Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Suplemento activos

Insectos para acabar con los plásticos

Investigadores valencianos desarrollan un sistema para el reciclaje de envases alimentarios con el uso de larvas de polillas y escarabajos

Uno de los investigadores monitoriza la actividad de las larvas.

Investigadores valencianos están desarrollando un sistema que utiliza insectos para acelerar la degradación de los plásticos que se emplean para comercializar los alimentos. El objetivo es evitar que una gran parte de estos productos terminen en una planta de incineración o depositados en un vertedero.

El proyecto lo coordina el Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (un centro de investigación de la Universitat de València y el CSIC) y cuenta con la participación del Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas) y la empresa Darwin Bioprospecting Excellence.

La Agencia Valenciana de la Innovación (AVI) ha concedido al proyecto una ayuda de 530.000 euros. El sistema se está probando en los envases multicapas (recipientes que llevan varias capas de distintos materiales para conservar mejor los alimentos) y aprovecha la acción de larvas de polillas, escarabajos y langostas y los microorganismos presentes en sus intestinos para acelerar la degradación del polietileno, el PET y el poliuretano, tres tipos de plásticos de uso habitual en la industria agroalimentaria.

Los responsables del proyecto (que se llama Entomoplast) precisan que este sistema innovador de uso de insectos "busca facilitar el reciclado de los envases multicapas basados en finas láminas de diferentes plásticos, que se caracterizan por la combinación de varios materiales laminados para obtener un recipiente con propiedades singulares como el sellado, la resistencia estructural y al calor o la posibilidad de impresión". Estas ventajas han provocado la generalización de este tipo de envases en la industria alimentaria que necesita garantizar en todo momento la conservación y seguridad de los alimentos.

Sin embargo, el reciclaje de esta clase de envases resulta muy costoso y complejo puesto que requiere la separación de cada una de las capas que componen el envase. Pablo Ferrero, investigador principal del proyecto y miembro de Aimplas, incide en que este sistema permite un reciclaje de los plásticos "más eficiente" gracias a la acción de las larvas. La investigación valenciana se está realizando con un tipo de larvas que además permiten la transformación del plástico en biopolímeros y bioaditivos con un alto valor añadido.

Compartir el artículo

stats