Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Actividad pesquera

Bruselas enmienda su propia norma y valida la pesca de fondo en las 41 zonas poco profundas

La ciudad acogerá en el primer semestre del próximo año un consejo informal sobre la pesca con todos los Estados miembro

Arrastreros en la zona de Beiramar, Vigo. RICARDO GROBAS

La intención de la Comisión de Pesca y Asuntos Marítimos de la Unión Europea era la siguiente: localizar áreas con ecosistemas marinos vulnerables (vulnerable marine ecosystems, VME), delimitarlas cartográficamente y prohibir en ellas cualquier actividad pesquera, entre los 400 y los 800 metros, que pudiese dañar el fondo. En teoría, aplicando el escenario menos perjudicial para las flotas. Pero no consiguió ninguno de sus objetivos: no existen datos de qué huella dejan las artes fijas (palangre, enmalle o nasas), no estimó qué impacto socioeconómico tenía su reglamento y la mitad de las zonas localizadas ni siquiera son profundas. Así que, a fin de cuentas, este acto de ejecución que entra el domingo en vigor tenía a las empresas armadoras sin saber dónde y cómo podían pescar. Bruselas divulgó un mapa con 87 polígonos o áreas a preservar –con una extensión superior conjunta a los 16.400 kilómetros cuadrados–, de los que en la mitad ni siquiera se alcanzaban esos 400 metros de profundidad, como desveló FARO, del grupo Prensa Ibérica, en su edición del pasado lunes. A petición del Gobierno central, el departamento que dirige Virginijus Sinkevicius ha tenido que poner por escrito lo que había eludido aclarar hasta ahora, también a preguntas directas de este periódico: en esas 41 zonas sí estará permitida la pesca de fondo, siempre hasta esos 400 metros como límite.

Una “buena noticia”, como destacó el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, que ayer visitó Vigo para la clausura de la feria Conxemar. Una aclaración que enmienda tanto el silencio de la propia Comisión de Pesca como una redacción del reglamento que es más que confusa. De un lado, el artículo en cuestión expone que el veto a la pesca se activará “en lo que respecta a su aplicación a las actividades pesqueras con artes de fondo a más de 400 metros de profundidad”. Pero, a renglón seguido, determina que “se prohibirá la pesca con artes de fondo en todas las zonas incluidas en la lista”. De hecho, FARO trató de despejar esta equis con el departamento de la número dos de Pesca en Bruselas, Charlina Vitcheva, pero esa pregunta –de cinco formuladas vía correo electrónico– fue omitida por su portavoz. Las demás sí fueron contestadas. Buques de pesca de litoral o Gran Sol llevaban días trazando mapas online para tratar de esquivar esos 41 polígonos poco profundos, asumiendo que sería ilegal operar en ellos. Ahora bien, Bruselas no acepta que lo anunciado este jueves por Planas se trate de una modificación o corrección a su normativa. En la tarde de ayer trató de explicarse, incluso vía Twitter, a una información compartida por este periódico en la red social. “No ha habido negociación y no hay cambios en el reglamento”, espetó.

¿Es una victoria? Pequeña, pero sí, por cuanto desde el domingo no habrá afectación práctica en flotas de enmalle o arrastre en Gran Sol. Para el palangre de fondo, eso sí, la escabechina sigue siendo la misma. Por eso la hoja de ruta no ha cambiado y España formulará un recurso ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). Sin petición de suspensión previa, eso sí, porque Planas considera que un “no” de los tribunales a una moratoria debilitaría la posición española. Para el ministro, el objetivo es sentar jurisprudencia y que Bruselas no vuelva a legislar sin disponer de información científica, de impacto socioeconómico y con errores –como en este caso– de batimetría. Y salvar de la quema a las artes fijas, sobre todo. ¿Entrará en vigor el reglamento el domingo? Sí.

La Xunta insiste en que el único modo de ganar tiempo para la flota es pedir una moratoria

decoration

La comunicación de Planas en Vigo –el equipo de Sinkevicius y Vitcheva evitaron hacerlo– fue bien recibida en el sector, pero sin grandes aspavientos porque no confían plenamente en ese documento por escrito y porque el articulado del reglamento no se ha cambiado. “Lamentablemente no podemos hacer un diagnóstico porque sigue habiendo muchísimas dudas y lagunas a la hora de saber cómo y dónde se aplica esta norma, y lo digo con una alegría tremenda por la palabras del ministro, pero las incertidumbres siguen ahí”, valoró el presidente de la Alianza de Pesca de Arrastre (EBFA, por sus siglas en inglés), Iván López. “¿Con esto queda solucionado el problema? No. Para la flota de arrastre es un balón de oxígeno porque suele actuar en playa, a menos fondo, porque a fondos mayores está vetada la posibilidad”, compartió el presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI), Javier Touza.

La inseguridad es tal, consideran en la Xunta, que la única manera de despejarla de inmediato es instando a una suspensión del reglamento. Esta moratoria, entiende la conselleira do Mar, Rosa Quintana, permitiría ganar tiempo para presentar todos los informes técnicos y científicos necesarios y de los que carece esta decisión unilateral de la Comisión, así como salvar la campaña de Navidad, muy importante para el sector pesquero.

  • Sin datos sobre las artes fijas

    “Si bien es posible cuantificar los impactos de los aparejos móviles en su contacto con el fondo [en referencia al arrastre, por ejemplo], aun existen problemas con los barcos que usan artes fijas”.

  • Sin informe de impacto socioeconómico

    “Las circunstancias de la VME (Vulnerable Marine Ecosystems, ecosistemas marinos vulnerables): los datos son incompletos. Esto se puede mejorar capacitando a los observadores [...] Es difícil determinar una preferencia, ya que se desconocen los impactos socioeconómicos. Algunas pesquerías van a algunos lugares de forma regular, y pueden ser importantes para ellos, aunque el esfuerzo no es muy alto”.

Juan Martín Fragueiro (izq.), Abel Caballero y Luis Planas, este jueves en Conxemar. JOSÉ LORES

Vigo, capital europea del sector en 2023

La ciudad acogerá en el primer semestre del próximo año un

consejo informal sobre la pesca con todos los Estados miembro

Primer semestre del 2023. Es la fecha en la que Vigo acogerá el primer consejo informal de pesca que reunirá representación de todos los países miembros de la Unión Europea, tal y como ha anunciado en declaraciones a FARO el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas. Este tipo de reuniones preparatorias se realizaban habitualmente sobre agricultura, pero el próximo año se centrará en el mar.

El alcalde de la ciudad, Abel Caballero, aprovechó esta semana la cumbre FAO para señalar a Conxemar como un “emblema de Vigo y del planeta” por su labor tanto con la feria como con el congreso y centró su intervención en la defensa de la pesca, en especial de la de aguas profundas. “Se hace desde Vigo con criterios de sostenibilidad ambiental” y de “respeto escrupuloso” a los océanos. Además, el regidor aprovechó para reivindicar a la ciudad olívica como sede de la oficina de la FAO centrada en los “Puertos Azules”.

Compartir el artículo

stats