El precio de la gasolina y el gasóleo ha aumentado un 17% y un 15%, respectivamente, desde principios de año, tras el fin del descuento de 20 céntimos por litro a los carburantes y pese a mantenerse prácticamente estables en la última semana.

Según los datos publicados este jueves en el Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE), que recoge el precio medio registrado en más de 11.400 estaciones de servicio españolas entre el 10 y el 16 de enero de 2023, la gasolina subió un 0,19% en la última semana y el gasóleo descendió un 0,18%.

Concretamente, la gasolina costó de media 1,62 euros el litro, mientras que por el gasóleo se pagó a 1,68 euros el litro, en la que fue la segunda semana completa sin la bonificación universal de 20 céntimos por litro a los carburantes que estuvo vigente entre abril y el 31 de diciembre de 2022.

Asturias también se ha visto afectada por las subidas. Llenar el depósito de gasolina del coche en un estación de servicios de Asturias cuesta de media 14 euros más que a finales de 2022. A la eliminación del descuento estatal de los 20 céntimos para la mayoría de los conductores se ha sumado el encarecimiento de los combustibles durante el mes de enero por el alza de los precios del petróleo. Además, todo indica que los combustibles seguirán encareciéndose porque, a partir del próximo 5 de febrero, se suspenderá la importación de productos petrolíferos de Rusia.

El precio medio del litro de gasolina de 95 octanos ha ascendido en las estaciones de servicio de Asturias hasta 1,692 euros, según datos del Ministerio para la Transición Ecológica. El depósito de un turismo tiene una capacidad media de 55 litros, por lo que llenarlo cuesta ahora 93,06 euros. Son 14 euros más de lo que costaba llenar el mismo depósito el 31 de diciembre de 2022 en las gasolineras de Asturias. Ese día fue el último que estuvo vigente el descuento generalizado de 20 céntimos por litro de carburante. El litro costaba de media 1,636 euros y con el descuento se quedaba en 1,436. Llenar el depósito costaba 78,98 euros

El Gobierno había aprobado el descuento para amortiguar la fuerte subida de los carburantes por la guerra en Ucrania y se comenzó a aplicar en abril de 2022. Sin embargo, con el nuevo paquete de medidas anticrisis decretado el pasado diciembre, el Ejecutivo de Pedro Sánchez decidió poner fin a la rebaja generalizada de 20 céntimos, al considerar que ya no había riesgo de fuertes subidas y que la prioridad era en ese momento contener el precio de los alimentos. Solo se mantuvo el descuento en los carburantes para los transportistas y para el sector primario.

Desde que se acabó el descuento generalizado, el precio del combustible ha entrado en una nueva ola alcista, alimentada por un incremento del precio del petróleo ante una previsión de subida de la demanda de crudo al apagarse las señales de alarma de recesión en las grandes economías del mundo.

Consulta aquí las gasolineras más baratas de la región