aunque más despacio de lo que nos gustaría. Es complejo porque en las zonas en las que trabajamos abundan los pequeños propietarios, por lo que las negociaciones a veces son complicadas.

 

Compartir el artículo

stats