La demanda industrial y la menor venta de energía lleva a Asturias al déficit externo

La región tuvo en abril su primer saldo negativo entre exportaciones e importaciones en 8 meses | Pese a ello, las cuentas acumuladas desde enero siguen arrojando superávit

Contenedores para el comercio exterior.

Contenedores para el comercio exterior. / AGENCIAS

El fuerte incremento (34,9%) de las importaciones realizadas por la economía asturiana en abril en tasa interanual, junto con un descenso de las exportaciones del 9,8%–el más acusado de España–, llevó al comercio exterior de la comunidad a incurrir en su primer déficit comercial en ocho meses, con un saldo negativo de 105 millones, que contrasta con el superávit de 101,1 millones registrado en el mismo mes del año anterior, según los datos de Aduanas difundidos ayer por el Ministerio de Economía y Comercio.

Pese al déficit de abril, Asturias mantiene en el acumulado del primer cuatrimestre un superávit comercial de 133,3 millones, aunque esta cifra es el 33% inferior a la del mismo periodo de 2023.

El aumento abrupto de las importaciones en abril (alcanzaron los 592,5 millones, la cifra más alta desde julio de 2007, con lo que suma dos meses consecutivos de fuerte repunte) obedeció fundamentalmente al incremento de las entradas de materias primas y semimanufacturas no químicas, seguidas por bienes de equipo y productos químicos, lo que apunta a un mayor aprovisionamiento de productos primarios y bienes intermedios por la industria regional, lo que podría ser indicador de una mejora en las expectativas para el sector fabril bien por aumentos previstos de la producción o de los "stocks", así como a la renovación de utillaje para su modernización o para atender eventuales aumentos de capacidad. La importación de bienes de consumo también creció, al igual que la del sector del automóvil.

El sector energético fue el principal contribuyente al saldo exterior negativo (tuvo un descubierto de 116,6 millones), pero no por un aumento de las importaciones (se contrajeron el 1,1%) sino por la acusada caída de las exportaciones (87,9%).

Bienes de equipo, productos químicos y otras mercancías también redujeron sus ventas al exterior, mientras que los mayores aumentos los protagonizaron semimanufacturas no químicas, manufacturas de consumo, automóvil y materias primas. El saldo no energético de Asturias con el exterior fue positivo en abril en 11,6 millones. Y el conjunto del comercio asturiano mantuvo su superávit con Europa e incurrió en déficit con América, Oceanía, África y Asia.

Cuatrimestre. En el acumulado de enero y abril Asturias exportó por valor de 1.906,7 millones, el 14,7% menos que en igual periodo de 2023. Se trata del segundo mayor descenso interanual tras el de la Comunidad de Madrid. Las importaciones también cayeron, pero menos (12,9%), y se situaron en 1.773,4 millones, lo que deparó el superávit de 133,3 millones. Semimanufacturas no químicas y bienes de equipo se mantienen en cabeza de las ventas en el exterior y con incrementos respecto a un año antes mientras que los productos energéticos lideran los retrocesos. En el caso de las importaciones decrecen las principales partidas (materias primas y productos energéticos), pero progresan las semimanufacturas no químicas y los bienes de equipo.

Suscríbete para seguir leyendo