Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ILAS proyecta una gran inversión en su planta de Anleo para diversificar su producción

El grupo potenciará la alimentación infantil y la nutrición | La oferta por una fábrica en Lugo es una apuesta a largo plazo

Fábrica de Industrias Lácteas Asturianas (Ilas) en Anleo (Navia). Miki López

Industrias Lácteas Asturianas (ILAS), la compañía que opera en el mercado con la marca Reny Picot y otras, acometerá una inversión relevante en su factoría de Anleo (Navia), la más importante del grupo, para ampliar y diversificar sus líneas de negocio en alimentación infantil y nutrición. La compañía no precisó el importe de la actuación, aunque se sabe que será una cifra significativa.

La factoría naviega, cuyo empleo oscila entre los 600 y 700 trabajadores, es una planta multiproducto, que agrupa cinco instalaciones fabriles en el mismo complejo, que ocupa 70.000 metros cuadrados. En Anleo se procesan 300 millones de litros anuales de leche de más de 900 ganaderías de Asturias, Galicia, Cantabria y Castilla y León, cerca de 200 millones de libros de suero y 30 millones de litros de nata. La factoría elabora quesos, mantequillas, postres y alimentos infantiles, entre los que se incluyen los aptos para intolerancias, así como leche en polvo, bechameles, chocolates, natillas, y helados.

Las nuevas líneas de producción dotarán a la planta de un espectro mayor de productos y de más versatilidad. El objetivo del grupo es que sea una factoría cada vez más flexible, ampliando su diversificación.

La nueva inversión se pondrá en marcha en el plazo dos meses y el volumen inversor se conocerá a comienzos de 2023.

El grupo clausuró en marzo la factoría de Leche La Polesa, de Siero, en cuyo accionariado entró en 1973 con una participación que amplió con posterioridad hasta tomar el control de la sociedad. La actividad y el empleo de esta factoría se trasladaron a Anleo, cuya potenciación es el objetivo fundamental de la empresa en sus proyectos para Asturias.

No obstante, ILAS mantiene latente la idea de retomar en algún momento la utilización de sus instalaciones sierenses con algún proyecto de mayor valor añadido. La Polesa estaba especializada en el envasado de leche líquida, un negocio en el que el grupo ha ido perdiendo interés.

Galicia. La potenciación inminente de Anleo se produce al tiempo que la empresa ha planteado una oferta para hacerse con la antigua factoría láctea de Outeiro de Rey (Lugo), que fue propiedad de la compañía burgalesa Leche Pascual y que posteriormente pasó por las manos de la empresa gallega Alimentos Lácteos y finalmente de la coruñesa Logística Alimentaria a través de una de sus filiales, Tegestacín. La crisis de esta sociedad llevó a la paralización de la planta y al concurso de acreedores de la empresa titular.

La oferta de compra por parte de ILAS es la única que ha llegado a manos del administrador concursal y del juez que lleva la suspensión de pagos de Tegestacín.

De resultar adjudicataria de la planta (ILAS ofrece 2,5 millones por las instalaciones), el grupo asturiano no se plantea la reapertura inmediata. ILAS lleva mucho tiempo considerando la conveniencia de disponer de un centro fabril en la comunidad, que es primera región productora de leche. La apuesta fabril de Reny Picot en Galicia es a largo plazo en la creencia de que esta comunidad seguirá sumando mayor preponderancia en la producción de materia prima. ILAS adquiere leche en la región vecina en cantidades relevantes desde hace años y en el pasado tuvo una instalación en Reme (Ribadeo, Lugo).

De materializarse la compra de la planta de Outeiro de Rey, será la tercera factoría láctea gallega en poder de capital asturiano. CAPSA, filial de Central Lechera Asturiana, posee dos fábricas en Otero de Rey (Lugo) y en Villagarcía de Arosa (Pontevedra).

Ilas tiene fábricas también en Zamora, Francia, Polonia, México y EE UU, y en el pasado sopesó su implantación en otros países.

Compartir el artículo

stats