Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arcelor prescinde de un convertidor en la acería de Avilés tras parar el horno alto A

El tren de bandas en caliente recortará su producción el 37%, lo que afectará a las líneas de galvanizado y bobina laminada para el automóvil

Cuchara y convertidores de la acería de Avilés.

ArcelorMittal dejará inactivo temporalmente uno de los dos convertidores de la acería de Avilés como consecuencia de la parada del horno alto A de Gijón, según comunicó la empresa a la representación laboral en la comisión de seguimiento regional del expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) pactado el viernes entre la multinacional siderúrgica y los sindicatos UGT, CC OO y USO. La parada de ambas unidades productivas, que tendrá efectos en otras plantas en Asturias, y la consecuente a regulación temporal de empleo obedecen, según la empresa, a la caída de la demanda, la penetración de importaciones extracomunitarias y el alza del costes.

El ERTE, susceptible de aplicación en todas las sociedades del grupo en España salvo su filial Condesa (fabricante de tubos), y que tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre, podrá tener incidencia como máximo en el 25% de la plantilla de Asturias, que suma 5.000 de los 8.073 empleos directos del grupo en España. La empresa comunicó que durante la vigencia del ERTE no se adelantará la prestación por desempleo.

La reducción de producción de arrabio, tras la parada de uno de los dos hornos altos de Gijón el pasado 29 de septiembre, conllevará la renuncia temporal a uno de los dos sínter (en principio, se había sopesado alternar el uso de ambas instalaciones), así como a una de los máquinas operativas en el parque general de carbones, en Aboño, y otro tanto en el parque de minerales de Veriña, según comunicó la empresa a la representación laboral.

La merma de arrabio producido en los hornos altos forzará la reducción de la actividad en la acería de Avilés, que suministra acero a la división de planos. La acería de Gijón (más pequeña), que nutre a los talleres de productos largos (carril y alambrón), mantendrá su actividad porque en ambos mercados se cuenta con demanda suficiente aunque no sea boyante.

La menor producción de acero para acomodarla a la caída de los pedidos afectará al tren de bandas en caliente (TBC) y resto de instalaciones. De los dos hornos de recalentamiento de desbastes que se utilizan habitualmente en el TBC (de un total de tres), ya se ha pasado desde anteayer a operar con uno. Se prevé una reducción de producción del 37% en el TBC. Esta merma impactará sobre todo en las líneas de galvanizado y de bobina laminada en caliente que abastecen al sector del automóvil, así como en productos para la industria. Del recorte se eximirán o lo sufrirán en mucha menor medida el acero Magnelis para el sector fotovoltaico y la hojalata. Tampoco se prevé afectación en chapa gruesa, que se alimenta directamente de la acería de Avilés.

Los sindicatos exigieron ayer que, de acuerdo con lo pactado el viernes, el ERTE sólo se pueda aplicar en instalaciones que paren y sólo en la medida en que esto ocurra, por lo que rechazaron que sea de aplicación por la mera reducción productiva si no conlleva parada de elementos productivos. También rechazaron que el personal regulado reciba formación salvo las modalidades previstas en la legislación laboral. La comisión de seguimiento quedó integrada por 6 representantes de UGT, 3 de CC OO y 2 de USO. Los sindicatos no tiene constancia de que haya ya personal regulado.

Los datos


ERTE. Tendrá una aplicación máxima del 25% de la plantilla de ArcelorMittal en Asturias, integrada por 5.000 personas. Durará hasta el 31 de diciembre. Durante su vigencia no se adelantará la prestación por desempleo.

Instalaciones. La parada desde el pasado día 29 de uno de los hornos altos de Gijón supondrá la renuncia temporal a uno de los dos convertidores de la acería de Avilés y el recorte del 37% de la producción del tren de bandas en caliente, lo que repercutirá en diversos talleres de la división de planos

Compartir el artículo

stats