Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las centrales hidroeléctricas mediante hidrotornillos de EDP en Trubia y Tineo obtienen la autorización ambiental

El Principado aprueba la declaración de impacto de las instalaciones que promueve la energética en las presas de El Furacón y Pilotuerto | Ambos proyectos son los que tienen más avanzada su tramitación de los cinco previstos por la empresa

Hidrotornillo desarrollado por la ingeniería gijonesa Sinfin Energy.

Dos de las cinco centrales hidroeléctricas que promueve la compañía energética portuguesa EDP en Asturias mediante la tecnología del hidrotornillo obtuvieron ayer la aprobación de su declaración de impacto ambiental por el Principado. Se trata de las programadas para las presas de La Florida, en Pilotuerto (Tineo), en el cauce del río Narcea, y de El Furacón, en la parroquia de Trubia (Oviedo), en el curso del río Nalón. La aprobación, publicada ayer en el "Boletín Oficial del Principado de Asturias", no agota su tramitación administrativa, que tiene aún pendiente el cumplimiento de varias fases, pero supone un paso determinante para la materialización de ambos proyectos. La pretensión es iniciar la fabricación de los hidrotornillos a partir de fin de año si para entonces culmina todo el proceso de autorizaciones pendientes.

En un proceso más rezagado están las otras tres instalaciones similares que promueve la compañía portuguesa en la región: la del embalse de la central térmica de Soto de Ribera, en el río Nalón; la del azud de El Manchón, en Trubia, también en el mismo curso fluvial, y la presa de Luisín, en Brieves (Valdés), en el río Esva.

En todos los casos se trata del aprovechamiento hidroeléctrico adicional del caudal ecológico en instalaciones hidráulicas ya existentes. No habrá por ello modificaciones en los cauces y cursos fluviales, y tampoco se precisarás nuevas instalaciones de evacuación. La inversión estimada asciende a dos millones de euros en cada emplazamiento, por lo que las cinco actuaciones programadas supondrían una movilización de 10 millones de euros.

Estas inversiones se integran en el plan de EDP para su transformación en una compañía 100% verde en el plazo de ocho años (con la renuncia a la energía térmica con carbón en 2025 y el abandono del gas natural en 2030) y suponen la potenciación del negocio hidráulico, que fue el origen de la compañía asturiana Saltos de Agua de Somiedo (constituida en 1913) y de su sucesora, Hidroeléctrica del Cantábrico (1920), antecesoras de la actual EDP España, propiedad al 100% de la lisboeta EDP.

La tecnología del hidrotornillo (basada en el tornillo sinfín o de Arquímedes) ha sido desarrollada por la ingeniería gijonesa Sinfin Energy, que ha hecho su adaptación para la generación hidroeléctrica. Se trata de cilindros huecos con forma de tornillo que generan electricidad al rotar sobre sí mismos impulsados por el agua.

La presa de El Furacón, en el municipio de Oviedo, contará con un hidrotornillo de 4 metros de diámetro y 30 de largo. En la presa de La Florida, en Pilotuerto (Tineo), se instalarán dos hidrotornillos de cuatro metros de diámetro y 14,34 de longitud.

Los dos proyectos son los que tienen más avanzada su tramitación de los cinco previstos por el grupo luso

decoration

La aprobación ambiental incluye la creación de una escala y rejas basculantes para los peces en la instalación de La Florida, así como medidas de prevención para evitar que ejemplares de la fauna puedan verse atrapados, amén de la adopción de medidas de restauración vegetal. En El Furacón también se aplicarán medidas preventivas, correctoras y de control ambiental.

EDP cuenta en Asturias con diez centrales hidráulicas, localizadas en Proaza, Tanes, Priañes, Salime, Miranda, Caño, San Isidro, Laviana, La Florida y La Barca, que suman 425 megavatios de potencia instalada y generan unos 880 gigavatios/hora al año. La compañía proyecta a su vez una inversión de 635 millones en sus complejos termoeléctricos de Aboño (Carreño) y Soto de Ribera para su descarbonización mediante el desarrollo de hidrógeno, energía fotovoltaica y almacenamiento energético, además de un parque eólico marino en aguas del Cantábrico.

La Coordinadora Ecoloxista de Asturias expresó ayer su disconformidad con la aprobación de la declaración ambiental de las hidroeléctricas de La Florida y El Furacón al considerar que se han concedido sin tener en cuenta las alegaciones presentadas por pescadores y ecologistas. Argumentó a su vez que, aunque la empresa mantiene que las hidroturbinas que se van a instalar no causan daños a los peces que las atraviesan, "no está demostrado que esta tecnología sea inocua" y agregó que el impacto que estas turbinas basadas en el tornillo sinfín (tornillo de Arquímedes) puede tener en la ictiofauna es objeto de debate. La Coordinadora considera además ilegal la explotación económica de los caudales ecológicos.

Compartir el artículo

stats