Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ence duplicará su inversión en Navia si el Supremo fuerza el cierre de Pontevedra

l La movilización de recursos pasaría de 105 a más de 205 millones | El alto tribunal decidirá en dos semanas el futuro de la factoría gallega

Fábrica de Ence en Navia

Ence duplicará la inversión que ya ha aprobado para su factoría de Navia con su plan "Navia excelente" si el Tribunal Supremo fallase dentro de dos semanas en el mismo sentido que las tres últimas sentencias de la Audiencia Nacional, lo que conllevaría la anulación de la prórroga de la concesión de suelo de dominio público marítimo terrestre que el Gobierno de Mariano Rajoy otorgó en 2016 a la fábrica del grupo en Lourizán (Pontevedra) para 40 años adicionales.

Ence, que presentó recursos de casación ante el Supremo contra los fallos de la Audiencia Nacional –sobre los que ahora deberá pronunciarse el alto tribunal–, mantiene como plan prioritario la continuidad de su fábrica pontevedresa hasta 2073. Si el fallo rechazase sus pretensiones y la planta gallega tuviese que cerrar en 2033 –que es cuando vence la concesión original, que data de 1958–, Ence tiene en cartera dos planes alternativos, que pasan en ambos casos por potenciar la producción en la planta naviega.

El primer plan alternativo supondría invertir 100 millones de euros entre 2024 y 2025 para aumentar la capacidad productiva de la fábrica asturiana en 100.000 toneladas adicionales mediante la construcción de una nueva línea de celulosa de fibra corta utilizando el equipo que en tal supuesto se desmantelaría en Pontevedra.

El plan alternativo prevé construir otra línea de celulosa de fibra corta con equipos de Lourizán

decoration

Esta inversión supondría duplicar prácticamente la inversión que ya ha sido aprobada con el programa "Navia excelente", consistente en la aplicación de 105 millones de euros para la sustitución gradual hasta 2027 de la producción de 100.000 toneladas de celulosa convencional de fibra corta por productos higiénicos absorbentes ("fluff"), el reemplazo de otras 250.000 toneladas (400.000 en 2027) de pulpa de fibra corta por nuevos productos diferenciados susceptibles de sustituir a la madera blanda y a los plásticos para diversas aplicaciones, y un plan de descarbonización de la factoría consistente en permutar el uso de gas natural como combustible en los hornos de cal por la lignina, que se obtiene, junto con la celulosa, durante la cocción de la madera.

Este plan está ya en marcha, en fase de ingeniería y trabajos previos, aunque aún no han empezado las obras en la planta. La suma de tales proyectos supondría pasar de 105 a 205 millones de inversión.

Además del plan "b", denominado "Navia 100", Ence cuenta con otro proyecto en reserva, que sería el "c" para el supuesto de tener que prescindir de la fábrica de Pontevedra. Esta tercera actuación, denominada internamente como "Navia 340", y que es menos inmediata, supondría una inversión de 450 millones en el horizonte de 2027. Esta opción entrañaría activar el proyecto que ya se había considerado en el plan estratégico del grupo para 2019-2023 consistente en la construcción en la fábrica asturiana de una nueva línea flexible con capacidad alternativa de producir 340.000 toneladas de celulosa de fibra corta o hasta 200.000 para elaborar productos de fibra viscosa.

Aunque Ence considera perjudicial el cierre de Pontevedra, en tanto que es uno de los fundamentos del negocio del grupo junto con Navia y el área de energía, la compañía sostiene que la suma del actual plan inversor en la fábrica asturiana ("Navia excelente") más cualquiera de los dos planes alternativos para el centro productivo naviego se bastarían para compensar la pérdida de flujo libre de caja que entrañaría la renuncia forzosa a la factoría pontevedresa.

Ence tiene a su vez en proyecto 20 plantas de biometano en España para reforzar su división energética y en junio de 2022 anunció un plan para erigir una nueva factoría en As Pontes (Coruña), aunque ésta estaría en principio condicionada por la continuidad de la de Pontevedra, dado que utilizaría celulosa producida en esta fábrica para mezclarla con papel y cartón procedente de reciclaje.

La fábrica de Navia es la mayor del grupo. Tiene una capacidad de producción de 685.000 toneladas frente a 515.000 en el caso de la factoría gallega. Asturias aporta el 57% de la capacidad productiva.

Factoría de Pontevedra

La fábrica de Ence en Pontevedra (Galicia) se levantó en 1958 con la ocupación de suelo de dominio público marítimo terrestre, mediante una concesión del Estado hasta 2033. En 2016 el Ejecutivo de Mariano Rajoy (PP) otorgó a la empresa una ampliación hasta 2073, que ha sido anulada por tres sentencias de la Audiencia Nacional. La empresa recurrió en casación al Tribunal Supremo, que decidirá en dos semanas sobre la continuidad de estas instalaciones. Produce pasta de papel libre de cloro a partir de madera de eucalipto y energía a partir de biomasa forestal. La fábrica de Ence en Pontevedra da empleo a 400 personas y da trabajo directo, indirecto e inducido a un total de 5.100 personas. 

Factoría de Navia

La fábrica de Navia (Asturias) es la mayor de Ence, con una capacidad de 685.000 toneladas anuales, equivalentes al 57% de la capacidad de producción de celulosa del grupo. La planta ha sido objeto de inversiones recurrentes, con ampliaciones sucesivas. Ahora tiene en marcha un proyecto de 105 millones de euros para diversificar la producción y contribuir a su reducciones de emisiones de carbono para contribuir a la lucha del cambio climático. Si cerrase la fábrica de Pontevedra, Ence duplicaría esta inversión. Ence estima que la planta asturiana genera más de 6.400 empleos entre directos (440), indirectos e inducidos. Es una de las principales actividades económicas del Occidente de la región. 

Compartir el artículo

stats