Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mercados

Carteras de inversión a prueba de inflación

Inmobiliario, materias primas, consumo, energía o renta fija son posibles 'valores escudo'

Carteras de inversión a prueba de inflación

Carteras de inversión a prueba de inflación

"La inflación es muy difícil de prever y de decir qué nivel va a alcanzar. Nosotros, los gestores, lo que tenemos que hacer es estar preparados". Así se expresaba hace unos días el director de renta fija de Bestinver, Eduardo Roque, durante su conferencia anual de inversores. A medida que la economía mundial se recupera, crecen las presiones sobre los precios debido fundamentalmente a la escasez de materias primas y a los cuellos de botella en las cadenas de suministro, tensionadas por el aumento de la demanda.

Esta semana, Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed) de EEUU, hacía referencia precisamente a los problemas de las cadenas de suministro para advertir que detectan elementos con "efectos mayores de lo previsto" sobre la inflación, que a su vez podría ser "mayor y más persistente de lo esperado". En mayo, la inflación general en EEUU subió al 5% interanual, un nivel que no tocaba en 13 años. El IPC subyacente -menos volátil por no incluir energía ni alimentos- repuntó al 3,8% interanual, su ritmo más rápido desde 1992. 

Aunque la Fed ha mantenido los tipos de interés intactos, los temores ante la posibilidad de que el repunte de los precios se convierta en una situación sostenida se avivan. Está por ver si las últimas subidas de los precios son pasajeras, como sostiene el 72% de los gestores de fondos encuestados por Bank of America en junio, o si por el contrario suponen un riesgo real para el inversor que, como recuerda el economista Luis Gasca, profesor del CEF-Barcelona, puede experimentar un deterioro en su patrimonio.

Mientras se despeja la incógnita, uno de los grandes jugadores del mercado, el banco JP Morgan Chase, ya despliega su estrategia. Su consejero delegado, Jamie Dimon, explicó recientemente que la entidad está acumulando una gran cantidad de efectivo por si la Fed se ve forzada a subir los tipos de interés antes de lo planeado. "Hay muchas posibilidades de que la inflación sea algo más que transitoria", afirmó el ejecutivo.

Así las cosas, los inversores pueden verse en esta tesitura de querer tomar medidas con las que mitigar el impacto de la inflación o, llegado el caso, aprovechar las potenciales subidas de tipos de interés en busca de mayores rendimientos. Existe una regla no escrita entre los inversores que, en trazos gruesos, determina que cuando suben los tipos de interés, gana la renta fija y sufre la bolsa.

"Teniendo todo esto en cuenta, debemos preparar las carteras", señala el Country Head de UBS AM Iberia, Álvaro Cabeza, que considera que ante este cambio en la percepción del riesgo inflacionario, habrá que ajustarse. ¿Cómo? Con un trasvase "desde los activos que se benefician de la desinflación", como los valores growth (en fase de expansión), bonos soberanos y dólar estadounidense, hacia los activos que se benefician de un repunte de las presiones sobre los precios: "Valores cíclicos/value y divisas de los mercados emergentes".

Cobertura y rentabilidad

Repasando sectores en busca de estos valores cíclicos que puedan actuar como cobertura, el analista financiero Luis Gasca pone el radar en renta variable en compañías de materias primas como la española Acerinox, que acumula una revalorización anual del 25%, o Arcelor Mittal.

También podría mirarse en infraestructuras, concesionarias y en inmobiliario, especialmente en el ámbito del alquiler de viviendas, donde las rentas pueden subir durante los periodos de aumento de la inflación, y en compañías como la alemana Vonovia, la mayor empresa del sector en Europa y que cotiza en el Dax 30, o la española Merlin Properties, con una revalorización anual del 22%. Y pensando en vehículos que ofrezcan una mayor diversificación, este experto identifica el fondo UBS (Lux) Real Estate Funds Selection, con una rentabilidad del 3,2% en lo que va de año, según los datos de Morningstar. 

También hay sectores anticíclicos, como el de la energía y el consumo, y compañías que estando bien posicionadas podrán repercutir el alza de precios al cliente. Acciones como las de Iberdrola, con un saldo anual negativo del 6%, o la germana E.On, podrían ser buenas opciones en opinión de Gasca. Y en el segmento del consumo, este experto se fija en grandes multinacionales como WalMart, P&G, Nestlè y Unilever.

Otro sector en el que no ve mal posicionarse en caso de inflación sostenida, aunque con cautela, es en banca, equilibrando la inversión a través del ETF iShares STOXX Europe 600 Banks, que busca replicar el Dow Jones STOXX Banks Index y y ostenta un rendimiento acumulado del 27%. Al fin y al cabo, el negocio de la banca es, probablemente, el que más puede ganar ante una eventual subida de tipos.  

A la hora de blindar las carteras, Steve Rodosky y Lorenzo Pagani, porfolio managers en PIMCO, apuestan por las materias primas, como el trigo, el oro y el petróleo, que "tienden a estar muy correlacionadas con la inflación" y, por lo tanto, "pueden ofrecer uno de los mayores niveles de cobertura contra la inflación de cualquier clase de activos". Aunque avisan de que también pueden estar sujetas a la volatilidad. Fondos cotizados (ETF) como el Aberdeen Standard Physical Silver Shares, que gana el 17% en el año; el Invesco Physical Gold ETC, que cede un 0,24% en el año; o el Lyxor Commodities Refinitiv/CoreCommodity, con un rendimiento anual del 26%, podrían funcionar como coberturas "interesantes", señala el profesor del CEF. 

¿Y cómo proteger la parte de renta fija? Mauro Valle, responsable de renta fija de Generali Investments Partners, indica que la cartera puede protegerse parcialmente invirtiendo en bonos ligados a la inflación. "En el escenario de tipos oficiales bajos durante un periodo prolongado, podría también invertir en una cartera de bonos corporativos de vencimiento medio con una calificación BBB o BB para maximizar el rendimiento", añade. 

En último término, Gasca hace hincapié en la importancia de diversificar, una recomendación que nunca pasa de moda.

Compartir el artículo

stats