Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comités y sindicatos de Duro Felguera rechazan el plan para despedir a 208 trabajadores en Asturias

La medida, para la que la empresa invoca causas económicas, productivas y organizativas, se aplicará también a 40 personas contratadas en el extranjero

Archivo - Duro Felguera - Sede Central En Gijón CEDIDA - Archivo

Sindicatos y comités de Duro Felguera expresaron ayer su rechazo al plan de despidos anunciado por la compañía para 208 trabajadores de cuatro de sus sociedades en Asturias: la sociedad matriz del grupo y sus filiales DFOM, IHI y Mompresa. El expediente de regulación de empleo (ERE) que promueve la ingeniería afectará a su vez a 40 de sus empleados contratados en diversos países. Con ello, la afectación alcanzará a 248 personas, equivalentes al 16% de los 1.293 empleados de la multinacional asturiana, según comunicó hoy el grupo a la representación laboral en la primera sesión negociadora del ERE.

La compañía, que considera que la medida es necesaria e imprescindible para garantizar la viabilidad y competitividad del grupo (alega que el tamaño de la plantilla es muy superior al volumen de negocio), reiteró hoy su voluntad de llegar a un acuerdo con la representación laboral.

Sindicatos y comités alegan que la medida es desproporcionada y que la plantilla ya está muy ajustada para la carga de trabajo existente, por lo que dudan que se pueda hacer frente, con el ajuste anunciado a los contratos que están muy avanzado y a la espera de confirmación formal.

El ERE afecta a cuatro de las sociedades del grupo presentes en Asturias. Estas compañías suman en la región 607 empleos. El ajuste propuesto supondría reducir un tercio de estos puestos de trabajo (el 34,26%), aunque su afectación sobre la plantilla de la multinacional en el Principado es inferior, dado que también tiene en la comunidad otras sociedades sobre las cuales no tendrá incidencia el despido colectivo.

El grupo fue objeto el pasado año de un rescate por parte el Estado, que aportó 120 millones de euros en créditos ordinarios y participativos a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). El Principado de Asturias contribuyó con otros 6 millones. En el contexto de esta operación de salvamento, la banca acreedora también se sumó con una refinanciación de la deuda y otras medidas.

Actualmente Duro Felguera se encuentra en una "fase avanzada" de negociación con varios inversores potenciales para su entrada en el accionariado mediante una ampliación de capital. El grupo espera que los inversores interesados formalicen ya este mes las ofertas vinculantes. La idea es dejar el proceso encarrilado este trimestre, aunque quizás la formalización definitiva tenga que esperar al próximo año.

Tanto los comités laborales como los sindicatos del sector industrial de ámbito regional expresaron su radical rechazo al recorte de plantilla.

El Gobierno del Principado también se opone a la medida, aunque precisó (lo hizo esta semana el consejero de Industria en la Junta) que si la alternativa a un recorte de efectivos laborales fuese el concurso de la sociedad, esta segunda solución sería mucho peor porque supondría la destrucción de todo el empleo e imposibilitar la recuperación de las ayudas públicas concedidas.

Compartir el artículo

stats