La compañía española asturiana Seresco, que se estrena esta mañana en Bolsa con el inicio de su cotización en el índice de empresas en expansión BME Growth, pretende duplicar su facturación hasta los 68,2 millones anuales en 2025 y elevar su resultado bruto de explotación ("ebitda") ajustado desde los 3,1 millones a los 10 millones en tres años, según anunció su consejero delegado, Carlos Suárez, en los prolegómenos de su debut en el parqué. Un estreno con el que ya ha logrado un crecimiento del 20%.

Seresco, la más antigua de las tecnológicas de capital 100% español (se fundó en 1969), facturó el año pasado 31 millones y está inmersa en un plan de expansión mediante crecimiento orgánico y compra de otras sociedades, que pretende impulsar con su cotización en el mercado.

La compañía ha salido al mercado de renta variable con un precio inicial de 3,7 euros por acción y una capitalización de 35,5 millones. En sus primeros compases en el parqué, Seresco remonta el 20% y marca un precio de 4,44 euros.

Seresco, especializada en soluciones tecnológicas y transformación digital de empresas y organismos públicos, con 700 empleos, presencia en Oviedo, Madrid, Barcelona, Lisboa y Vigo, además de Costa Rica, Ecuador, Colombia y Bolivia, cuenta con más de 1.500 clientes en la península Ibérica, Norte de África y Latinoamérica, pretende reforzar su internacionalización y el desarrollo de nuevos productos y servicios, así como diversificar sus fuentes de financiación, aumentar sus recursos propios y fortalecer su estructura patrimonial.

 "La salida a Bolsa es uno de los cuatro pilares sobre los que se asienta nuestro plan de crecimiento, que se verá favorecido además por las proyecciones y el crecimiento del mercado de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC), de ciberseguridad, externalización, digitalización y cartografía y catastro, que impulsan el modelo de negocio de Seresco", dijo Carlos Suárez.

La tecnológica se propone impulsar negocios recurrentes y escalables, aumentar su cuota de mercado en las áreas existentes y potenciar sus capacidades actuales. Se centrará en proyectos de alto valor que impliquen una mayor integración con el cliente y en el desarrollo de aplicaciones propias que permitan anticiparse a las expectativas de los clientes También potenciará la venta cruzada entre sus más de 1.500 clientes con foco en las áreas de transformación digital y seguridad.

Además de estas vías de crecimiento orgánica, aspira a crecer de modo inorgánico con la incorporación de nuevas unidades productivas de participación mayoritaria y generadoras de sinergias como las que ya ha sellado con Sigea, la consultora asturiana sistemas de protección de la información, y más recientemente con la incorporación de la consultora SPW, experta en soluciones de seguridad perimetral e infraestructura wifi.

Para acometer nuevas adquisiciones, la compañía ovetense se ha dotad de un equipo dedicado a la identificación de oportunidades de inversión que aprovechará la alta fragmentación del sector TIC. El 43% de la cifra de negocio de este sector en España (120 mil millones de euros) es generada por pymes y microempresas. Seresco posee un listado de compañías objetivo en los sectores de nómina y recursos humanos, transformación digital y ciberseguridad.

Junto con estas iniciativas, la sociedad prevé seguir creciendo mediante la potenciación de su internacionalización, aprovechando su propia experiencia y capacidades en Portugal y Latinoamérica para expandir el abanico de servicios a nuevos países y acompañar a sus clientes actuales en sus planes de expansión en el exterior. La compañía estima que su negocio exterior se incrementará del 11% actual al 20% en los próximos años.