El Perte del naval otorga 48,5 millones a la alianza en la que están Armón y Gondán

La cuantía podría subir tras las alegaciones | Los astilleros asturianos participan en el proyecto de Pymar y Navantia, que pedía 101 millones

El Ministerio de Industria aprobó ayer de modo provisional la concesión de 56,2 millones de ayudas públicas para 40 proyectos impulsados por 73 empresas del sector de la construcción naval y su industria auxiliar. Las ayudas se materializan con cargo a la convocatoria de este año del Perte (Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica) del naval, el plan con fondos europeos de reconstrucción dirigido específicamente a esta área de actividad.

Los astilleros asturianos, que actualmente encabezan la contratación y carga de trabajo del sector en España, se beneficiarán de estos recursos para su modernización y para la ejecución de planes de potenciación, digitalización, formación profesional y tecnificación, aunque la cuantía exacta que percibirán las empresas asturianas (Armon y Gondán) no se conocerá hasta que se haga pública la resolución del Gobierno en su detalle. Ambas compañías concurrieron a la convocatoria junto al grueso del sector en un proyecto tractor y horizontal encabezado por la asociación de pequeños y medianos astilleros privados (Pymar) y el grupo público Navantia. Para esta alianza se ha aprobado una ayuda de algo más de 48,51 millones. Los 7,75 millones restantes fueron adjudicados a la empresa Marina Barcelona 92.

Las ayudas concedidas se han quedado por debajo de las pretensiones. Navantia y el grupo de astilleros de Pymar habían planteado 41 proyectos por un importe inversor de 219 millones con participación de 95 empresas y solicitaron una ayuda pública máxima superior a los 100 millones de euros, más del doble de la cantidad concedida. La ayuda movilizada para esta convocatoria alcanzaba una cuantía máxima de 190 millones: 120 como subvención y 70 como préstamos.

La resolución es provisional, por lo que se abre un periodo de alegaciones y reclamaciones bien por parte de los proyectos que no hayan visto colmadas todas sus expectativas como por los que fueron descartados. Las fuentes consultadas indicaron que, como consecuencia de esa eventual revisión, la resolución definitiva de las ayudas podría superar la cifra concedida ayer en la medida en que pudiesen ser atendidas algunas demandas.

Las dos solicitudes desestimadas provisionalmente por la comisión de evaluación son las de las empresas Reparaciones Navales Canarias y Centro Tecnológico de los Astilleros Medianos y Pequeños Soemar. En esta última también participan Armón y Gondán. En ambos casos, sus proyectos fueron desestimados porque el proyecto financiable no alcanzaba, a juicio de los técnicos ministeriales, los 10 millones de euros que exigía como mínimo la orden que regula la concesión. En otros casos hubo algunos planes que no cumplieron otros requisitos y formalidades. Si se subsanasen, podría ser reconsiderados. La convocatoria de este Perte se hizo, al igual que el primero del vehículo eléctrico, con una norma anterior a la última remodelación del Ministerio de Industria.

El PERTE del naval prevé impulsar la inversión de las empresas mediante la colaboración público-privada y mejorar con ello la competitividad del sector en el 15%, incrementar su crecimiento en una tasa anual del 9% y crear 3.100 empleos en las regiones (todas ellas periféricas, destacó el Ministerio) que, caso de Asturias, albergan este tipo de factorías.

Suscríbete para seguir leyendo