Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Energía

La industria italiana ‘bendice’ el MidCat

El presidente del gremio, Carlo Bononi, afirma que es un “gasoducto que se debe hacer”.

Instalaciones del gasoducto paralizado Midcat en Hostalric.

Los industriales italianos ven con buenos ojos el gasoducto MidCat, de conexión con Francia desde Cataluña, y la posibilidad de que Italia reciba gas procedente de España. Eso es lo que se desprende de las últimas declaraciones del presidente de la patronal italiana (Confindustria), Carlo Bononi, quien ha asegurado, sin matices, que se trata de un “gasoducto que se debe hacer”.

“Estoy a favor porque España tiene una capacidad de regasificación de gas natural licuado superior a las exigencias actuales. Sería un 'hub' (que crearía) un sistema para Europa”, ha afirmado el industrial, en una intervención hecha después de una audiencia que mantuvo con el papa Francisco.

En esta línea, Bonomi también se ha pronunciado sobre la negativa del presidente francés, Emmanuel Macron, quien ha rechazado la posibilidad de un nuevo gasoducto pues ya existen otros dos que conectan España y Francia por Cataluña. Esos flujos están siendo “infrautilizados”, ha añadido el mandatario galo.

Esta postura se debe a que “Francia tiene su interés en no hacerlo porque tiene centrales nucleares y es exportador de energía eléctrica”, ha razonado Bonomi, al sugerir que se debe encontrar una solución en la Unión Europea (UE) pues se trata de una cuestión de seguridad energética para el bloque.

Una solución para Italia

Las declaraciones del industrial se producen en un momento en el que Italia sufre por la creciente inflación, principalmente causada por la alta dependencia del país transalpino del gas que importa. Razón por la que Roma está buscando alternativas que le permitan mantener en pie su sistema económico, integrado por muchas pequeñas y medianas empresas que tienen a la energía como principal gasto.

Tanto así que, ya en mayo, la empresa que transporta el gas italiano, Spam, y el su homólogo en España, Enagás, firmaron un acuerdo para desarrollar el estudio de un proyecto para la realización de un gasoducto submarino que conecte ambos países. De igual manera, también el actual primer ministro de Italia, Mario Draghi, ha afirmado en estos meses que la posibilidad de construir esta infraestructura cuenta con su bienestar.

Livorno y Barcelona

En caso de realizarse, la hipótesis más acreditada es que el proyecto una las plantas regasificadoras del puerto de Barcelona y Livorno, en el norte de Italia, según adelantó en agosto la ministra de Transición Ecológica y vicepresidenta tercera, Teresa Ribera. Por su parte, también la Comisión Europea ha incluido analizar la posibilidad de construcción de esta infraestructura. 

No obstante, el proyecto también ha sido criticado pues su realización sería más lenta y costosa que el inicial plan de un gasoducto que pase por Francia. 

Compartir el artículo

stats