Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Helene Valenzuela, directora general de Ouigo España: "Hay mercado para tres operadores si sacamos a la gente del coche"

La compañía 'low fare' comienza ya a operar en València, Alicante para 2023 y en Andalucía

Helene Valenzuela.

¿Cuántos viajeros prevén?

Somos muy ambiciosos. Cuando nos lanzamos el 10 de mayo de 2021 a cubrir la línea Barcelona-Madrid con las cinco idas y vueltas, en 15 meses hemos transportado 2,9 millones de pasajeros. Los trenes van llenos al 97% de ocupación de media con picos al 99-100%. Mi ambición para València es tener esa acogida comercial tan positiva y entusiasta por los valencianos y madrileños. De hecho, apostamos mas fuerte de lo que suponía nuestro acuerdo marco: de las tres frecuencias por día para València vamos a lanzarnos con cinco de entrada: 35.600 plazas por semana. Mi ambición es llegar a ocupar esas plazas. ¿Cómo lo haremos? Bajando el precio y ofreciendo un servicio de alta calidad para que la gente deje el coche, porque le compense más coger el tren que es un transporte más verde, contamina cincuenta veces menos, es más rápido, seguro y comunica en una hora y cincuenta minutos Madrid y València.

¿Qué tipo de viajero quieren atraer?

Mi ambición es traer nuevos perfiles al tren. La mitad de nuestros viajeros tienen menos de 45 años y un 15% nos elige para viajar en familia, porque los niños viajan gratis hasta los cuatro años y de 4 a 13 pagan cinco euros de tarifa fija. También tenemos muchos autónomos. El tejido empresarial en València es muy variado y pensamos que vamos a tener una acogida muy buena. Porque los tiempos de viaje y los espacios a bordo les gustan mucho a la gente que tiene que trabajar a bordo: asientos XL, wifi, plataforma con películas o podcasts, si quieres descansar o dormir.

¿Cuántos puestos de trabajo crearán con el AVE a València y Alicante?

Ouigo ha creado un total de 300 empleos directos y 1.000 indirectos. Para València hemos aumentado la tripulación y los maquinistas. Aunque es difícil de calcular porque todos trabajan en todos los trenes. Las cinco idas y vueltas a València y Alicante supone movilizar a 80 personas. Ahora ya preparamos la formación en circulaciones para poder iniciar los trayectos a Alicante. Los indirectos se crean en mantenimiento, catering, publicidad, informática... Trabajamos con una empresa valenciana, Sothis, para cuestiones de ciberseguridad.

¿Cómo va la convivencia con Adif? Han criticado la elevada cuantía del canon que pagan.

Somos un cliente muy importante. Pagaremos mil millones en diez años del canon por el uso de la infraestructura. La cifra no incluye la energía de tracción o servicios accesorios como la atención a personas con discapacidad que proporciona Adif. Adif tiene magníficos profesionales. La llegada de nuevos operadores supone un aumento del volumen de pasajeros brutal. Se multiplica por dos o tres la oferta de plazas. Eso significa que los procesos técnicos se tienen que adaptar. Hay que volver a pensar el servicio y Adif lo está haciendo. Trabajamos codo a codo. Nos interesa a todos dar un servicio de calidad porque sino recae sobre el resto del sistema. Estoy muy a gusto trabajando en un plano técnico con Adif. Me quejo de los cánones porque la totalidad de los costes de Adif se repercute a los operadores, cuando la directiva europea dice que los costes no elegibles (los financieros), se puede repercutir a través del canon siempre que lo acepte el mercado. Y lo que decimos que el mercado ahora es postcovid, estamos aumentando mucho la oferta. El coste de la energía se ha multiplicado por cuatro o por cinco. Y lo que pasa es que el mercado no lo acepta. El futuro de la liberalización está en juego: si repercutimos en el precio del billete esos sobrecostes o no. Si lo repercutimos, el tren no será atractivo y la liberalización será un fracaso y los trenes irán vacíos. Si queremos que funcione la apuesta de España por el ferrocarril, en la que ha aumentado la capacidad, y aprovechar esta maravillosa red, la primera de Europa, hay una condición: provocar que el mercado crezca, que la gente abandone el coche y se pase al tren. Y esto se consigue bajando el precio, como lo hemos hecho, un 50%. Y es la condición para que la liberalización sea un éxito en València y Alicante.

¿Y Renfe?

Renfe no es mi competidor. Mi competidor es el coche. Hay mercado para los tres operadores siempre que saquemos a la gente del coche. Nosotros producimos sin sobrecostes. Somos verdes, conectados, digitales. Hacemos todo de manera sencilla y con economía de escala, repercutimos este ahorro al cliente. Y así mantenemos nuestro modelo 'low fare', de precio asequible. Hay sitio para todos siempre que podamos mantener unos precios mucho más bajos, de los últimos treinta años. En València y Alicante he notado mucha impaciencia para que llegue la liberalización de verdad, con un producto para poder elegir, que juegue la competencia y bajen los precios. Considero que abriendo las puertas del tren a familias, autónomos y jóvenes hay sitio para mucho mercado. Siempre que funcione la elasticidad del precio.

¿Qué política de transporte de bicicletas tendrán?

Se puede viajar con bicicletas y patinetes siempre que estén bien asegurados y desmontados dentro de una funda, no pesen más de 30 kg y se abone un suplemento adicional de 5 euros.

Ahora es una odisea transportar las bicicletas en trenes de larga distancia. Es un nicho de mercado desatendido.

En València el uso de la bicicleta se ha impulsado muchísimo. Es una ciudad muy agradable para hacer bici. Se nota que la ciudad ha impulsado el uso de los modos verdes de transporte. Me parece muy lógico que los usuarios de las bicicletas también sean usuarios del tren. Y que coger el tren sea una decisión conforme valores. Viajar en tren contamina menos que el coche y el avión. Me parece muy lógico que tengamos usuarios de bicicleta que decidan, que tengan dentro de sus valores privilegiar el tren sobre el coche y el avión.

¿Tienen pensado circular por el corredor mediterráneo?.

No podríamos circular por el corredor mediterráneo por cuestiones técnicas, porque se mantiene a 3.000 voltios y nosotros funcionamos con 25.000. Aunque es evidente que hay un mercado potencial solo por sentido común, porque la población se reparte por la coste este. Hay núcleos muy importantes y vemos que hay un mercado muy apetecible. Pero primero tenemos que hacer a bien lo que nos hemos comprometido. Primero València, Alicante el primer semestre de 2023 y luego Andalucía.

Compartir el artículo

stats