Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Energía limpia a partir de deshechos

Greene producirá hidrógeno verde con residuos procedentes de vertederos

Planta experimental de Greene en Elche.

La comunidad internacional se ha marcado la ambiciosa meta de la descarbonización del planeta para el año 2050, y uno de los combustibles que pueden desempeñar un papel fundamental en esta carrera contra el cambio climático es el hidrógeno verde. En este contexto, la empresa Greene, en colaboración con el Instituto Tecnológico de la Energía (ITE) y el Clúster de Energía de la Comunidad Valenciana (CECV), se ha embarcado en un proyecto cuyo objetivo es la generación de este tipo de hidrógeno totalmente limpio a partir de residuos procedentes de vertederos. Lo que se llama la cuadratura del círculo.

Greene, ubicada en el municipio de Elche, es una compañía que ha desarrollado una tecnología capaz de transformar residuos orgánicos, incluyendo el plástico o cualquier otro material que contenga moléculas de carbono, en gas de síntesis para producir energía o fabricar productos químicos. Un proceso que, por un lado, permite combatir el problema cada vez más grave de saturación que sufren los vertederos y, por otro, rebajar la factura energética de las empresas. La firma cuenta en la actualidad con diversos contratos de construcción de plantas de gasificación en diferentes puntos del país, que han llegado desde sectores como el cárnico, el papelero, el cervecero y, como es lógico, desde empresas de gestión de residuos sólidos urbanos. En estos momentos, en concreto, tienen en marcha un proyecto del sector del papel en el municipio vasco de Bergara, y otro de valorización de desechos de vertedero en la localidad gallega de Somozas.

En este contexto, la firma, en complicidad con el ITE y el CECV, ha empezado a trabajar en la denominada Sigen2H2, una iniciativa que tiene como base la generación de hidrógeno por medio, precisamente, de técnicas de gasificación, a partir de mezclas de rechazo de residuos que acaban en vertederos y modelos de simulación para su optimización. El aprovechamiento de estos desechos supone una apuesta por la circularidad en la economía y en las rutinas productivas, lo que lo convierte en un proyecto de gran interés.

El director técnico de proyectos de hidrógeno de Greene, Emilio Sánchez, subraya que la producción de este elemento a partir de residuos mediante procesos termoquímicos de gasificación con H2O es una alternativa a su generación mediante combustibles fósiles, reformado o a través de la electrólisis del agua. "Los residuos son una fuente renovable e inagotable, ya que el ser humano, en su actividad diaria, consume productos y materias primas de diversa índole y los genera diariamente", enfatiza Sánchez, exponiendo las ventajas derivadas de la investigación.

El director de desarrollo de negocio de la propia empresa, Juan Manuel Martínez, incide en este mismos aspecto, destacando que "partimos de una fuente renovable, como son los residuos que procesamos, que para nosotros son insumos, es decir, una materia prima que utilizamos para generar otro producto". El hidrógeno obtenido está previsto que pueda emplearse en el ámbito industrial o como combustible, de ahí el interés que suscita el proyecto.

La iniciativa aspira a obtener financiación procedente de los fondos ‘Next Generation’ de la Unión Europea. La pretensión es poner en marcha una planta piloto que sea capaz de procesar 100 kilos de residuos cada hora y que genere seis kilos de hidrógeno en ese mismo tiempo, para poder avanzar en el desarrollo de esta tecnología.

Esta investigación industrial está alineada directamente con estrategias tan importantes en estos momentos como el almacenamiento energético, las energías renovables, la economía circular, la transición energética y la movilidad sostenible, y se enmarca en la convocatoria del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo destinada a agrupaciones empresariales innovadoras, con el objetivo de mejorar la competitividad de las pymes en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Juan Manuel Martínez destaca que Greene está en plena fase de crecimiento. En la actualidad cuenta con 47 empleados que van a aumentar de manera exponencial, teniendo en cuenta que, con la construcción de cada nueva planta por parte de la empresa, se generarán más de 25 puestos de trabajo directos.

Compartir el artículo

stats