Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TSK logra el contrato de una de planta para la estabilidad de red en Escocia por 50 millones

Se trata de uno de los primeros equipamientos de este tipo, que serán cada vez más necesarios a medida que se generalice el predominio de las energías renovables

TSK

Las sociedades Quinbrook Infrastructure y Welsh Power han adjudicado a la ingeniería gijonesa TSK el suministro llave en mano de una nueva planta para la estabilidad de red en la localidad escocesa de Gretna (Reino Unido), cuyo importe  supera los 50 millones de euros

La planta está basada en una configuración con un condensador síncrono de 60  megavoltamperios, mediante el cual se proporcionará potencia de cortocircuito e inercia, así como compensación de energía reactiva, para el aumento de la estabilidad de redes de distribución con alta penetración de generación mediante energías renovables, informó la compañía.

Este tipo de instalaciones desempeñan una función cada vez más importante en los sistemas eléctricos, debido al aumento de la proporción de generación eléctrica a partir de energías renovables.

TSK explicó que las energías renovables están basadas en su mayoría en convertidores de potencia (fotovoltaica y eólica), las cuales están sustituyendo a la generación convencional que utiliza grandes máquinas rotativas, produciendo una reducción de la inercia del sistema, debilitando la estabilidad de la frecuencia, y haciéndolo más frágil frente a perturbaciones.

Este proyecto forma parte de un conjunto de plantas similares enmarcadas dentro de la segunda fase del ambicioso plan denominado "Stability Pathfinder" lanzado por National Grid ESO, el principal operador de red en Reino Unido.

 TSK se encargará de la ejecución llave en mano de la planta, así como de la interconexión en 400 kilovoltios con la red eléctrica de National Grid, y contará con la tecnología de General Electric para el suministro del generador síncrono.

TSK afianza así su presencia en el sector de la transición energética y descarbonización.

La empresa que dirige Joaquín García Rico y preside Sabino García Vallina  tiene actualmente proyectos en 18 países La cartera de proyectos pendientes de ejecutar por la ingeniería gijonesa supera los 2.000 millones de euros, formada por más de 5.000 megavatios de potencia entre centrales de ciclo combinado, plantas fotovoltaicas, parques eólicos y centrales hidráulicas. Las ventas previstas por el grupo para este año 2022 alcanzarán una cifra similar a las previas a la pandemia.

Compartir el artículo

stats