Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agricultura

Las frutas y hortalizas se encarecen debido a las olas de calor y a la crisis energética

Las altas temperaturas han incrementado el consumo de agua y, por consiguiente, el de la electricidad necesaria para extraerla de los pozos, lo que ha incrementado los gastos medio de producción en torno a un 35%

Campo de melones en Cartagena. Iván Urquízar

El aumento de las temperaturas y la fuerte ola de calor que golpeó el país hace escasos días y que elevó el mercurio de los termómetros hasta los 50ºC en algunas zonas, ha tenido sus consecuencias en la agricultura. Durante estos días de intenso calor, pese a que los cultivos no han sufrido daños directos, las plantaciones de regadío han requerido de una cantidad de recursos hídricos mayor a lo habitual con el fin de mantenerlas en condiciones aceptables.

Así pues, las bombas que extraen el agua procedente de los pozos subterráneos, han trabajado más de lo frecuente, lo que han aumentado los costes totales de producción, ya que el precio de la electricidad, que estos sistemas usan para funcionar, siguen disparados debido a la crisis energética.

Así lo ha asegurado a La Opinión el secretario de Agricultura y Agua de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) en la Región de Murcia, Antonio Moreno Soriano, quien ha puntualizado que este aumento de costes "pese a que varía en función de la comunidad de regantes, ya que la profundidad de los pozos es distinta y por tanto la cantidad de energía que se requiere para extraer el agua, se sitúa, de media, en torno al 35%".

Según ha apuntado Moreno, todos los cultivos de regadío de la Región se van a ver afectados, en mayor o menor medida, por este aumento de costes. Frutales como el melón o la sandía, cítricos como el limón, la naranja y el pomelo, hortalizas como el pimiento, el tomate, el calabacín, la lechuga, el brócoli, el apio o el perejil; y frutas de hueso como la pera, la manzana, el melocotón, el paraguayo, la nectarina o el albaricoque.

Sin embargo, los agricultores tienen expectativas de que la situación mejore durante los meses venideros, pues este incremento del coste medio, "pese a que sigue siendo superior que el año pasado, se ha moderado en fechas recientes debido a la puesta en marcha del tope del precio del gas, un mecanismo que ha ayudado a reducir la factura de la electricidad", ha subrayado el secretario de Agricultura y Agua de UPA.

Unión de Uniones, en contra de la reducción del uso de fitosanitarios

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos se han mostrado contrarios a los cambios que la Comisión Europea (CE) quiere introducir en el marco legislativo sobre uso sostenible de productos fitosanitarios, "optando por un reglamento en lugar de la directiva actual y planteando unos objetivos desmedidos en cuanto al plazo y métodos de reducción en su utilización". Así pues, la organización ha resaltado la "celeridad" de tal proceso, al que ha tildado de "incongruente". Unión de Uniones, ante la propuesta de reducción de estos productos con el objetivo común de alcanzar una reducción del 50% en 2030, advierte de que "tal objetivo no atiende a la realidad productiva del sector agrario estatal y comunitario, que, además, no está acompañado de un estudio de impacto riguroso, que no presenta alternativas ciertas y viables para las explotaciones y que no hace ninguna referencia a las sustancias prohibidas que entran a través de las importaciones alimentarias de países terceros".

Este incremento de costes ha supuesto, por consiguiente, un aumento del precio de los productos. "El año pasado cultivar un kilo de fruta podía suponer un coste de producción de 71, un gasto que este año se ha incrementado a 80 céntimos este año, por lo que deben vender los productos unos ocho o nueve céntimos por encima de este precio para no tener pérdidas", ha explicado Moreno. Sin embargo, este incremento de los precios por parte de los agricultores "no se corresponde con los brutales precios a los que algunos comerciantes venden sus productos, en ocasiones un 300 o 400% más caros", ha subrayado. Por ejemplo, hace unos días los productores vendían la sandía, ya envasada y confeccionada en cajas, con un coste de entre 40 y 45 céntimos el kilo, mientras que en algunos comercios se estaba vendiendo al consumidor con un precio de 2 euros el kilo.

Intensifican la promoción del sector en mercados internacionales

La promoción de las empresas exportadoras del sector agroalimentario es una de las principales actuaciones del Plan de Promoción Exterior, que desarrolla el Instituto de Fomento (INFO) con las Cámaras de Comercio de Murcia, Cartagena y Lorca, y que ha reservado cerca de la mitad de sus actuaciones en el exterior, 13 sobre un total de 31, mediante el Plan ‘Agrofood Exporta’, a esta iniciativa. De esta forma, se ha recuperado la intensidad en las actividades y la diversidad de los mercados en los que se ha estado presente hasta cotas similares previas a la pandemia, después de que ésta perjudicase gravemente la presencia de los exportadores regionales en certámenes internacionales. La consejera de Empresa, Empleo, Universidades y Portavocía, Valle Miguélez, explicó que hay presupuestados en torno a 7 millones de euros para actividades relacionadas con la internacionalización.

Para tratar de rebajar los precios, los trabajadores del sector agrario están solicitando ayudas y medidas de apoyo a la Comunidad para tratar de abaratar estos costes, según ha asegurado el secretario de Agricultura y Agua de UPA.

No reducirán las cosechas

Pese al aumento de los costes de producción y a los recortes de la cantidad de agua procedentes del Trasvase Tajo-Segura, el objetivo de los agricultores es el de mantener el tamaño de los cultivos tal cual se encuentran ahora mismo, según ha asegurado Moreno.

"Lo que se cultiva hoy en día se rige en base a cierta forma de trabajar, unos mercados y unas dinámicas de exportación que no nos permiten perder cultivos, ya que eso supondría perder a clientes habituales", ha explicado.

Plaga de chinches

Las organizaciones agrarias han mostrado su preocupación por la aparición de una plaga descontrolada de chinches que afecta a más de 30.000 hectáreas de almendro en la comarca del Altiplano.

Para tratar de dar una solución al problema de cara a próximas cosechas, los trabajadores agrícolas están trabajando junto a la Consejería de Agricultura para poner en marcha un tratamiento más efectivo para estos insectos. En este sentido, los agricultores han solicitado que se lleve a cabo, a través del Imida, ensayos para valorar cuáles son los productos más eficaces, así como estudios sobre la conocida como ‘la plaga del tigre’, para conocer, concretamente, en qué época comienza y sus patrones de movimiento, de modo que se puedan saber con exactitud cuáles son los momentos propicios en los que aplicar los posibles tratamientos.

La lluvia merma la producción

Por otro lado, las lluvias de marzo y abril también han mermado muchas cosechas en la Región de Murcia. Estas ocasionaron dificultades en el cuajado de los cítricos y en el desarrollo de frutas de hueso, cuya producción se ha reducido "en torno a un 30% en la Región respecto al año anterior", ha asegurado Moreno.

Asimismo, la presencia continuada de precipitaciones ha desencadenado una mala polinización, por lo que la producción de miel también se ha resentido. La cosecha de almendras ha sido otra de las afectadas, ya que la humedad favoreció la presencia de hongos y afectó a una gran cantidad de árboles. Las plantaciones de melón y sandía también salieron muy perjudicadas, debido a que muchas se pudrieron.

Compartir el artículo

stats