Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ENERGÍA RENOVABLES

Teruel aspira a albergar la primera planta de reciclaje de paneles fotovoltaicos

La empresa Ibersyd prevé invertir 2,5 millones de euros en la planta, que tendrá capacidad para gestionar unas 1.000 toneladas de residuos al año

Aragón cuenta actualmente con más de 1.500 megavatios de potencia instalada en parques fotovoltaicos. EL PERIÓDICO

Teruel podría convertirse en el epicentro del reciclaje de los paneles fotovoltaicos. Esta es la apuesta a lo grande que hace la consultoría aragonesa de sostenibilidad Ibersyd, que prevé invertir en torno 2,5 millones de euros en la construcción y puesta en marcha en el año 2024 de una planta para procesar, reutilizar y valorizar estos residuos, con una capacidad inicial para 1.000 toneladas anuales. La empresa se encuentra ahora en la fase de investigación, pero cuenta ya con prototipo de proceso productivo que permite dar salida en el mercado al 93% de los materiales que componente estos bienes de equipo.

El proyecto se denomina Centro Europeo de Reciclaje Fotovoltaico (Cerfo) y aunque aún no se ha decidido su ubicación definitiva, sus promotores sí tienen claro que se implantará en alguno de los 33 municipios que forman parte de la zona de transición justa de la provincia de Teruel, afectada por el desmantelamiento de la industria del carbón. En un radio de 300 kilómetros de este enclave hay capacidad para instalar hasta 30 gigavatios de potencia fotovoltaica.

La sede social de la startup, filial de Ibersyd y constituida en 2021, está actualmente en el centro de emprendimiento del Instituto Aragonés de Fomento (IAF) de Andorra. Actualmente cuenta con seis trabajadores y las previsiones apuntan a que se generarían en torno a 15 empleos cuando entre en funcionamiento la planta industrial.

A día de hoy no existen en España plantas de reciclaje con capacidad suficiente para estos residuo, calificados actualmente como eléctricos y electrónicos (RAEE) y que rondan las 2.000 toneladas al año. Solo hay una que realiza el proceso completo al ser un mercado pequeño. "Vimos que había una necesidad al no existir una solución integral y nos pusimos a investigar", asegura Jesús Alijarde, director general de Ibersyd.

22.000 toneladas de residuos en 2028

Según el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat), en el escenario más conservador, se calcula una generación anual de unas 10.000 toneladas de residuos de este tipo entre 2022 y 2027. El pico se prevé para 2028, con unas 22.000 toneladas, por lo que la capacidad de las plantas de reciclaje existentes hoy en día resulta manifiestamente insuficiente. Cerfo sería por tanto la primera planta en España y en Europa que se dedica de forma integral y específica al reciclaje de las placas fotovoltaicas. Solo en Italia se promueve una iniciativa empresarial similar, según Alijarde.

En colaboración con el centro tecnológico Circe, Cerfo logró hace una año una subvención de 420.000 euros en la convocatoria de ayudas de I+D para la economía circular lanzada por el Departamento de Economía, Planificación y Empleo del Gobierno de Aragón. La inversión en este proyecto de innovación e investigación, que durará tres años (de 2021 a 2023), asciende a un millón de euros. "Ya tenemos un proceso productivo que da una solución al mercado, aunque hay elementos de mejora. Vamos a llevar el proyecto a una escala industrial", apunta Alijarde.

Si todo va bien, la tramitación de la planta se iniciará el próximo año y en 2024 se acometería la construcción y puesta en funcionamiento con una capacidad inicial de 1.000 toneladas de residuos al año. El objetivo de la empresa es reciclar la mayor cantidad posible de materiales que componen un parque fotovoltaico, cuya ciclo de vida medio es de unos 30 años. "Ahora estamos en disposición de aprovechar y reutilizar el 93% de los materiales", destaca.

Un panel fotovoltaico consta, ordenados de mayor cantidad a menor en términos de peso, de vidrio, marco de aluminio, copolímero EVA para sellar, células fotovoltaicas, caja de conexión y una capa Tedlar de protección. 

Compartir el artículo

stats