Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiscalidad

La bajada fiscal de Puig inflama el debate en España sobre impuestos

El Gobierno pide responsabilidad a las autonomías tras la propuesta y Feijóo reclama a Sánchez que la imite mientras Catalá la considera insuficiente

El presidente Puig, el conseller España y la vicepresidenta Mas.

La propuesta fiscal presentada este martes en las Corts por el presidente de la Generalitat, que incluye rebajas fiscales a rentas de menos de 60.000 euros, ha impactado de lleno en la agenda nacional y ha recrudecido el debate sobre los impuestos en España que lleva meses en el foco de actualidad, con dos modelos contrapuestos, el del PP, con bonificaciones de impuestos, y el del PSOE, que cree que la bajada generalizada y eliminación de tributos que plantean autonomías como Madrid o Andalucía, debilita el Estado del Bienestar en un momento de crisis por la inflación y la subida de los precios. 

El PP español ha dado la bienvenida a la propuesta e incluso su líder nacional, Alberto Núñez Feijóo, ha instado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a imitarla, aunque para los populares valencianos es insuficiente y está muy lejos de lo que ellos proponen. Según la síndica, Maria José Catalá, la propuesta que el presidente del PPCV, Carlos Mazón, hizo ya hace un año supera los 1.500 millones de ahorro para los valencianos. 

El anuncio de Puig ha generado un torbellino de declaraciones a derecha e izquierda. La agenda valenciana, al menos por un día, ha entrado en el debate nacional.

Desde el Gobierno y el PSOE se asegura que la competencia fiscal es contraproducente. En ese contexto, el Gobierno ha pedido responsabilidad a las autonomías tras el anuncio de Puig y ha avisado que reducir ingresos se traduce en recortes. La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha eludido responder expresamente si el Ejecutivo está de acuerdo o no con la decisión del presidente valenciano de deflactar la tarifa del IRPF para rentas inferiores a 60.000 euros. Pero de manera genérica sí ha pedido un discurso responsable a todas las autonomías porque cada vez que se reducen ingresos "está el debate de qué recortar".

No obstante, fuentes del Ejecutivo han tratado de diferenciar la medida anunciada por Ximo Puig de la propuesta de deflactación de la tarifa del IRPF realizada por el Partido Popular. Incluso, desde el Gobierno se afirma que el presidente valenciano tiene toda la legitimidad para hacer lo que considere oportuno.

Desde el Consell señalan que la propuesta está dentro de las competencias autonómicas y se está convencido de que es el momento de plantear una propuesta para la mayoría de los valencianos frente a la de Andalucía, que beneficia al 0,2% de los contribuyentes. Desde el entorno de Puig aseguran que la iniciativa no va contra el Gobierno, sino a favor de la sociedad valenciana e insisten en que la iniciativa beneficia a 1,4 millones de valencianos, el 97% frente a lo que consideran "regalos a los ricos" en Andalucía o Madrid, en palabras de Puig. No hacer nada es dejarle el campo expedito al PP, apuntan.

En cualquier caso, la portavoz del Gobierno español ha insistido en que cada vez que se habla de reducir ingresos hay que tener en cuenta que son recursos que después se van a necesitar para contratar más maestros, sanitarios, para ayudar a las personas más desfavorecidas o para la dependencia.

Mientras, el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha dicho que PSOE debería ponerse de acuerdo consigo mismo", en relación al anuncio de Puig, según recoge Efe.

"El panorama de nuestro país es que se descalifica al PP por hacer una propuesta, cuando el Partido Socialista la vota en Euskadi, la aprueba en Valencia y Podemos la pide en la Asamblea de Madrid", ha señalado el líder de los populares en una conferencia en el Cercle d'Economia de Mallorca.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha afirmado que en su región no habrá subidas de impuestos "adicionales" que sirvan como "ingeniería fiscal para arreglar decisiones políticas erróneas" ni como "moneda de cambio" como hace, según ha criticado, el Gobierno central, que cambia las reglas fiscales "constantemente" cuando se trata de administraciones de su mismo signo político.

Ayuso ha aludido de esta manera al anuncio realizado este martes por Puig en mitad de la batalla entre el Gobierno central y distintas regiones gobernadas por el Partido Popular que han anunciado en los últimos días reducciones fiscales.

La presidenta regional ha señalado que los impuestos en Madrid "no van a ser de moneda de cambio, como estamos viendo estos días en la prensa, donde distintas administraciones, sobre todo de los mismos signos políticos, cambian estas reglas constantemente".

Compartir el artículo

stats