Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Azsa estudia acometer una nueva inversión en electrolisis pese a que advierten que su continuidad "siempre está en riesgo" por el coste energético

Asturiana de Zinc se dotará también de una instalación fotovoltaica que ocupará 200.000 metros cuadrados para generar el 0,6% de la energía que consume

Planta de AZSA. MARA VILLAMUZA

Asturiana de Zinc (AZSA) se está planteando acometer a medio plazo una nueva inversión en su proceso de electrolisis. La nueva inversión, ahora en estudio, tendría como finalidad dotarse de mayor capacidad ociosa para poder seguir modulando la actividad fabril a las franjas horarias de menor coste eléctrico y que ello no le suponga, como ocurre actualmente, una merma de la producción de hasta el 50% en las horas de menor consumo energético. La inversión será de menor volumen que la que acaba de culminar por más de 100 millones de euros y que le ha permitido dotarse de una nueva planta que sustituyó a las dos que databan de 1960 y1974. 

La compañía, filial del grupo suizo Glencore, también acometerá una inversión para dotarse en su factoría de San Juan de Nieva (Castrillón) de una instalación fotovoltaica que ocupará 200.000 metros cuadrados en unos antiguos depósitos de residuos. Con ello aspira a generar el 0,6% de la energía eléctrica que consume. A su vez, analiza otro plan para el aprovechamiento del calor de sus plantas de ácido.

AZSA, una de las industrias más electrointensivas del país, tiene una gran dependencia del alto coste de la energía eléctrica. Por ello su "continuidad siempre está en peligro si las autoridades no toman medidas", señaló esta mañana su presidente, Carlos Navalpotro, en un foro sobre energía organizado por la Asociación Española de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE) y que ha celebrado  en el Congreso de los Diputados.

Compartir el artículo

stats