Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias, una potencia naval en expansión de la mano de Armón y Gondán

Armón y Gondán, que acaparan la mitad de la actividad constructora de buques en España, están embarcados en ampliaciones y adquisiciones de astilleros para seguir creciendo

Pie de fotoxxxxxxx. | firma

El sector naval asturiano ha logrado situarse en la cresta de la ola y no quiere bajarse. Los grupos Armón y Gondán, que acaparan más de la mitad de la actividad de fabricación de barcos en España y están enfocados al mercado exterior, tienen planes de expansión para atender la creciente demanda de buques. Están ampliando la capacidad de sus instalaciones y se están embarcando en nuevas operaciones de compra de astilleros. Asturias es una potencia naval en expansión.

Según destaca la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (Sadei), la "excelente situación de la industria naval" está manteniendo en números positivos el índice de producción industrial de Asturias pese a los cuellos de botella en las cadenas de suministro, los efectos de la inflación y las paradas de fábricas por el precio de la energía y la contracción de los mercados.

Almudena López del Pozo, consejera delegada de la patronal de los astilleros privados Pymar, destacó la semana pasada durante la presentación del proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (PERTE) del naval, que al cierre del primer semestre del año los astilleros españoles tenían 64 buques en cartera por un valor de 1.900 millones de euros y que generarán 15 millones de horas de trabajo. Fuentes de la Consejería de Industria del Principado precisaron que de esos 64 buques, 38 corresponden a Armón y Gondán, lo que da una idea del dominio asturiano del mercado.

López del Pozo resaltó que el naval español está a la cabeza en Europa en la fabricación de buques de apoyo para la energía eólica marina y para la acuicultura, y que en esos dos segmentos ocupa la segunda y tercera posición a nivel mundial. Por su parte, la ministra de Industria, Reyes Maroto, destacó que el sector naval español también es una potencia en la fabricación de buques de investigación marina. En esos tres segmentos –el de los buques "off shore", las granjas piscícolas y los barcos oceanográficos– los astilleros asturianos son referentes, aunque tampoco descuidan su caladero tradicional de los barcos de pesca y cada vez tienen más peso en la fabricación de barcos de pasajeros con propulsores de bajas emisiones. De hecho, Armón acaba de poner en marcha la construcción de nueve ferris rápidos para la compañía italiana Liberty Lines que garantizan carga de trabajo hasta 2026 y construye otros dos grandes ferris para la naviera española Baleària, mientras que Gondán está fabricando diez ferris eléctricos para la empresa portuguesa Transtejo.

Las operaciones de compra

La capacidad de producción de los grupos de construcción naval asturianos se ha visto desbordada por la demanda. Armón y Gondán, con situaciones financieras saneadas, se han lanzado a la compra de astilleros para resolver a corto plazo la necesidad de aumentar capacidad productiva. Los dos astilleros asturianos pujaron esta año por la compra de Hijos de J. Barreras, el mayor astillero privado de España y que está ubicado en la ría de Vigo. Armón logró quedarse con las instalaciones. La operación se cerró el pasado mayo por un importe de 14,7 millones.

Cinco meses después de la compra, el astillero vigués ya tiene tres barcos en cartera y Armón ha retomado conversaciones para seguir creciendo. En 2017, los directivos de Armón mantuvieron contactos con las autoridades de la provincia argentina de Chubut en relación al viejo astillero de Comodoro Rivadavia, al que se le quiere volver a dar vida. A principios de este mes, las conversaciones se reanudaron coincidiendo con la inminente puesta en marcha de un proceso de licitación para adjudicar el astillero. Armón ha construido buena parte de los barcos congeladores de la flota que opera en Argentina.

Por su parte, Gondán no se ha quedado de brazos cruzados tras el fallido intento por quedarse con Hijos de J. Barreras. El astillero con sede en Castropol es ahora finalista en la puja por otro astillero vigués, Metalships & Docks, la división de construcción y reparación de grandes buques del grupo Rodman, que en los últimos años se había especializado en barcos "off shore", el principal nicho de negocio de Gondán. El astillero asturiano tuvo que desviar al vasco Balenciaga la construcción de dos buques de apoyo a parques eólicos marinos para Noruega por falta de capacidad en su astillero de Figueras, en Castropol. Gondán está ampliando esas instalaciones y tramita una segunda fase. Además, acaba de poner en servicio una nueva rampa de botadura en su otro astillero, el del muelle sur de Castropol, en el límite con Vegadeo.

Compartir el artículo

stats