Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baleares

El Estado se queda con el 'botín' de Costas pese al traspaso a Baleares de la competencia

El Gobierno central seguirá cobrando el canon de las concesiones como chiringuitos, bares o kiokos mientras el Govern realiza la gestión. El conseller Miquel Mir: "Es un mecanismo de extorsión estatal"

El día en que Balears recibía la competencia de Costas, un traspaso con letra pequeña. Govern

En el festejado traspaso de las competencias de Costas a Baleares, firmado la pasada semana por la presidenta Francina Armengol y la ministra de Política Territorial Isabel Rodríguez, no es oro todo lo que reluce. El Gobierno de España se reservó el cobro del canon por las instalaciones fijas sobre el dominio público marítimo terrestre. Es el caso de kioscos, chiringuitos, bares, instalaciones deportivas o varaderos. Mientras el Govern de Balears deberá realizar el trabajo de la gestión, el 'botín' de la recaudación seguirá siendo para el Gobierno central.

En el Govern desconocen el montante de la recaudación, pero creen que es millonaria y supera con creces el 1,3 millones anuales que transferirá el Estado a Baleares por el traspaso de la competencia. En los 1.500 kilómetros de litoral que hay en las islas se calculan centenares de concesiones efectuadas por Costas y que pagan un canon anual en función de la ocupación. Asimismo, tendidos eléctricos o instalaciones públicas también pagan un canon a Costas del que el Govern no verá un euro y deberá realizar la gestión.

El conseller de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, aseguró a este periódico que «esta fue una de las líneas rojas que nos puso el Estado en la negociación de la transferencia de Costas y no deja de ser un mecanismo de extorsión estatal".

Mir explicó que Cataluña, Canarias o Andalucía, que también han recibido las competencias en Costas, pidieron a Madrid poder cobrar el canon de las concesiones. Sin embargo, el Estado se negó en redondo como en Baleares a ceder la recaudación. El traspaso de competencias, en cambio, le permite al Govern poder aplicar nuevos cánones en la zona de dominio público que sí cobrará la Comunidad.

Las sanciones por irregularidades, obras ilegales o vertidos, entre otros en el dominio público marítimo terrestre, sí serán recaudadas por la Comunidad Autónoma. De igual modo, el Govern también será el encargado de abrir los expedientes sancionadores. El conseller Mir explicó que lo "más lógico" es que también cobre las multas el Govern.

La negociación entre Ejecutivo autonómico y Gobierno central no fue un camino de rosas. Existieron escollos que tuvieron que superar para poder hacer efectiva el traspaso de competencias. Uno de ellos es el de las obras de interés general, como por ejemplo paseos marítimos. El Estado podía seguir decidiendo donde acometerlas sin consultar al Govern. Se llegó a un acuerdo que las instituciones de Balears deberán ser consultadas y el Govern emitirá un informe que no será vinculante. No obstante, sí que tendrá un peso importante a la hora de decidir.

«Era muy importante poder hacer la recepción de las competencias con tiempo y por este motivo exigimos que no serían efectivas hasta el mes de julio", apostilló Miquel Mir. El Governo no tiene decidido todavía si creará una nueva Dirección General antes de las elecciones de mayo.

Mir: "La situación del Bungalow no cambia con la competencia, se debe aplicar la normativa"

decoration

El conseller Miquel Mir, a preguntas de este periódico, también se refirió a la situación del Bungalow de Ciudad Jardín y se mostró tajante al considerar que «la situación desde el punto de vista legal del Bungalow no cambiará en nada con el traspaso de las competencias de Costas". El titular de Medio Ambiente consideró que «tenemos una oportunidad para plantear una ordenación de la costa hacia el futuro y se debe cumplir la normativa evitando actuaciones que no sean resilientes con el litoral".

Mir recordó que existe una orden de demolición según la normativa vigente y admitió que «la Ley de Costas del año 1988 contiene una disposición adicional que permite exonerar en el caso de que un edificio sea declarado Bien de Interés Cultural (BIC) o Bien Catalogado". Desde Medio Ambiente entienden que lo que pretende el ayuntamiento de Palma es pedir a Costas que espere a que se estudie si el Bungalow tiene un valor patrimonial.

Respecto a las Casetas de Capellans en Muro, el conseller apuntó que se trata de un tema del todo diferente y en este caso lo que podría afectar es el nuevo deslinde que está realizando el Estado.

Compartir el artículo

stats