Luz verde a Arcelor para renovar la línea de decapado de Avilés

La compañía invertirá 18 millones en los tanques de ácido en los que se baña el acero

Pablo Castaño

Pablo Castaño

ArcelorMittal ha obtenido luz verde ambiental para poner en marcha la renovación de la línea de decapado de Avilés. El proyecto incluye la sustitución tanto de los grandes tanques de ácido clorhídrico que se utilizan para el tratamiento de las bandas de acero, como de sus equipos auxiliares, que han agotado la vida útil. Según anunció la dirección de la compañía a los sindicatos, la inversión rondará los 18 millones de euros.

Para poder llevar a cabo la renovación de la línea de decapado, ArcelorMittal ha tenido que tramitar una modificación no sustancial de la autorización ambiental integrada de las factorías de Avilés y Gijón que acaba de ser aprobada por la Consejería de Transición Ecológica, Industria y Desarrollo Económico.

En la línea de decapado de Avilés se eliminan las capas de óxido (cascarillas) que se forman sobre la superficie de las bandas de acero que salen de los talleres de laminación sumergiéndolas en un baño de ácido. El proyecto de renovación incluye la sustitución de los cuatro tanques de proceso, la adecuación del sistema de lavado de vahos, la optimización de los baños de ácido, el aprovechamiento de las aguas condensadas –con el objetivo de disminuir el consumo de agua desmineralizada– y la sustitución de lo tanques de almacenamiento de ácido.

Menos olores en Ence

Ence también ha tramitado un modificación no sustancial de la autorización ambiental integrada de su fábrica papelera de Navia para incorporar un proyecto de reducción de olores en la planta de tratamiento de efluentes. El plan persigue el cumplimiento de las regulaciones ambientales, el mantenimiento de un entorno de trabajo favorable y la preservación de la calidad de vida de la población de la zona.

Suscríbete para seguir leyendo