Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Pepe Álvarez : "A hostelería y construcción les falta personal porque pagan poco; así de sencillo"

“Las empresas tienen que asumir el cambio cultural: pasamos del temporal al indefinido”, dice el secretario general de UGT

Pepe Álvarez.

Stellantis Vigo recibió este miércoles la visita del secretario general de UGT, Pepe Álvarez. En esta entrevista con FARO, el líder sindicalista repasa la situación de la planta y de la automoción, aunque también realiza un repaso a la nueva legislación en materia laboral en España.

–Las empresas de la automoción, como la propia Stellantis Vigo, se quejan de parte de la reforma laboral. ¿Tienen base para hacerlo?

–Es una reforma muy integral y creo que hay que probarla. Tiene un margen para desarrollarse en la negociación colectiva. La hacemos con la voluntad de que sirva a la clase trabajadora y las empresas. Y que dure. Vamos a ver cómo va funcionando y si hay que acomodar alguna cuestión. Hay que verlo desde una perspectiva también de flexibilidad de los trabajadores

–¿Hay que testarla entonces?

–España viene de una tradición larguísima de rotación –que no temporalidad– impropia. Habrá que ir haciendo camino. Lo que es verdad es que hay un cambio de cultura que las empresas tienen que asumir, que pasamos del temporal al indefinido.

–La dirección de la planta, como otras empresas, cree que traerá problemas.

–Si ese es un problema para la competitividad de la planta, no habrá problema. Hay que pensar en los cientos de miles de personas que habían crecido con la idea de que no tendrían un contrato indefinido y que de la noche a la mañana pueden pedir una hipoteca, un crédito, pueden casarse, pensar en tener hijos... Son elementos suficientemente importantes para que estiremos este proceso.

–¿Qué quejas le trasladó la plantilla?

–Los trabajadores tienen inquietudes derivadas de la situación contractual. Me han hablado más de cuestiones que tienen que ver con el país. Hay incertidumbre con las jubilaciones a los 67 años y ahí vamos a tener que hacer algo, porque las personas no aguantan en una cadena de montaje. Creo que las próximas elecciones sindicales en la planta tienen que ayudar a que sea una empresa normal.

–¿A qué se refiere?

–A que los trabajadores estén representados por los sindicatos de clase, que lo están en el resto del país. Creo que con eso van a ganar mucho. Tiene poco sentido que en una multinacional del auto, sector en el que nosotros somos primer sindicato, que esté una central que no puede salir del barco de la empresa. No tiene ningún sentido.

Pepe Álvarez, de UGT, ayer en Vigo. JODSÉ LORES

–Hay sectores, como la construcción, que hablan de falta de mano de obra. ¿A qué lo achaca?

–A que pagan poco. No hay que darle muchas vueltas. La construcción tiene además un problema de formación. La hostelería también es tema de salarios y se lo he dicho al Gobierno: nos vamos a oponer radicalmente a que se busquen cupos de trabajadores fuera para ocupar puestos de trabajo. Es de sentido común. Por otro lado, ¿qué sentido tiene no subir el salario en los convenios colectivos?

–Avisa de movilizaciones si no se suben los salarios. ¿Se puede conjugar con las quejas de las patronales ante la subida de costes de producción?

–Claro que sí. ¿Cuando baje la luz van a bar los precios? La subida que se hace no tiene que ver con los costes de producción.

–¿Con qué tiene que ver?

–Porque quieren ganar más las empresas. No tiene vuelta de hoja. Esta inflación tiene origen, en un parte, en el aumento de los precios del combustible, gas y electricidad; otra, con todo lo que tiene que ver con la invasión a Ucrania. Eso ha generado una ola que no está justificada y que no ha ocurrido en otros países. Además, la distribución en España es muy monopolista. Hay una parte que se ha aprovechado.

–¿Cómo valora el reciente acuerdo alcanzado para las nuevas cotizaciones de autónomos?

–Que cada uno cotice de acuerdo con lo que gana me parece mucho más justo que el sistema que tenemos actualmente, que lo que hace es que haya autónomos que ganan muy poco y es una barbaridad que se les cobre lo que se les cobra y que, sin embargo, pase lo contrario con otros. Es un cambio de sistema, muy moderado, y que va a dar pie a que nadie se sienta violentado. El que diga que no las podía pagar ahora igual es porque no podría ya mantener el negocio. Creo que es un buen acuerdo y va a permitir que los autónomos que empiezan no se encuentren una montaña.

–Decía hace unos días que el pacto de rentas es inviable tal y como está. ¿Qué va a pasar?

–Es una definición magnífica, pero hay que darle contenido y hasta ahora sólo lo hemos hecho los sindicatos. Esto es hablar de fiscalidad y reparto de esa fiscalidad con la gente que tiene menos. Hasta ahora el Gobierno lo ha ido construyendo, como el propio impuesto a las eléctricas y banca, o las políticas de inversión del Perte de semiconductores. Le veo pocas cosas más encima de la mesa para poner y por otra parte de no veo a la patronal nada animada a hablar del pacto de rentas. Los beneficios tenemos que ver cómo se redistribuyen. La complementación sería el acuerdo de salarios y a día de hoy no está nada claro. Además, debería ser absolutamente necesario que esté también la oposición.

–Además de los salarios, ¿cuál es la otra gran batalla de UGT?

–El tema de la prevención de riesgos laborales. Tenemos una ley desde hace muchos años, que está bien, pero que tiene aspectos a introducir, novedades que hay en el mundo, como el cambio climático. Queremos un reajuste profundo. Tenemos que ir a delegados de prevención de los sindicatos con capacidad de actuación sectorial y territorialmente de forma que la labora que no hace la inspección de trabajo, porque no tiene medios, se lo demos ya hecho. Es un cambio de modelo, porque son las empresas las que tienen que pagar este servicio. También introducir lo que tiene que ver con las olas de calor, que luego nos lamentamos.

"Queremos que cambie la ley; los jueces no pueden tomar una decisión que perjudique a la sociedad"

–El naval ha sufrido dos golpes recientes en Vigo, los de Vulcano y Barreras. ¿Qué opinión le merece el cambio de manos ejecutado?

–Primero quiero mostrar mi tristeza porque Barreras haya acabado en manos de la oferta que mantiene menos empleo y que es más interesante para los propietarios del astillero. Queremos que se cambie la ley y que los jueces no puedan tomar una decisión que perjudique a la sociedad y se favorezca al propietario. Tenemos que hacer una legislación que sea transparente en un proceso de quiebra y liquidación, ya que tiene privar la sociedad y no el capital, que es quien lo hay llevado a la quiebra.

–¿Qué hace falta para que vuelva a florecer el sector?

–Tenemos que ver si en el nuevo contexto global nos queda espacio. Hace un año todo el mundo diría que no, pero creo que hoy eso es discutible. La deslocalización está cuestionada, el ir muy lejos para determinados trabajos está denostado en estos momentos y es posible que encontremos un nicho. De lo contrario, me parece que hay que ir hacia un proceso público de creación de empleo para poder recolocar a los trabajadores.


Compartir el artículo

stats