Bruselas anuncia aranceles de hasta el 38,1% a los coches eléctricos de China lo que afectará a BYD, que baraja Asturias como ubicación

La planta de Ford en Almusafes prepara un ERE para 1.622 empleados

Cadena de producción de la fábrica de Ford en Almusafes.

Cadena de producción de la fábrica de Ford en Almusafes. / E. P.

Yago González

Yago González

Bruselas anunció ayer su intención de imponer a partir del 4 de julio aranceles de hasta el 38,1% a los vehículos eléctricos chinos, tras considerar que los fabricantes del gigante asiático gozan de una "ventaja ilegal que daña al sector del coche eléctrico europeo".

Las marcas chinas pagan el 10% por exportar vehículos eléctricos a Europa, mientras que las europeas soportan un arancel del 15% al vender a China. Bruselas sostiene que los fabricantes chinos se benefician de subsidios públicos que promueven una competencia desleal. De hecho, cada empresa soportará un tipo de arancel en función de esas ayudas. Así, el de BYD será del 17,4% y el de Geely (propietaria de Volvo), del 20%. Otros fabricantes que han cooperado con la UE durante la investigación afrontarán un arancel del 21%, mientras que el resto que no han colaborado estarán sometidos al porcentaje más alto, del 38,1%.

La UE activó la vigilancia de las importaciones chinas tras observar entradas "masivas" de casi 200.000 vehículos entre octubre de 2023 y enero de 2024, lo que representa un incremento del 11% en comparación con el mismo periodo del año anterior. En el conjunto de 2023, China realizó exportaciones de coches eléctricos a Europa por un valor total de 10.000 millones de euros, duplicando su cuota de mercado hasta el 8%.

La decisión de Bruselas aún no se ha ejecutado. Las UE ha solicitado "una solución compatible con la Organización Mundial de Comercio" que, de no producirse, hará que los aranceles se apliquen ya desde el 4 de julio.

España y Francia apoyan la medida, mientras que Alemania, Suecia y Hungría se oponen por miedo a represalias comerciales chinas. Un portavoz del Gobierno del país asiático calificó el plan de Bruselas de "proteccionismo comercial descarado" y advirtió de que Pekín "no se quedará de brazos cruzados".

El ministro de Industria español, Jordi Hereu, reclamó "sentido común" a Bruselas: "No creo en las guerras comerciales, todo el mundo sale perjudicado, pero también es evidente que Europa tiene que tomar decisiones, así que el tema está en la dimensión de este proteccionismo".

La medida podría fomentar el desembarco en Europa de fábricas automovilísticas chinas. Una de las compañías afectadas, BYD, explora ubicar en España su segunda fábrica de coches en el continente (la primera se instalará en Hungría). Asturias es uno de los territorios candidatos a acogerla.

La planta de Ford en Almusafes prepara un ERE para 1.622 empleados

La fábrica de Ford en Almusafes (Valencia), con una plantilla de 4.700 personas, prepara un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 1.622 trabajadores, de los que 626 serían bajas incentivadas con carácter definitivo y 996 serían despidos objetivos con preferencia de recontratación en 2027, año en el que está previsto el lanzamiento del nuevo vehículo que fabricará la planta. Actualmente, la factoría valenciana sólo produce el modelo Kuga, el cual presenta unas ventas en Europa que resultan insuficientes para sostener una gran producción. Las condiciones económicas de las salidas deberán concretarse en próximas reuniones entre la dirección de la empresa y los sindicatos.