Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La tecnológica DXC, con una sede en Avilés, recibe propuestas de compra

La multinacional ya fue objeto de interés en 2021 por la francesa Atos, operación que rechazó por "inadecuada" e insuficiente

Sede de DXC en Avilés. Mara Villamuza

La compañía tecnológica estadounidense DXC, con una sede en Avilés, vuelve a ser objeto de interés por inversores interesados en su adquisición. Tras haber rechazado en febrero de 2021 una oferta "amistosa" y "preliminar" por parte de la multinacional francesa Atos, especializada en consultoría y servicios de tecnología de información, al menos una compañía de capital privado se ha acercado en las últimas fechas a la multinacional norteamericana, con sede en Ashburn (Virginia), para sondear su disponibilidad a un entendimiento. DXC ya ha contratado a asesores para analizar esa eventualidad, según informó Bloomberg.

La empresa de sistemas y proveedora de soluciones tecnológicas da empleo en Avilés a más de un millar de personas. La compañía se asentó en Asturias en 2003 cuando aún se denominaba Computer Sciencies Corporation (CSC). Su llegada se produjo de la mano de la multinacional Du Pont, que le transfirió sus servicios informáticos y los 23 empleos que entonces trabajaban en ese departamento de la compañía química en el valle de Tamón.

En 2017, y tras fusionarse con la división de servicios a las empresas de Hewlett Packard Enterprise (HPE), tomó su actual denominación como DXC Technology. Para entonces ya había ampliado de modo exponencial su empleo en Avilés, a donde había trasladado su sede desde Tamón para dotarse de instalaciones más amplias.

DXC rechazó la oferta de Atos en 2021 por considerarla "inadecuada" y juzgar que infravaloraba su negocio y potencial. Algunas versiones apuntan ahora a que el nuevo pretendiente podría tratarse de un gran fondo de inversión. Los rumores se dispararon después de que el pasado día 1 DXC cancelara una presentación a inversores en la Conferencia de Tecnología Deutsche Bank en Las Vegas (Nevada, EE UU).

Entre marzo de 2020 y agosto pasado DXC se desprendió de diversas unidades de negocio. En agosto hizo públicos sus resultados para el que fue el primer trimestre de su ejercicio fiscal 2022-2023 y en los que arrojó una facturación de 3.710 millones de dólares (unos 3.785 millones de euros al cambio actual), el 10,5% más que en el mismo periodo de 2021-2022.

La multinacional opera en más de 70 países, en los que emplea a más de 130.000 trabajadores. Su valor de mercado se sitúa en 6.600 millones de dólares (6.733 millones de euros).

El de Avilés es uno de los catorce centros especializados en distintas tecnologías con los que DXC cuenta en España, donde da trabajo a casi 7.000 personas y presta servicio a 150 clientes, en su gran parte grupos bancarios y grandes empresas. La multinacional norteamericana da respaldo desde España a algunos de estos grandes clientes también en sus operaciones en el exterior.

Compartir el artículo

stats