Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias, cuarta región con menor plazo medio de pago de facturas empresariales

El periodo promedio de abono (74,6 días) es el 11% inferior a la media | La región fue la sexta que más redujo la demora en el primer trimestre

Asturias es la cuarta comunidad autónoma con menor tardanza en el pago de las facturas empresariales y la tercera en la que más se redujo ese plazo en el primer trimestre en relación al mismo periodo del año anterior, según un estudio de Cepyme y Afi a partir de datos de la compañía Cesce.

El periodo medio de pago de facturas en Asturias se situó al término del periodo analizado en 74,6 días, el 11,08% inferior al promedio nacional y sólo superior a los 74,1 días de Navarra, los 69,4 de Aragón y los 59,1 de Cantabria. En España se situó en 83,9 días, el valor más elevado desde que comenzó la pandemia del coronavirus.

Las regiones más prontas en el pago suelen situarse en el norte y las que más se demoran se localizan fundamentalmente en el sur: Murcia, Canarias, Andalucía y Comunidad Valenciana, además de Madrid. Las excepciones son Galicia en el Norte (es la sexta comunidad con mayor demora) y Castilla-La Mancha en el Sur: se trata de la octava autonomía con menor tardanza de pago.

Además de ocupar la cuarta mejor posición, Asturias fue en el primer trimestre la sexta región que más recortó el plazo promedio de pago: lo hizo en 2,7 días respecto al mismo periodo de 2021. Por delante, se situó Cantabria, que redujo el periodo en 23,3 días; Extremadura (-6,8), País vasco (-3,8), Castilla-La Mancha (-3,2) y Baleares (tres días menos). De las 17 regiones, el plazo aumentó en tasa interanual en siete: Murcia y Navarra (0,5), Comunidad Valenciana (0,7), Cataluña (2,6), Canarias (4,5), Castilla y León (6,6), Aragón (7,2).

Morosidad en España

Durante el primer trimestre, la morosidad empresarial aumentó en España en tres puntos porcentuales respecto al periodo anterior, según el Indicador Sintético CEPYME de Morosidad Empresarial (ISME), que mide las fluctuaciones en los retrasos en el pago en nuestro país. Se trata del mayor incremento del indicador desde su creación, a fines de 2010.

Este incremento de la mora empresarial se atribuye a un crecimiento tanto de la tasa de morosidad (que mide el porcentaje de facturas con retraso en el pago) como del periodo medio de pago de las empresas españolas. En términos de tasa de morosidad, el porcentaje de facturas con retraso en su abono alcanzó el 73,3%, 3,6 puntos porcentuales más que en el trimestre anterior,

Según el estudio, la desaceleración que registra la recuperación de la economía española (al igual que la internacional) ha influido negativamente en la evolución de la morosidad empresarial durante el primer trimestre.

Por sectores, la construcción y promoción de la vivienda, y la industria textil han vuelto a situarse como los dos ámbitos de actividad con mayores retrasos en pagos al alcanzar los 98,4 y 90,4 días, respectivamente. Sin embargo, la coyuntura económica ha permitido, dice el informe, que el plazo medio de pagos de ambos sectores descendiera 0,5 días interanuales en el caso del sector textil y 2,7 días en el de la construcción y promoción. En el caso de la industria agroalimentaria se incrementó en 8,2 días, hasta alcanzar 80,7, lo que se achaca a la ruptura de varias cadenas de suministros globales, lo que ha conllevado un aumento de los precios de las materias primas y ha reducido los márgenes del sector.

La deuda comercial con retraso en su pago en España alcanzó un valor en el primer trimestre de casi 350.000 millones de euros, tras sufrir un crecimiento interanual del 41,9%.

Compartir el artículo

stats