El economista Manuel Bermejo, presidente de The Family Advisory Board, es hijo y nieto de empresarios y tras trabajar como directivo en compañías de diversos sectores como el del capital riesgo, el agroalimentario o el del entretenimiento, se dedica a asesorar a familias empresariales de todo el mundo, sobre todo en Europa y América Latina. Desde su experiencia, Bermejo animó ayer a los empresarios congregados en el Club Prensa Asturiana a "trabajar más allá de la mera superviviencia de la compañía, sin esperar a que surjan crisis y conflictos".

"Las empresas familiares que consiguen trascender son las que tienen una mentalidad de creación de valor a través de las generaciones", aseguró Bermejo, que también es profesor en el IE Business School. El experto advirtió de que "si el espíritu emprendedor de las primeras generaciones, las fundadoras, no permea a las siguientes, surgirán los problemas".

El economista lamentó que "en las culturas latinas como la española, los empresarios y todos en general tendemos a creernos inmortales y no preparamos con suficiente antelación lo que podamos dejar detrás de nosotros cuando ya no estemos". Por lo tanto, llamó a "empezar a trasladar cuanto antes nuestras expectativas a los que trabajan y conviven con nosotros".

"Las familias se cohesionan porque comparten propósitos y valores, no porque tengan un mecanismo extraordinario para convocar una junta extraordinaria", señaló Bermejo, que animó a los dirigentes empresariales a "ser líderes de carne y hueso, que compartan sus impresiones con toda la plantilla".