El Principado pretende que los almacenes energéticos se sitúen lejos de los núcleos

Roqueñí dice que aún "no se aprobaron proyectos", pese al aumento "inusual" de peticiones | "La última palabra será de los ayuntamientos", asegura

Almacén de energía con baterías de la empresa española Acciona en Texas (EE UU). | Acciona

Almacén de energía con baterías de la empresa española Acciona en Texas (EE UU). | Acciona

El Gobierno de Asturias establecerá criterios orientativos para regular y facilitar la implantación ordenada de parques de baterías de almacenamiento energético en Asturias. Estas pautas servirán de guía a los servicios autonómicos encargados de las tramitaciones urbanísticas y ambientales, así como a los ayuntamientos para otorgar en su caso las licencias municipales. El propósito es agilizar la evaluación de estos proyectos –muy controvertidos y que han suscitado el rechazo en algunos concejos donde sus promotores pretenden implantarlos– y, al tiempo, establecer un marco regulatorio común.

La consejera de Transición Ecológica, Industria y Desarrollo, Nieves Roqueñí, señaló ayer en la Junta General del Principado, frente a las críticas del diputado del PP Luis Venta Cueli, que "en Asturias no ha habido ni una sola autorización para la implantación de sistemas de almacenamiento de energía con baterías, aunque está habiendo un aumento inusual de peticiones" y agregó que "este despliegue se va a ordenar territorial, ambiental y urbanísticamente". "No queremos que haya almacenes energéticos cerca de núcleos rurales y viviendas, sino anexas a puntos de conexión a la red de transporte y distribución eléctrica, subestaciones eléctricas e industrias", señaló.

La consejera precisó que, en la mayoría de los casos, y en conformidad con el planeamiento urbanístico vigente en cada concejo, serán los ayuntamientos los que "tendrán la última palabra para otorgar la licencia que permita construir y operar un almacenamiento energético con baterías".

Roqueñí sostuvo que "la Administración ha de tramitar los expedientes de solicitudes de inversión", pero que los proyectos "van a tener que pasar un estudio de implantación, y en su caso un plan especial si se trata de un uso no previsto e incluso la modificación del plan general si se trata de un uso prohibido" en la zona pretendida.

No obstante, la consejera alertó de que "las instalaciones de almacenamiento desempeñan un papel esencial para la implantación de las energías renovables, por lo que son indispensables para transitar hacia una economía de bajas emisiones y sin efecto climático". "Y necesitamos energía", avisó.

Roqueñí explicó que el incremento "inusual" de peticiones de permisos de implantación de almacenamientos energéticos en Asturias y en general en el norte de España obedece a la "mayor disponibilidad" de puntos de conexión a la red porque no están siendo demandados, a diferencia de lo que ocurre en otros territorios, por plantas de energía fotovoltaica y parques eólicos.

La consejera aseguró que todas las solicitudes de ayudas públicas a la instalación de placas fotovoltaicas residenciales van a poder ser atendidas "Hay dinero para atender todas las solicitudes" y "somos los primeros interesados en que las ayudas lleguen a los ciudadanos".

Suscríbete para seguir leyendo