"Empresas y partidos deben tener objetivos comunes en Asturias", reclama Carlos Alba

El jefe de Inteligencia Artificial de ArcelorMittal y Juan Martínez Baragaño, fundador de Sacema, recibieron el premio "Ingeniero del año"

De izquierda a derecha, la directora de la Escuela Politécnica de Gijón, Inés Suárez; Carlos Alba, la consejera de Transición Ecológica, Nieves Roqueñí; la directora en Asturias de SacyrProyecta, Lucía Blanco; el rector de la Universidad de Oviedo, Ignacio Villaverde; el presidente del jurado, Enrique Macián; el presidente de Caja Rural de Asturias, Fernando Martínez, y Juan Martínez Baragaño. | Irma Collín

De izquierda a derecha, la directora de la Escuela Politécnica de Gijón, Inés Suárez; Carlos Alba, la consejera de Transición Ecológica, Nieves Roqueñí; la directora en Asturias de SacyrProyecta, Lucía Blanco; el rector de la Universidad de Oviedo, Ignacio Villaverde; el presidente del jurado, Enrique Macián; el presidente de Caja Rural de Asturias, Fernando Martínez, y Juan Martínez Baragaño. | Irma Collín / Yago González

Yago González

Yago González

"Los casos de éxito están caracterizados por haber encontrado un objetivo común para todas las entidades afectadas. Por este motivo, es muy importante encontrar objetivos comunes en y para Asturias. Objetivos que sean buenos para el partido en el Gobierno y los partidos en la oposición, para la Universidad de Oviedo, para los colegios profesionales y para las empresas. Objetivos que nos obliguen a estar unidos". Con este llamamiento a la cooperación recibió ayer el premio "Ingeniero del Año en Asturias" Carlos Alba, responsable mundial de Inteligencia Artificial de la multinacional siderúrgica ArcelorMittal. En una ceremonia celebrada en el Edificio Histórico de la Universidad, la décima edición del galardón –convocada por la Escuela Politécnica de Ingeniería, la firma SacyrProyecta y la Fundación Caja Rural–, también reconoció, en la categoría "Proyección de Futuro", a Juan Martínez Baragaño, fundador de Sacema, compañía dedicada a la fabricación de cepillos de uso industrial.

Alba, de 47 años, destacó que el acero –producto principal de la compañía en la que trabaja desde 2007– "es un material altamente tecnológico, que no tiene nada que ver con esa idea de algo burdo y viejuno propio de una escena medieval, con un herrero forjando una espada". El ingeniero recordó que todos los años se producen en el mundo 1.900 millones de toneladas de acero, que "la calidad de muchas de éstas se analizan con un microscopio electrónico", y que cada año "los humanos desarrollan nuevas familias de acero, con propiedades antes inexistentes que nos permiten avanzar como sociedad". Según el directivo de ArcelorMittal, la aleación de hierro y carbono "ha sido, es y será el material por excelencia que permita grandes avances a un precio asequible; es un material extraordinariamente democrático".

En este contexto, Alba subrayó que la compañía en la que trabaja está en permanente innovación –su próximo paso será vender polvo metálico para producir materiales con impresión en tres dimensiones–, gracias a su división global de investigación y desarrollo (I+D): "Si la idea es buena, será dotada de presupuesto, millonario si es necesario. Esto es una maravilla". Según el ingeniero, "si a uno no le gusta lo que está haciendo, no hay que quejarse, la solución es tener mejores ideas", y citó unas palabras de Gregory Ludkovsky, vicepresidente y director mundial de I+D de la compañía y doctor honoris causa por la Universidad de Oviedo: "La mejor forma de predecir el futuro es creándolo".

Carlos Alba, tras recibir el galardón.  | Irma Collín

Carlos Alba, tras recibir el galardón. / Irma Collín

Otro de los ingenieros asturianos que están creando futuro es Juan Martínez Baragaño, de 40 años y presidente de Sacema, una compañía que, según el jurado, "se ha consolidado como fabricante de referencia a nivel nacional". En su intervención, el ingeniero gijonés resaltó que, en el ámbito industrial y tecnológico, "en Asturias se están haciendo muchas cosas que pasan desapercibidas y que hay que poner en valor". En lo que se refiere a su empresa, destacó los procesos de automatización y digitalización acometidos especialmente tras la pandemia de covid-19: "No teníamos alternativa: o nos hacíamos autosuficientes o no teníamos futuro, por lo que tuvimos que hacer una fábrica casi de la nada".

También aseguró que el horizonte de la compañía es tan esperanzador como desafiante: "Queremos escalar y vender nuestro producto en todo el mundo, pero eso no es fácil; diferenciarse es extremadamente complicado".

En el acto hubo varias menciones a Marcelino Gutiérrez, director del diario "El Comercio" fallecido el pasado 23 de septiembre, y que pertenecía al jurado de los premios, al igual que el director de LA NUEVA ESPAÑA, Gonzalo Martínez Peón. La hermana del periodista fallecido, Vanessa Gutiérrez, viceconsejera de Cultura, Política Llingüística y Deportes, expresó su "enorme agradecimiento" por las muestras de afecto recibidas.

Suscríbete para seguir leyendo