Armón logra un nuevo macrocontrato de seis barcos de pasajeros para Francia

El constructor naval asturiano también cierra el acuerdo para fabricar en Navia diez remolcadores que operarán en el canal de Panamá

Astillero de Armón en Navia

Astillero de Armón en Navia / Albacora

Pablo Castaño

Pablo Castaño

El grupo asturiano de construcción naval Armón ha cerrado un nuevo megacontrato para la construcción de seis barcos de pasajeros para el armador y operador francés Compagnie Maritime Nantaise (MN). Serán buques de bajas emisiones, según apuntaron fuentes de la compañía con sede en Navia.

Este megacontrato de barcos de pasajeros se ha firmado cuando Armón aún está atendiendo en sus talleres un pedido de nueve ferris rápidos híbridos para la naviera italiana Liberty Lines. Esos buques tienen una capacidad de 251 pasajeros y los que se contruirán para Francia serán mayores, con capacidad para 400 pasajeros.

La Compagnie Maritime Nantaise, con sede en Nantes, se dedica al diseño, adquisición, gestión y operación nacional e internacional de embarcaciones. En el área de transporte de pasajeros tiene una sociedad filial, Morlenn Express, que dispone de seis embarcaciones dedicadas principalmente al transporte marítimo entre los distintos emplazamientos militares del puerto de Brest, en el marco de un contrato público. El grupo está inmerso en un plan de modernización de su flota para reducir el impacto medioambiental y dentro de ese marco se sitúa el megacontrato firmado con Armón. Los seis buques de pasajeros que fabricará el grupo asturiano estarán dotados de sistemas de reducción catalítica selectiva (SCR) para tratar los gases de escape de los motores diésel. Con ellos se anularán los óxidos de nitrógeno y se reducirán los óxidos de azufre, según apuntaron fuentes de Armón

Al igual que los ferris para la naviera italiana Liberty Lines, los barcos destinados a la Compagnie Maritime Nantaise se fabricarán principalmente en el astillero de Armón en Burela (Lugo).

Los que si se fabricarán en Asturias, y concretamente en Navia, son los diez remolcadores para el canal de Panamá. En octubre del pasado año, Armón resultó adjudicatario de un megacontrato de la Autoridad Portuaria del Canal de Panamá valorado en 150 millones de dólares (139 millones de euros al cambio actual). El megacontrato –que incluye la construcción de diez barcos y la opción de un pedido adicional de otros diez– ha sido formalizado en el primer trimestre de este año, con lo que ya está activo y comenzará a atenderse en el astillero del puerto de Navia, especializado en fabricación de embarcaciones de remolque.

Remolcador y pesquero

En el primer trimestre de este año, el grupo Armón también ha formalizado el contrato para construir otro remolcador para la compañía Remolques Gijoneses, que tiene concedida la licencia para la prestación del servicio de arrastre en el puerto de Gijón y que también opera en alta mar y presta servicios de salvamento marítimo.

El listado de contratos formalizados en el primer trimestre del año por el grupo Armón se completa con otro firmado con la compañía argentina Conarpesa para la construcción de un barco pesquero. Este pedido se atenderá desde el astillero del grupo asturiano en Vigo.

En total, entre enero y marzo Armón formalizó contratos para la construcción de 17 barcos que engordaron su cartera depedidos hasta un total de 42 embarcaciones, según señala el Boletín de Construcción Naval del Ministerio del Ministerio de Industria.

El ferri construido por Armón para Liberty Lines arriba en el puerto de Trapani, en Italia.

El ferri construido por Armón para Liberty Lines arriba en el puerto de Trapani, en Italia. / Liberty Lines

El primero de los ferris híbridos para Liberty ya está en Italia

Por otro lado, el primero de los nueve ferris híbridos del alta velocidad encargados a Armón por Liberty Lines ya está en Italia. Tras una travesía de 1.800 millas por el océano Atlántico y el mar Mediterráneo, el barco arribó al puerto de Trapani, como muestra la imagen. El "Vittorio Morace" es el primer barco híbrido de alta velocidad del mundo. Está equipado con motores Rolls-Royce que combinan propulsión convencional y eléctrica. Sus baterías se recargan mientras navega.

Suscríbete para seguir leyendo