Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Cómo ahorrar en la jubilación con una hipoteca inversa?

Solo se firmaron 197 de estos productos financieros en 2021 en España

Dos personas mayores pasando delante de un banco.

Tener un retiro tranquilo y sin agobios por llegar a final de mes parece lejos de la realidad. Los jubilados perciben una pensión pública media de 1.250 euros. Aquellos que han trabajado como autónomos apenas sobrepasan los 830 euros al mes, según los últimos datos de la Seguridad Social. La opción más conocida para sobrellevar esta etapa es el plan de pensiones, aunque solo se beneficiarán de él los más previsores. Sin embargo, lo que la mayoría no conoce es que es posible aumentar los ingresos mensuales por el hecho de poseer una vivienda en propiedad con la hipoteca inversa.

Es un producto que apenas se comercializa en España porque "no es conocido", explica Simone Colombelli, director de hipotecas de iAhorro. De hecho, solo se firmaron 197 hipotecas inversas en el año 2021 en el país, según datos del Consejo General del Notariado (CGN). De manera simplificada, funcionan al revés que una hipoteca tradicional: el banco o la entidad de crédito paga una cuota a aquel que posee el inmueble -que puede seguir viviendo en él- mes a mes hasta que pasa a manos del heredero. El único requisito para acceder a ellas es dejar en herencia la vivienda, además de tener más de 65 años, una minusvalía o dependencia severa.

Por ejemplo, una mujer de 68 años con una casa en propiedad de 500.000 euros puede empezar a percibir un complemento de su pensión de 345 euros al mes de este modo. Aunque también existe la opción de recibir el dinero de la hipoteca en un solo pago, en cuyo caso supondría un cobro de 127.500 euros desde el momento de la firma, según una calculadora de Óptima Mayores. En el primero de los casos, la renta queda exenta del pago de impuestos, aunque sí que se deberán pagar los costes propios de la gestoría, la notaría, el registro y la tasación. Si se percibe de una vez se deberán pagar impuestos propios del rendimientos de capital.

"A pesar de que ha estado regulada desde 2007, la normativa relativa a este producto sigue siendo escasa, lo que podría generar desconfianza", afirma María Teresa Barea, portavoz del CGN. Por otro lado, la tendencia a dejar las propiedades en herencia como tradición en España agrega razones culturales al desuso. Tampoco suma que para los bancos es poco rentable, supone un riesgo reputacional y necesita de una red de venta especializada, según los expertos.

Ante las dudas sobre la sostenibilidad del sistema de pensiones público, el Banco de España ha animado en varias ocasiones a que se contraten. Aunque su mayor eco se ha producido desde que el Banco Santander y Mapfre reforzaron su alianza con una sociedad conjunta para el lanzamiento de estas el pasado mes de febrero. "En España es donde más van a crecer en los próximos años porque es uno de los países más envejecidos", según explica Ángel Cominges, CEO de Óptima Mayores y miembro del European Pensions and Property Asset Release Group (EPPARG). A nivel global, las hipotecas inversas se triplicarán en menos de diez años, según pronostica el informe 2020 Global Equity Release Roundtable Survey elaborado por EPPARG y EY.

En los países anglosajones, según cuenta el directivo de Óptima Mayores, existe una mentalidad más "avanzada" en relación a estas hipotecas al priorizarse tener un mayor nivel de vida y ganar liquidez con un ahorro inmovilizado como la vivienda. Mientras que en Reino Unido se firmaron 44.000 hipotecas inversas en 2021, en España hay 8,2 millones de personas mayores de 65 años que tienen sus ahorros inmovilizados en su vivienda por valor de 630.000 millones de euros -en tanto que en planes de pensiones hay 120.000 millones-, añade Cominges.

La deuda contraída por el titular con la hipoteca no se salda con el fallecimiento, sino que los herederos deberán responder ante las entidades con su dinero. Estos tendrán un año para decidir cómo quieren devolverlo, aunque lo más común es que vendan la propiedad, devuelvan lo prestado al banco y se queden con la diferencia. También podrán valorar si pagar la deuda con sus propios fondos o contratar una nueva hipoteca para pagar la deuda pendiente.

Pero, ¿realmente supone una ayuda para los más mayores en su jubilación? Existe controversia en este sentido. El beneficiario recibiría el 18,4% del valor de la vivienda, teniendo en cuenta la esperanza de vida media de 83,3 años en España, según recoge el II Barómetro de Hipotecas de Asufin. El estudio considera que es un producto "caro" por la deuda generada, que llega al 28,78% con esa misma esperanza de vida. Es decir que, si se quiere recuperar la vivienda, los herederos tienen que desembolsar entre 25.095 euros y 30.471 euros más de lo que han recibido sus propietarios. Con todo, el 67% de las personas que contactan con las entidades para realizar los contratos son los propios hijos para que sus padres mejoren su calidad de vida.

Compartir el artículo

stats