Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consejo de Ministros aprueba un nuevo mecanismo de interrumpibilidad que beneficiará a la industria electrointensiva asturiana

El Gobierno también da luz verde a que las plantas de cogeneración reciban las compensaciones por la carestía del gas que ya obtienen los ciclos combinados | La rebaja del IVA del gas del 21% al 5% también se aplicará a pellets, astillas y madera, y no se descarta prolongar a 2023 las rebajas fiscales a la energía

Consejo de Ministros. JUAN CARLOS HIDALGO

El Consejo de Ministros ha aprobado esta mañana un nuevo mecanismo de interrumpibilidad que permitirá abaratar la factura eléctrica a la industria electrointensiva (con gran peso en la economía asturiana) a cambio de que se desconecten del sistema eléctrico y dejen de consumir en los momentos de mayor demanda. 

La renuncia de la gran industria muy intensiva en el uso de energía por unidad de producto a demandar electricidad en los momento de mayor tensión en el consumo nacional permitirá al sistema una menor utilización en esos momentos de las centrales de ciclo combinado, que consumen gas natural, cuyo concurso encarece la energía. Con ello se prevé evitará parte de la carestía de la luz.

De acuerdo con este nuevo mecanismo, denominado servicio de respuesta activa a la demanda, las empresas electrointensivas tendrán que desconectarse con un preaviso de 15 minutos por parte del operador del sistema eléctrico y estar dispuestas a renunciar a demandar flujo eléctrico durante tres horas. A cambio de este menor consumo y de dotar por ello de flexibilidad al sistema, recibirán una compensación económica. Para ello Red Eléctrica como operador del sistema convocará subastas, la primera de las cuales se celebrará "muy aproximante" porque se pretende que este instrumento este operativo antes del 1 de noviembre, según precisó la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, durante su comparecencia.

El restablecimiento de algún tipo de interrumpibilidad era una demanda del sector y del Gobierno asturiano. El anterior sistema, mediante subastas, fue suprimido por el veto de las autoridades comunitarias, que lo juzgaron como una ayuda de Estado que alteraba la libre competencia.

El Consejo de Ministros también ha aprobado que las empresas de cogeneración (que producen electricidad y calor con gas natural) puedan renunciar temporalmente a su propio sistema de retribución regulada y acogerse al mecanismo de la "excepción ibérica", por lo que podrán recibir la misma compensación que ya obtienen las centrales de ciclo combinado.

Asturias cuenta con una treintena de plantas. La mayoría de ellas (vinculadas a la industria agroalimentaria, del papel y otros sectores) habían interrumpido su actividad por la elevada carestía del gas. La ministra Ribera justificó la ayuda por la alta eficiencia de estas plantas, lo que permitirá reducir el consumo de gas en España y verter más electricidad al sistema

El Gobierno también aprobó esta mañana la anunciada reducción del impuesto sobre el valor añadido (IVA) del gas, que pasará el 1 de octubre y hasta el 31 de diciembre del 21% al 5%, mínimo autorizado por la Comisión Europea. El gas natural se suma así al mismo tratamiento fiscal excepcional que el ejecutivo ya aprobó hace meses para la electricidad. De esta rebaja también se beneficiarán los "pellets", astillas y madera. De momento, no podrá acogerse el gas licuado del petróleo (GLP) porque no lo prevé la regulación europea.

Teresa Ribera dijo que las rebajas fiscales y demás ayudas a la energía podrían prolongarse durante el año próximo si se considera necesario.

Compartir el artículo

stats