Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La industria asturiana prevé estabilidad tanto en la producción como en el empleo

El índice de clima fabril de Sadei constata mejoría respecto a los dos meses anteriores, aunque retrocede un punto respecto a hace un año

El indicador de clima industrial repuntó en junio un punto respecto a mayo, invirtiendo la tendencia decreciente que se había constatado durante los dos meses previos, según la encuesta mensual difundida ayer por la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (Sadei). Con ello, y aunque el indicador se sitúa en el valor 24 (un punto por debajo de un año antes), supone una mejora en la percepción a pesar de las dificultades del contexto general a causa de la guerra de Ucrania, la pervivencia de desajustes en las cadenas globales de suministros, la elevada carestía de la energía, la inflación en niveles sin precedentes desde hace cuatro décadas y la creciente incertidumbre, agudizada a su vez por el inicio de la subida de tipos de interés, que en junio ya se había materializado en varias áreas monetarias y se presagiaba para julio en la Eurozona.

La encuesta reafirma a su vez la confianza de las empresas industriales asturianas en la estabilidad tanto de la producción (en este sentido se manifiesta el 99% de los encuestados) como del empleo, según expresión coincidente de casi la totalidad del sector.

La utilización de la capacidad de producción del conjunto de la industria asturiana se situó en el 84% en el segundo trimestre, dos puntos porcentuales por encima del mismo periodo del año anterior.

El indicador de clima industrial de Asturias (ICIA) sintetiza un conjunto de variables, como los niveles actuales de la cartera de pedidos, el "stock" de productos terminados y la producción de las ramas industriales asturianas, así como la tendencia prevista para los próximos meses tanto en estas variables como en los precios y el empleo.

Según la encuesta de Sadei, que se difunde con algo más de un mes de desfase, la cartera de pedidos mejoró en tres puntos respecto a junio de 2021, y el periodo medio de trabajo asegurado es similar al de mayo (115 días), pero ha aumentado en diez días respecto a hace un año. Lo lideran las industrias metálicas básicas, con una media estable de 140 días. Por el contrario, la tendencia prevista de la producción ha empeorado en nueve puntos y el "stock" de productos terminados ha retrocedido en dos.

En términos similares a los de la encuesta de mayo, el 31% de la industria asturiana considera elevado su actual nivel de producción, el 61% lo califica de normal y sólo el 8 % declara que es bajo.

Según Sadei, estos valores se ven influidos por la buena situación que mantienen las industrias metálicas básicas –que además tienen un elevado peso en la industria regional–, cuyo nivel de producción es alto según el 81% de los encuestados frente al 19% que lo considera normal. Se trata de la rama de producción con la apreciación más positiva de su actividad. En otras –como la de industrias extractivas, la de cemento, materiales de construcción, vidrio y cerámica, la de la industria química, la de productos alimenticios; la de madera, corcho y muebles, y la de papel, artes gráficas y edición– el sentimiento muy mayoritario apunta a un grado de actividad normal. La gran excepción es la rama de textil, confección, cuero y calzado, en la que la apreciación predominante (68%, cuatro puntos más que en el mes precedente) apunta a un nivel bajo.

Respecto a los precios, y pese a la tendencia alcista, sólo el 10% de los encuestados consideran la posibilidad de subirlos. La posición mayoritaria es mantenerlos. No hay respuesta alguna que apunte a reducirlos.

La expansión fabril de la región persiste, pero por debajo de la media

El Principado, que lideró la recuperación de las fabricaciones en 2021, sigue avanzando aunque con tasas mucho más moderadas

Los últimos datos disponibles sobre la actividad industrial en Asturias apuntan a que se mantiene la expansión pero no en puestos de liderazgo, como había ocurrido meses atrás, sino por debajo del promedio nacional.

Según el último índice de producción industrial difundido por el Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondiente al mes de junio, el sector secundario asturiano acumula un crecimiento del 3,4% en tasa anual (doce meses), tres puntos por debajo del avance promedio del 6,4% en el conjunto de España. En el acumulado del primer semestre la progresión media del sector fabril de la comunidad ha sido del 2,7%, ocho décimas por debajo de la tónica española. En ambos casos, la industria de la comunidad se sitúa en posiciones discretas (décimo y decimotercer puestos, respectivamente) cuando durante el año pasado se había encaramado a la cabeza del escalafón o en los rangos inmediatos. En tasa anual, la actividad industrial decrece en Castilla y León, Cantabria y La Rioja.

Compartir el artículo

stats